Opinión

El abuso a los animales debería ser un delito mayor

La lucha contra el maltrato animal es una causa internacional. Estos dos perros estaban en una granja en Hongseong, Corea del Sur, y fueron rescatados por la organización Humane Society International en febrero de este año.
La lucha contra el maltrato animal es una causa internacional. Estos dos perros estaban en una granja en Hongseong, Corea del Sur, y fueron rescatados por la organización Humane Society International en febrero de este año. AFP/Getty Images

Una de las primeras noticias que cubrí en mi carrera en la televisión ocurrió en Hialeah hace como 20 años, ahí un perro, pastor alemán había sido presuntamente torturado y abusado de diferentes maneras por su amo, según denuncias de vecinos que se mantuvieron en el anonimato.

En esa ocasión las autoridades no pudieron probar que el dueño del animal era el que había perpetuado el acto. También había otra versión: que grupos de pandillas tomaban los animales para maltratarlos como pruebas de lealtad o para probar el valor de los nuevos integrantes y la capacidad de unirse a las pandillas. En ese caso fue difícil encontrar al autor.

En la Florida hemos visto casos de maltrato animal reciente también con caballos, cerdos, gallos, patos y pavos (una vez cubrí otra noticia en la que habían quemado a uno en un patio de una casa y no necesariamente estaba siendo asado para el Día de Acción de Gracias). Y a nivel federal, hemos visto el maltrato cometido por parte de empresas de producción alimenticia, que mantienen a los animales de consumo masivo (vacas y pollos) en condiciones deplorables.

La Ley de Protección Animal fue firmada como ley federal en Estados Unidos en el año 1966, y es una de las leyes más antiguas para la protección animal, ¿pero que abarca?

Este año, varios estados del país quieren que sea un delito de mayor cuantía y que el maltrato animal se castigue más fuertemente bajo la ley estatal, de manera más practica.

Un estudio del año 1997 de la Universidad de Northeastern de Massachusetts expuso que las personas que comenten crueldad en animales tienen un 5 por ciento de probabilidad de hacerle daño a las personas, y otro estudio del 2013 asegura que un 43 por ciento de las personas que han estado involucrados en masacres escolares también habían cometido algún acto de crueldad contra perros o gatos.

En marzo en Iowa aprobaron preliminarmente leyes más estrictas para condenar a los abusadores de mascotas, y leyes similares están siendo consideradas en estados como Virginia y Nueva York.

Es desafortunado, pero para muchas personas maltratar a los animales no es un delito. La realidad es que en este momento los castigos por crueldad animal son mínimos, aunque 46 de los 50 estados del país tienen visto el delito (en algunos casos) como un caso de mayor cuantía, sin embargo, en la mayoría de las jurisdicciones el maltrato animal es una ofensa menor.

Esta semana el diario “Chicago Tribune” publicó un editorial con argumentos muy fuertes explicando porque el Congreso debería endurecerse las leyes en referencia al tema. Con tantos dueños de mascotas, que en algunos casos tratan a sus perros y gatos como hijos (si deberían hacerlo es otro debate), creo que el tema se está volviendo un movimiento nacional, e incluso debería ser internacional. Un ser vivo, es vida.

Nuestras mascotas no pueden hablar y menos pueden denunciar el maltrato y si bien en algunos casos pudiera ocurrir de parte de los dueños de las mismas, pero también existen casos en que se puede perpetrar el crimen en manos de otras personas que tienen acceso a ellas. Denunciar es clave, y que nuestras autoridades traten las mascotas como seres vivos, también.

Siga a Sabina Covo en Twitter: @sabinacovo.

  Comentarios