Opinión

‘Yesterday’: los Beatles son el Everest, son intocables

Lily James (izq.) y Himesh Patel en una escena de la película “Yesterday”.
Lily James (izq.) y Himesh Patel en una escena de la película “Yesterday”. AP

Yesterday es la más reciente película de Danny Boyle, exitoso director de Slumdog Millionaire y Trainspotting, entre otros títulos notables.

Sin embargo, allá por los inciertos años 80 llegó a las pantallas de La Habana una película homónima, del director polaco Radoslaw Piwowarski. Para mi generación fue otra de esas experiencias emocionantes derivadas de las absurdas prohibiciones consustanciales al comunismo.

El Yesterday polaco se desarrolla en los años 60, cuando unos jóvenes tratan, desesperadamente, de hacer un grupo a semejanza de los Beatles y rendirles la pleitesía que el mundo les tributaba, menos detrás de la llamada “cortina de hierro”.

La premisa de la nueva Yesterday, resulta irresistible para los admiradores del grupo y curiosos de las nuevas generaciones: un apagón de 12 segundos en el mundo, borra, incluso físicamente, el legado de los Beatles, la Coca-Cola, los cigarros y hasta Harry Potter.

Solo un trovador de poca monta, nacido en Inglaterra, de origen hindú, recuerda el cancionero y decide usurparlo para finalmente triunfar.

Tanto las versiones biográficas cinematográficas recientes de Freddie Mercury y Elton John, así como otra que se anuncia de David Bowie, además de una película a punto de estrenarse, Blinded by the Light, donde un joven pakistaní encuentra su identidad en las canciones de Bruce Springsteen, integran una estrategia curiosa del mercado: nutrirse de la obra que ya está consagrada.

No obstante, tanto Danny Boyle como su famoso guionista y también cineasta Richard Curtis, decidieron incluir en su historia al exitoso compositor y cantante Ed Sheeran, como contrapartida y atractivo para los milenios que han oído hablar de los Beatles, aunque no comprenden completamente su importancia cultural.

Con gran sentido del humor, en cierta escena de la película, Sheeran le propone al impostor componer públicamente una canción en diez minutos y, por supuesto, resulta derrotado por la genialidad insuperable de Lennon y McCartney.

Hay numerosos momentos que comparan, de alguna manera, la libertad creativa de cuatro genios y un productor fuera de serie (George Martin), con lo que acontece ahora en la industria, donde un hit incluye a una decena de compositores, así como la intervención de Cardi B o Justin Bieber, para garantizar el éxito, según expresa un personaje de la película en tono de burla.

En Yesterday figuran 16 canciones de los Beatles y la autorización expresa de Paul y Ringo, así como de las viudas de John y George, para utilizarlas y hacer referencias a sus icónicos entornos biográficos y artísticos.

El actor protagónico Himesh Patel, quien encarna a Jack Malik, las interpreta casi todas en versiones ciertamente encantadoras.

El momento que le canta a sus padres y vecinos fastidiosos Let it Be y es constantemente interrumpido, le hace decir “Es como ver a Da Vinci pintar la Mona Lisa y no hacerle caso”.

Cuando están eligiendo la carátula de su disco, los empresarios se la van desechando por diversas razones: un nombre muy largo: Stg. Pepper’s Lonely Hearts Club Band; la poco original idea de cruzar una calle, y la imposibilidad de titularlo Álbum Blanco, porque no es políticamente correcto.

Cada fanático y estudioso de los Beatles se apropia de su narrativa que es universal. Cuando se crea una obra artística deudora de ese legado se produce la controversia irremediable. Para algunos, la película Yesterday carece de profundidad, otros se dejan llevar por el embeleso de la nostalgia. Casi al final del filme se produce una sorpresa que es el sueño de todos los seguidores del grupo.

Richard Curtis, se excusó, sin embargo, de tantos dilemas con una frase hermosa y lapidaria: “Los Beatles son el Everest, nada les puede dañar”.

Siga a Alejandro Ríos en Twitter: @alejandroriostv.

  Comentarios