Opinión

¿Cómo tener vivienda propia? La solución son las hipotecas hereditarias

Unsplash

A través de los años hemos insistido en nuestra propuesta de instaurar en EEUU la modalidad de Hipotecas Hereditarias. Vista la escalada en los precios de las viviendas, esta idea cada día cobra más valor, sobre todo porque se eliminaría la cuota inicial y se sustituiría por tres Balloon Payments, uno por generación.

El 4 de noviembre de 2009, publicamos nuestro artículo “Medidas urgentes para reactivar la economía”. Después, el 3 de febrero de 2012, publicamos otro titulado “¿Hipotecas a 80 años?”. Ambos fueron en el Nuevo Herald y estuvieron complementados con apariciones en TV y radio, así como con otros sistemas de divulgación.

Por ejemplo, en el año 2012 contactamos a la Oficina de Shaun Donovan, quién para entonces se desempeñaba como Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD). Otro tanto hicimos con la Oficina de Julián Castro en el año 2015, mientras este ocupaba ese cargo. La Oficina de Donovan respondió electrónicamente considerando la propuesta novedosa e interesante pero con interrogantes serias respecto a varios aspectos, entre ellos uno que pudiera interpretarse como discriminatorio.

Resulta que en efecto, una propuesta de ley que proponga un sistema de hipotecas hereditarias, desde luego requerirá de ciertas condiciones para lograr su cometido principal consistente en facilitar la adquisición de vivienda a los compradores locales. Entre esos requisitos están:

1. El comprador podrá adquirir una sola vivienda bajo estas condiciones, una sola vez en su vida. Con esto se evitaría que algún inversionista compre todo un edificio para rentar los apartamentos. También se evita que alguien lo compre con propósitos de reventa para después adquirir otro. En apariencia, estas exigencias pueden contravenir la libertad de empresa porque después de todo, vivimos en una economía de libre mercado donde todos pueden comprar sin limitaciones. Y siendo propietarios, pueden hacer lo que le venga en gana dentro de la ley. Precisamente, es aquí donde entran en juego los legisladores federales. Si se quiere beneficiar a la población para que puedan obtener una vivienda propia, se debe crear una ley específica para las hipotecas hereditarias.

2. El comprador deberá utilizar su nueva adquisición como vivienda principal, o sea debe vivir en ella. Con ello se garantiza que el programa trabaje como una solución para los residentes de EEUU y no solo para extranjeros que deseen vacacionar.

3. El comprador deberá garantizar que tendrá herederos, propios o adoptados, en los primeros 25 años de la hipoteca, toda vez que los hijos y los nietos terminarán de liquidar el préstamo hipotecario.

Las hipotecas hereditarias por si mismas, ofrecen muchos beneficios a diferentes sectores:

A la población: Solucionaría la crisis habitacional de parejas jóvenes y recién graduados que permanecen en el hogar materno por falta de recursos.

A las empresas aseguradoras: Multiplicaría los negocios de la aseguranza quién emitiría pólizas en casos de pérdida de ingresos, empleo, etc.

A los Abogados: Ampliaría la competencia legal ya que se redactarían documentos de fideicomiso y contratos para garantizar la herencia, tanto de activos como pasivos, a los descendientes.

A las entidades financieras: Relanzaría la cartera de créditos, mediante la concesión original de la hipoteca, y luego, durante el transcurso de la misma, mediante los diferentes refinanciamientos disponibles en la medida que la propiedad se revalúa en su tasación.

A los constructores y contratistas: Dinamizaría la construcción por la cantidad de viviendas que se requerirían, y con ello la economía porque disminuiría la tasa de desempleo. Los contratistas a su vez serían más utilizados toda vez que los equipos y servicios dentro del hogar serían muchas veces reemplazados a través de 80 años.

Aunque mayormente el sector bancario estima que un comprador debe tener menos de 75 años al momento de finalizar sus pagos, con las hipotecas hereditarias se transforma este requisito ya que la obligación es transferida.

En Suiza existen financiamientos de hasta 100 años de plazo. En España están alcanzando los 90 años. En el Reino Unido se pueden trasladar los pagos de padres a hijos.

Actualmente muchos profesionales están optando por vivir en sus automóviles debido a que sus salarios no les alcanza para adquirir una vivienda cuyo valor se ha disparado, mientras los salarios permanecen inmóviles.

Muchos se preguntarán, ¿mis hijos nacerán con una deuda? Así es; sin embargo, ¿acaso no nacen con una deuda ahora y no tienen nada? Mejor es que al nacer, tengan una vivienda garantizada.

Benjamín F. DeYurre es un economista y periodista. Twitter: @DeYURRE.

  Comentarios