Opinión

Los demócratas postulados al 2020 no conocen el dolor del socialismo. Yo sí lo viví

La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, habla a la prensa en el Capitolio de Washington, el 7 de febrero de 2019. Ella aboga el Tratado Verde de $93,000 millones.
La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, habla a la prensa en el Capitolio de Washington, el 7 de febrero de 2019. Ella aboga el Tratado Verde de $93,000 millones. TNS

Como cubanoamericana que ha vivido la primera mitad de su vida en Cuba y la segunda mitad en Estados Unidos, aquellos que me conocen tienden preguntarme por los recuerdos mi infancia en Cuba.

Siempre respondo que tuve una infancia feliz porque en ese entonces no conocía nada mejor. Ahora, estoy segura de que el socialismo arruina las posibilidades de un futuro mejor para los niños desde una temprana edad, comenzando por robarles su derecho fundamental a la libertad de pensamiento.

Por ejemplo, mientras los niños de 6 años en Estados Unidos sueñan con conocer a Mickey Mouse en Disney World, los niños cubanos cantan consignas comunistas en la escuela, alabando al Che Guevara y a Fidel Castro sin saber el alcance del mal que causaron estos hombres. Este tipo de adoctrinamiento continúa durante la adultez hasta que mueres o te liberas y escapas.

He visto de primera mano el sufrimiento y la devastación que provocan las falsas promesas de una sociedad igualitaria y justa para todos que pregona el socialismo. La única verdad sobre el socialismo es que es un facilitador de la miseria y la muerte. A pesar de que yo era una niña, nunca olvidaré la crisis de 1994 cuando miles de balseros, hombres y mujeres, en absoluta desesperación, se lanzaron a los peligros del mar con la esperanza de un futuro mejor en Estados Unidos. Muchos dejaron a sus familias atrás y algunos no sobrevivieron.

Con los años, la ideología del socialismo se ha esparcido como un cáncer en lugares como Latinoamérica con dictadores como Nicolás Maduro. Recientemente, aquí en Estado Unidos hemos visto vislumbres de ello dentro del Partido Demócrata, mostrando al senador Bernie Sanders de Vermont y a la congresista Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York como figuras de esperanza para 2020.

Ellos abogan por políticas como el ineficaz Tratado Verde de $93,000 millones. Este cambio político hacia una causa ideológica destructiva como plataforma para las elecciones de 2020, es un camino radical para un Partido Demócrata, el cual en el pasado trabajó con los republicanos durante la Guerra Fría para derrotar a la Unión Soviética.

Es particularmente preocupante que los demócratas estén presionando por el socialismo en casa, cuando el mundo está viendo el desastroso resultado en Venezuela, donde millones de personas viven sin electricidad y mueren de hambre; un país que ha sido probado tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo.

Durante los últimos dos años, la agenda del presidente Donald Trump ha conducido a una economía exitosa en Estados Unidos y en materia de política exterior, se ha dejado claro al mundo que estamos en contra el socialismo. El capitalismo es y seguirá siendo el camino al futuro.

Crecí en un país socialista y ahora que he pasado la segunda mitad de mi vida aquí, la diferencia es clara. Nada es peor que el socialismo. Mientras los republicanos defienden la oportunidad y la libertad de los individuos, los demócratas celebran el resurgimiento del socialismo. En 2020, la elección es clara. Los que voten por la agenda del Presidente Trump votarán por la libertad y la oportunidad de lograr el sueño americano.

Directora de Medios Hispanos del Comité Nacional Republicano

  Comentarios