Opinión

En el Festival de Cine de Toronto, diversos rostros del drama cubano

Event signage appears on day one of the Toronto International Film Festival at the TIFF Bell Lightbox on Thursday, Sept. 5, 2019, in Toronto. (Photo by Chris Pizzello/Invision/AP)
Event signage appears on day one of the Toronto International Film Festival at the TIFF Bell Lightbox on Thursday, Sept. 5, 2019, in Toronto. (Photo by Chris Pizzello/Invision/AP) Chris Pizzello/Invision/AP

El prestigioso Festival de Cine de Toronto, en su cuadragésima tercera edición comenzó el 5 de septiembre. De su notable y extensa programación emerge casi todo lo que luego veremos en los cines de arte de Miami e incluso en los esperados festivales GEM, cada mes de octubre, en el Teatro Tower, y el de marzo en numerosas sedes de la ciudad. Ambos administrados por el Miami Dade College.

Este año el Festival proyecta 245 largometrajes, 82 cortos y 6 series. Hay 84 países y regiones representados que se expresan en 87 lenguas y dialectos.

Figurar en la fiesta del cine de Toronto resulta ser un premio para cualquier cineasta. En el 2017, presentaron Santa y Andrés del cubano Carlos Lechuga, todo un desafío considerando que se trataba de una película independiente, con la expresa oposición de los comisarios castristas.

La nueva película 'Wasp Network' se estrenó en la 76a edición del Festival Internacional de Cine de Venecia. La película está protagonizada por Penélope Cruz, Édgar Ramírez, Wagner Moura, Gael García Bernal, Adria Arjona y Ana de Armas.

Que se haya estrenado primero en Canadá, con mucho éxito, y teniendo en cuenta que su argumento guarda una suerte de tributo a escritores defenestrados por la dictadura como Reinaldo Arenas, René Ariza y Delfín Prats, entre otros, hizo que los censores no la dejaran mostrar en La Habana.

Santa y Andrés, de Carlos Lechuga, reproduce uno de esos humillantes actos de repudio, que la dictadura no quiere ver en pantalla, aunque muy poco haya hecho para no continuar su práctica, cada vez que se le presenta la oportunidad.

Raphael en apertura del Festival de Cine de Miami el viernes, 4 de marzo del 2016.

Este año, otro cineasta independiente, tiene la distinción de participar en el festival con su ópera prima. Se trata de Armando Capó, quien presenta el largometraje Agosto que se desarrolla durante los días aciagos de la crisis de los balseros de 1994, pero contada desde la mirada de un niño en la ciudad de Gibara, de donde procede el director, quien teme que su padre desaparezca un día, camino al norte, sin previo aviso.

Capó ha explicado en una entrevista concedida a 14ymedio, en el año 2015, el porqué de su película:

“El Período Especial y los balseros sí que los viví. Pero los medios y los libros no hablaban del hambre, del dolor, de la separación... Se había convertido en la gloriosa resistencia del pueblo cubano para preservar los logros de nuestra Revolución: el Periodo Especial. Cuando las palabras sirven para ocultar los hechos”.

“Yo no puedo entender que se pueda tener amnesia inducida en toda una nación, y no creo que eso ayude a sanar”.

Ver terminado el filme le ha tomado ocho años de esfuerzos y en el 2018 así se lo hizo saber a Diario de Cuba:

“Un gran sueño para todas las personas involucradas en este proyecto; es una búsqueda por cicatrizar heridas que el tiempo no ha logrado cerrar completamente. Al hacer Agosto no estamos haciendo solo una película, estamos haciendo que el cine cubano independiente de un paso que hasta el momento no ha logrado dar, un cine que tiene mucho que decir sobre sobre su país y su contexto”.

Paradójicamente en Toronto, la película de Capó, sin comentarios en la prensa castrista hasta el momento, coincidirá con el estreno mundial de la más reciente obra del prestigioso director francés Olivier Assayas, La Red Avispa, sobre los cinco espías cubanos apresados por el FBI, durante los años 90, y que luego fueran liberados durante las negociaciones que antecedieron la reanudación de relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

La película, con un reparto de estrellas internacionales, Penélope Cruz, Ana de Armas, Edgar Ramírez y Gael García Bernal, entre otros, está basada en el libro Los últimos soldados de la guerra fría, del escritor brasileño Fernando Morais, quien fue presentado, oficialmente en Cuba, por el recientemente fallecido escritor y servidor de la dictadura Roberto Fernández Retamar.

Twitter: @alejandroriostv.

  Comentarios