Opinión

La temporada de huracanes se aproxima y es un riesgo inminente para muchos

Residentes del pueblo de Loíza en Puerto Rico en la comunidad de Miñi Miñi usan maquinaria pesada para ayudar a sus vecinos en áreas inundadas después del huracán María, y otros caminan en las aguas inundadas con sus bicicletas. En toda la isla de Puerto Rico solamente había poco más de 1,000 pólizas de seguro contra inundaciones cuando tocó tierra el huracán María en una isla de más de 3.5 millones de habitantes.
Residentes del pueblo de Loíza en Puerto Rico en la comunidad de Miñi Miñi usan maquinaria pesada para ayudar a sus vecinos en áreas inundadas después del huracán María, y otros caminan en las aguas inundadas con sus bicicletas. En toda la isla de Puerto Rico solamente había poco más de 1,000 pólizas de seguro contra inundaciones cuando tocó tierra el huracán María en una isla de más de 3.5 millones de habitantes. Federal Emergency Management Agency

Otra temporada de huracanes ya está aquí, y aunque parezca trillado el tema de la preparación, tener un plan de emergencias y artículos necesarios en caso de emergencias es una necesidad real. No estar preparado es un riesgo para muchas comunidades.

No quiero aburrir a los lectores de esta publicación con un mensaje viejo y repetitivo. Me gustaría compartir con ustedes situaciones reales que he visto a través de mi carrera en el manejo de emergencias en Florida en el condado Miami-Dade y en la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) como Administrador Adjunto de Resiliencia y Subvenciones de Programas de Preparación, Mitigación, Seguros y Programas de Continuidad.

He visto con mis propios ojos como miles de familias en Estados Unidos pierden todo lo que con tanto trabajo y esfuerzo han construido. La labor de muchos años y el sacrificio que hacen las familias para comprar una casa, muebles, aparatos electrónicos costosos y todo lo que requiere una familia para vivir cómodamente puede perderse repentinamente por una tormenta que puede durar desde minutos hasta horas —o sea, en un abrir y cerrar de ojos se lo lleva todo.

Para mí no es justo ver a familias que trabajan tan duro y construyen un patrimonio por muchos años que lo pierdan todo en unas horas y que no lo puedan remplazar o recuperar por la falta de seguro en sus propiedades. También, quiero que se pongan a pensar en los daños a la propiedad, incluyendo las paredes, los pisos, techos y la electricidad. Solamente una pulgada de agua de inundaciones causa alrededor de $25,000 en daños. ¿Tienen esta cantidad para reparar daños de inundaciones en su casa?

La mayoría piensan que el seguro convencional de su propiedad lo cubre todo, pero ese no es así. El seguro convencional usualmente no cubre daños causados por inundaciones, y las familias afectadas por inundaciones se ven forzadas a usar sus ahorros, sacar una hipoteca adicional o pedir préstamos al banco para reparar los daños y remplazar lo perdido, quedándose así con deudas de miles de dólares por muchos años o quedándose sin el hogar que construyeron.

Muchos damnificados piensan que FEMA les regresará al estado y condición que estaban antes del desastre y al estilo de vida que llevaban. La realidad es que no es así. FEMA es una entidad que ayuda en necesidades inmediatas de emergencia para que las personas estén sanas y salvas, y tengan lo básico y lo necesario después de un desastre. La función de FEMA es apoyar a las autoridades estatales, locales, tribales y territoriales en los esfuerzos de respuesta y recuperación. FEMA no fue diseñada para regresar a nadie a la normalidad ni cubrir todas sus pérdidas.

La solución es fácil y está disponible para todos. El Programa Nacional de Seguros Contra Inundaciones de FEMA (NFIP, por sus siglas en inglés) ofrece pólizas para asegurar a dueños de casas, inquilinos y dueños de negocios para proteger el patrimonio que les ha costado tanto esfuerzo y sacrificio.

Les doy un ejemplo. En el 2017 durante el huracán Harvey, las personas afectadas por inundaciones después de la tormenta que contaban con un seguro de inundaciones recibieron un promedio del seguro de $116,000 para reparar y remplazar lo perdido en la tormenta, por lo tanto las personas que no contaban con seguro de inundaciones y solicitaron asistencia de FEMA y fueron elegibles para estos fondos recibieron un promedio alrededor de $4,000. Esto hace una gran diferencia.

Les aconsejo que llamen a su agente o compañía de seguros y pregunten acerca del seguro contra inundaciones. Visiten https://www.floodsmart.gov/ para más información de cómo proteger su patrimonio, y para más información sobre preparación visiten listo.gov o ready.gov.

¡Protege la vida que ha construido asegurando sus bienes y patrimonio, vale la pena!

Carlos J. Castillo es administrador adjunto de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

  Comentarios