Opinión

La “guerra comercial” no es el problema

Un trabajador usa un carro eléctrico para transportar bicicletas, por una calle de Pekín, el jueves. Según cifras publicadas el pasado miércoles, la producción industrial y el gasto de los consumidores se debilitó en China como resultado de la guerra de aranceles con Estados Unidos.
Un trabajador usa un carro eléctrico para transportar bicicletas, por una calle de Pekín, el jueves. Según cifras publicadas el pasado miércoles, la producción industrial y el gasto de los consumidores se debilitó en China como resultado de la guerra de aranceles con Estados Unidos. AP

Luego de una tregua, hasta el 1 de marzo, acordada en la reunión del G20 de Buenos Aires, las dos primeras economías globales retoman el conflicto, con más virulencia.

En respuesta a la decisión de Washington de subir aranceles en $200,000 millones a productos chinos, Pekín anunció otros por $60,000 millones para bienes estadounidenses, productos que, desde el 1 de junio, serán gravados con tarifas de entre 5% y 25%. Luego, Estados Unidos publicó otra lista de productos que podrían ser gravados con el 25% por un total de $325,000 millones, aunque la decisión no está tomada.

EEUU exportó en 2018 un monto de $120,000 millones a China, e importó de ese país $540,000 millones. Este déficit de $420,000 millones es el invocado por Trump que reclama a Pekín que aumente sus compras para equilibrar la balanza, que tome medidas para “proteger la propiedad intelectual”, para eliminar la transferencia forzosa de tecnología y que permita el acceso a los mercados financieros chinos, entre otras cosas. China, por su lado, pretende que “se alineen con su posición general de reforma y apertura, y la necesidad de desarrollo de alta calidad”.

Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, se reunirán el mes próximo en Osaka, Japón, durante la cumbre del G20. Entretanto, el resto del mundo se prepara para una desaceleración del crecimiento global debido a un conflicto con una escalada más dura y prolongada.

“Las iniciativas arancelarias estadounidenses… van a causar mucho daño autoinfligido…”, dice el periódico chino The Global Times. Y desde la televisión estatal aseguran que China “convertirá la crisis en una oportunidad”.

Ahora, estos temores estarían justificados si fuera cierta la primitiva teoría mercantilista, según la cual, la riqueza de un país depende del comercio. Cuando, en rigor, depende de su producción y, sobre todo, de su creatividad: desarrollo tecnológico y científico. Y para maximizar esta creatividad y producción lo único necesario es que la sumatoria de los millones de cerebros humanos trabajen, y se sumen, sin ser coartados por regulaciones e impuestos estatales.

En definitiva, lo que enriquece a un país es la libertad de su mercado interno, y no las condiciones externas ya que la creatividad, precisamente, sirve para superar obstáculos. Así, no es realmente la guerra entre Estados Unidos y China la base de los problemas de la economía global, sino el aumento del peso y las regulaciones de los Estados sobre sus mercados y las personas. Así, como señalaba The Global Times, los aranceles a productos chinos —y viceversa— perjudicarán a quienes los tiene que pagar: los estadounidenses.

Como el déficit fiscal de Estados Unidos, que ascendió a $970,000 millones en 2018 (4.6% del PBI) y rondaría $1 billón en julio de 2019, cuando termina el año fiscal. Nivel récord que lo cubren —además de con impuestos que son recursos extraídos del mercado— con deuda estatal que sube sideralmente quitando fondos al sector privado.

China, va por el mismo camino. El Gobierno ensaya medidas que profundizarán la crisis: créditos e inversión en infraestructuras financiados por bancos y compañías estatales. Es decir, mayor peso del Estado abultando su estratosférica deuda que ronda el 300% del PBI.

Zhang Weiying, de la Universidad de Pekín, advirtió que los problemas comenzaron antes de Trump. “Avanzar hacia un sector estatal más grande… llevará la economía al estancamiento”, dijo.

Alejandro A. Tagliavini es miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California. Twitter: @alextagliavini. www.alejandrotagliavini.com.

  Comentarios