Opinión

Mensaje de Mike Pence: ‘Venezuela, Estados Unidos te apoya’

Este día el pueblo de Venezuela se pronunció a favor de la libertad y la democracia, bajo el llamado de la Asamblea Nacional, la única institución democrática legítima de Venezuela, y de su valiente presidente, Juan Guaidó. Como le mencioné al señor Guaidó la semana pasada, el presidente Trump y los Estados Unidos están firmemente apoyando al pueblo de Venezuela en su lucha por recuperar su libertad.

Acertadamente, la Asamblea Nacional ha llamado al gobierno de Nicolás Maduro ilegitimo, como consecuencia de una elección falsa. Y ha hecho un llamado a salir a las calles, ya que en 1958 el pueblo venezolano derrocó una dictadura militar en su país.

Como he escuchado decir a muchos venezolanos en los pasados dos años, Nicolás Maduro ha incrementado la corrupción y las políticas socialistas en el país, impulsando el descenso de uno de los países más ricos en el hemisferio occidental y convirtiéndolo en un país pobre y despótico. El prometió prosperidad, pero sus acciones han causado que la economía de Venezuela se reduzca a casi un 50 por ciento. Él prometió seguridad, pero las ciudades y las calles ahora están invadidas por grupos criminales, secuestradores, y ladrones. Él prometió respetar la democracia, pero decidió seguir los ejemplos y consejos de sus mentores en Cuba: encarcelando a sus opositores, obstruyendo los partidos políticos, y manipulando elecciones justas.

El señor Guaidó lo ha experimentado de primera mano. Dos días antes de mi llamada, él fue secuestrado brevemente por el servicio de inteligencia del país en un intento fallido para silenciarlo a través de la intimidación.

Valientemente, el señor Guaidó continúa alzando la voz, porque el pueblo de Venezuela está sufriendo. Nueve de cada 10 ciudadanos viven en pobreza. Millones de personas no tienen acceso a agua potable y alimentos, lo que lleva a la mayoría de los venezolanos a reportar pérdida de peso significativa en los últimos años, los más pobres perdiendo hasta más de 20 libras. Tres de cada cuatro hospitales están abandonados, causando enfermedades infecciosas que una vez fueron erradicadas en nuestro hemisferio a emerger y a contagiar a la población.

En el 2017, cuando estuve en Colombia, mi esposa y yo conocimos a una mujer que había salido huyendo de Venezuela con sus cuatro nietos. Ella nos contó como los niños se levantaban a las 4 de la mañana todos los días para recibir un boleto que les permitía esperar en fila y así recibir un pedazo de pan por la tarde. Al igual que esta familia, hay más de 3 millones de venezolanos que han abandonado su tierra; y se espera que 2 millones más abandonen Venezuela en el 2019.

Esta es una crisis humanitaria, y una cuestión de seguridad en la región. Frecuentemente, familias vulnerables son víctimas de traficantes de personas y organizaciones criminales. El crecimiento del mercado negro en Venezuela ha atraído a grupos criminales de todas partes del mundo a lavar dinero y exportar drogas, armas y terrorismo a la región. En este sentido, Venezuela es un estado fallido, y los estados fallidos no conocen fronteras.

Por el bien de nuestros propios intereses, y por el bien del pueblo venezolano, los Estados Unidos no se mantendrán al margen mientras Venezuela se derrumba.

Los Estados Unidos ha enviado casi $100 millones en ayuda para los refugiados venezolanos. También nos hemos enfocado en combatir corrupción, hemos aplicado sanciones financieras en negocios ilícitos y a más de 54 funcionarios de alto mando, incluyendo a funcionarios cercanos a Maduro. Le hemos hecho un llamado todas esas naciones que aman la democracia en la región y más allá, que aíslen al régimen. Dando resultado en una condena hacia el régimen por parte de 50 países, la Organización de Estados Americanos, el Grupo de Lima y la Unión Europea.

La crisis en Venezuela se pondrá aun peor si la democracia no es restaurada. Y es por eso que bajo el mando del presidente Trump, los Estados Unidos apoya a la Asamblea Nacional y al señor Guaidó. Nicolás Maduro no tiene derecho legítimo al poder. Nicolás Maduro debe irse.

Sesenta y un años después que el pueblo venezolano se levantó en nombre de libertad, una vez más hacen el mismo llamado. Los Estados Unidos apoya al pueblo de Venezuela mientras alzan su voz contra la dictadura de Nicolás Maduro. Como dijo Simón Bolívar: “Un pueblo que ama la libertad al final será libre”. Y nosotros creemos que ese día llegará pronto.

Mike Pence es el vicepresidente de Estados Unidos.

  Comentarios