Opinión

¿Por qué el gobierno y el Congreso tardan tanto en actuar?

“Llamen al Senado, aprueban leyes de control de armas ahora” dice la pancarta de esta activista durante una protesta frente a la sede de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el 5 de agosto de 2019, en Fairfax, Virginia.
“Llamen al Senado, aprueban leyes de control de armas ahora” dice la pancarta de esta activista durante una protesta frente a la sede de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el 5 de agosto de 2019, en Fairfax, Virginia. Getty Images

Han pasado dos semanas casi desde los terribles tiroteos en California, Ohio y Texas, y aunque hasta el mismo presidente Donald Trump, más legisladores de ambos partidos, han pedido algún tipo de control a la compra y venta de armas, seguimos esperando algún hecho gubernamental en referencia a las masacres indiscriminadas que ocurren en Estados Unidos. Entre tanto, siguen ocurriendo incidentes como el que pasó en Filadelfia, en donde un hombre armado hirió a seis policías.

Trump reaccionó desde su cuenta de Twitter diciendo que el atacante, que tenía antecedentes criminales, no debió haber estado en las calles, y que había que ponerse más fuertes en el crimen callejero. ¿Por qué el presidente no se preguntó públicamente de cómo obtuvo el arma este criminal? ¿Suena obvio, no? Lo habrá hecho de manera ilegal, seguramente. ¿Cuántos como ese delincuente, o gente demente, habrán en nuestras calles?

Entre tanto el ciclo noticioso con sus protagonistas se ocupa nuevamente en temas como el caso de Jeffrey Epstein, y la pregunta es si se ahorcó o lo mataron, (con personajes tan importantes involucrados en el abuso de menores adolescentes hace más de una década, a nadie hubiese sorprendido si lo hubiesen asesinado en su celda, aunque hasta el momento la autopsia no ha determinado la causa de la muerte). O en noticias como las denuncias de adultos que fueron abusados de niños por miembros de la Iglesia católica en Nueva York, o, los que fueron abusados en clubes de niños después de que Nueva York cambiara su ley de denuncias por abuso sexual, o en la guerra comercial con China. Las mencionadas no son noticias menos importantes, pero si, de menor urgencia.

Algunos congresistas y miembros de la Casa Blanca, según han reportado medios, han empezado conversaciones acerca de la regulación de las armas. Mientras que el presidente Trump se encontraba esta semana en su club privado de golf en Bedminster, Nueva Jersey, desde donde “bendijo el proceso”.

En la reciente semana se dio a conocer que los grupos de control de armas han dedicado más de $2 millones en anuncios publicitarios para captar la atención de las comunidades. Por su parte la Asociación Nacional del Rifle (NRA) ha gastado solo $14,000 la pasada semana en Facebook, en lo que se augura será una guerra mediática monetaria una vez más.

Pero entre tanto, los pedidos a los congresistas a que llevaran a cabo una sesión especial en pleno verano no han sido exitosos. Es una gran pena que para nuestros servidores públicos la emergencia de terrorismo nacional no obligue a suspender sus viajes vacacionales, o sus juegos de golf, ya que hasta el cierre de esta columna todavía no habían hecho nada. Solo declaraciones y oraciones.

Twitter: @sabinacovo.

  Comentarios