Opinión

La hipnosis y sus beneficios

La hipnosis puede ser valiosa para las personas que buscan equilibrio emocional y bienestar físico.
La hipnosis puede ser valiosa para las personas que buscan equilibrio emocional y bienestar físico. Unsplash

Todos escuchamos recientemente acerca de la hipnosis, una terapia suplementaria que tiene la capacidad de resolver múltiples problemas de nuestra personalidad y nuestro cuerpo.

De forma natural todos pasamos por estados hipnóticos sin darnos cuenta, por ejemplo, cuando estamos tan concentrados leyendo un libro, mirando una película o una puesta del sol y no nos percatamos de lo que sucede a nuestro alrededor. Estos estados naturales letárgicos se deben a una fuerte concentración mental.

La ciencia ha creado toda una polémica alrededor de esta práctica, cuestionan su validez ética por ser una influencia al subconsciente de la persona. Muchos a favor y otros en contra, pero lo cierto es que existen pruebas que la hipnosis no es un método nuevo. En el antiguo Egipto era bien popular, existe un papiro de más de 3,000 años que confirma la utilización de técnicas de inducción para conducir a las personas a estados hipnóticos. Los templos del sueño, localizados en Grecia, fueron construidos al confirmar lo efectiva que era esta técnica de sugestión. Los yoguis en India lograron dominar la autohipnosis a través de la repetición de mantras. Freud estaba convencido de que un enfermo posee la habilidad para su curación y practicó la hipnosis. Muchos comentan que era un mal hipnotizador, muy tosco y dominante, por eso la abandonó, pero también porque tenía miedo de sucesos de transferencia que no podía dominar.

En tiempos tensos como los que vivimos, donde la ansiedad forma parte de nuestra rutina, constantemente somo testigos de cómo la medicina tradicional solo se enfoca en lo físico, medicamentando a las personas, creando efectos secundarios algunas veces irreversibles, drenando la economía por el costo de los seguros médicos y los medicamentos, considero la hipnosis valiosa, sobre todo para personas que buscan equilibrio emocional y bienestar físico.

Mediante la hipnosis se programan patrones positivos en el subconsciente. Con las sugerencias correctas, se puede modificar el modo de pensar y la conducta de una persona. Problemas de ansiedad, miedos, fobias, depresiones, tabaquismo, anorexia, impotencia sexual, e incluso enfermedades respiratorias han sido eliminadas totalmente con esta técnica tan eficaz.

Dentro de la psicología transpersonal es muy popular la hipnosis regresiva, como revela su nombre este tipo de hipnosis induce a la persona a que conecte con experiencias pasadas, situaciones que le pueden haber causado temor o dolor presionándolo intensamente en la vida actual. En este tipo de hipnosis el terapeuta hipnotiza al paciente llevándolo hacia períodos anteriores al tiempo presente como la infancia, momentos intrauterinos e incluso, hasta tiempos mucho más lejanos, como lo son otras vidas o encarnaciones pasadas.

Valoro muchísimo esta técnica terapéutica donde sondeamos la información que se halla en nuestro subconsciente, la que no logramos descubrir de forma consciente, ya que nuestra mente, tan racional y metódica, con la que pensamos normalmente, funciona como escudo defensor de la mente subconsciente. La forma en la que la hipnosis puede tomarle el pelo a la mente analítica es tan eficiente que alcanzamos directamente emociones y recuerdos bloqueados en algún momento de nuestra vida, pero que continúan estando ahí, extorsionándonos y limitando nuestro camino al éxito.

“Uno de los objetivos de la hipnosis y la meditación, es el acceso al subconsciente. Esta es la parte de nuestra mente que yace bajo la conciencia común, por debajo del constante bombardeo de pensamientos, sensaciones, estímulos exteriores y otros ataques a nuestra atención”. —Brian Weiss, “A través del tiempo” (1993).

Astróloga e instructora espiritual que ejerce en Miami. Contacto: 305-987-3817, astralrain29@gmail.com; Facebook: Rubi Astrologa; Instagram: alinarubiastrology; www.abundanciaenergia.com.

  Comentarios