Opinión

Compatibilidad entre dinero y espiritualidad

La riqueza material y la abundancia espiritual se complementan, son una extensión de tu energía, por eso es importante eliminar cualquier patrón negativo acerca del dinero.
La riqueza material y la abundancia espiritual se complementan, son una extensión de tu energía, por eso es importante eliminar cualquier patrón negativo acerca del dinero. Getty Images/iStockphoto

El dinero tiene implícita una contradicción: por una parte, es el motor de la economía mundial y por otra, causa desasosiego y desesperación. Lo amamos y en ocasiones es la raíz de todo mal. Muchas personas se han quitado la vida por dinero cuando han estado en situaciones de máximo estrés o frustración.

Todos gastamos dinero diariamente y muchas veces lo hacemos inconscientemente creando malos hábitos, ya que vivimos en una sociedad de consumo donde la publicidad nos convence que tenemos que impresionar a los demás impulsándonos a comprar el último modelo de celular, un auto de lujo, el vestido que está de moda y un sinfín de artículos o propiedades que lo más probable ni los necesitemos.

Somos seres humanos compuestos por espíritu y materia, vivimos en un mundo físico y necesitamos del dinero específicamente. Hemos mal interpretado el mensaje de nuestros predecesores en referencia al dinero. El dinero no toma decisiones por sí mismo por tanto es neutro en energía, somo nosotros con nuestros pensamientos acerca de él los que le damos el matiz de bueno o malo. Es la falta de escrúpulos de algunos los que crean ese abismo entre el dinero y la espiritualidad.

La riqueza material y la abundancia espiritual se complementan, son una extensión de tu energía, por eso es importante eliminar cualquier patrón negativo acerca del dinero. Las personas espirituales debemos esforzarnos, aprender a crear dinero y riquezas.

La espiritualidad se trata de la evolución en nuestra vida y el dinero puede solventar experiencias que nos sirven para crecer: estudios, terapias, viajes, ayudar a otros, crear proyectos, invertir, por mencionar algunos ejemplos. Cuando una persona es verdaderamente espiritual, todo en su vida debe irradiar abundancia porque nuestro espíritu es abundante. Nadie que ha logrado madurez espiritual lleva una vida llena de deudas y pobreza. Esto es totalmente contrario a la voluntad de Dios o el universo.

Mientras más personas nos encaminemos a la espiritualidad, tengamos paz y armonía existirá menos desigualdad en el mundo, porque es la falta de amor la que crea la desigualdad no el dinero. Al lograr un estado de conciencia elevado no trabajas para el dinero, el dinero trabaja para ti y para los que amas. Dinero y espiritualidad deben de complementarse para juntos poder conseguir una vida plena. Con dinero podemos cambiar vidas de miseria a oportunidades, gracias al dinero se construyen escuelas, hospitales, retiros donde aprender a desarrollar nuestra conciencia, etc.

Evidentemente no hay conflicto entre prosperidad y espiritualidad. Los que no pueden convivir son la codicia y la espiritualidad. Inversamente a lo que popularmente se cree, el dinero no es la raíz de todos los males de la sociedad, es el deseo de aferrarse a él lo que causa el dilema.

Hasta que no reconozcamos que el dinero no es un fin sino un medio y que la espiritualidad se expresa con hechos y no con teorías, continuaremos empobreciendo nuestra conciencia y cerrándonos las puertas a la evolución, la cual es nuestra tarea en esta vida y nos marcharemos de aquí dejando el mundo peor de como lo hemos encontrado a nuestra llegada.

Alina Rubi es una astróloga e instructora espiritual que ejerce en Miami. Pueden contactarla al 305-987-3817, astralrain29@gmail.com; Facebook: Rubi Astrologa; Instagram: alinarubiastrology; website: www.abundanciaenergia.com.

  Comentarios