Opinión

Gobierno de EEUU cada vez es más insensible a las tragedias humanas

Poco escribo de inmigración, pero en esta ocasión no podía dejar pasar por alto el abominable trato a los inmigrantes que se está viendo en el país, seguido de una encuesta reciente que asegura que para muchos hispanos el presidente Donald Trump es racista.

El caso de una niña de las Bahamas, de 12 años, que viajó a Estados Unidos con su madrina después que su casa en la Isla Abaco fue destruida por el devastador impacto del huracán Dorian, es el perfecto ejemplo de cómo este país se está volviendo insensible en la manera como está procesando las tragedias humanitarias.

Según informaron los medios, la chica fue separada de su madrina porque no era la madre biológica, y fue llevada a un centro de detención para niños que viajan sin sus guardianes/representantes. La niña fue separada de la única persona que conocía en EEUU, y cuando la madrina pidió que le dieran la custodia le rechazaron la solicitud. Ya ha sido comprobado en innumerables informes de la Academia de Pediatría de Estados Unidos el daño psicológico que le causa a los chicos la separación de sus seres queridos.

El servicio de inmigración aseguró que lo hizo para protegerla de la explotación infantil, pero pienso que la pesquisa debe ser más profunda y no simplemente asumir que un menor que no viaje con su padre o madre tiene que ser separado y llevado a un centro de niños abusados.

Y menos después de que el Servicio de Inmigración sabe que el huracán Dorian arrasó con las Bahamas y los bahameños que tengan un pasaporte vigente y no poseen un historial criminal están entrando a Estados Unidos en busca de refugio temporal.

Si este fuera un caso aislado sería una situación entendible: el hecho que la persona adulta no tenía una relación biológica con la niña encendió la alarma. Pero en el caso de la madrina, no creo que sea suficiente para someter a esta niña a una separación que puede ser traumática. Aunque la niña ya ha sido reunificada con su familia, los estragos de las separaciones aunque sean cortas no dejan de existir.

Otro problema importante es que la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) ha sido denunciada una y otra vez por situaciones terribles: inmigrantes que mueren bajo su supervisión, enfermedades contagiosas que se transmiten en los centros de detención (que en algunos casos están cerca de lugares contaminados como el centro de Homestead en la Florida), la poca ayuda psicológica disponible para los niños que han sido separados de sus padres, y en algunos casos, niños detenidos que han sido maltratados. ¿A dónde vamos a llegar con esta crisis humanitaria?

Dos guatemaltecos que vinieron a pedir asilo político recientemente ahora están demandando a ICE porque fueron separados de sus hijos menores de 11 años por dos meses. La familia venía huyendo de la violencia, y según reportes de prensa, una de los niños fue amenazado con ser violado en el barrio donde residían en Guatemala. Cuando llegaron a Estados Unidos, vivieron otro tipo de situación traumática: sintieron el terror de estar separados de sus hijos. Todos los días nos enteramos de historias similares, de separaciones familiares que le parten el corazón a cualquiera.

No hay duda que el gobierno de Donald Trump no tiene interés en los derechos humanos, los temas sociales, o en hacernos una mejor sociedad, esa que Estados Unidos merece ser. La última encuesta muestra que un 73% de los latinos votarían por un candidato demócrata en el 2020.

Lo más triste es que el país está profundamente dividido. A la pregunta de si el atacante armado que mató a más de 20 personas en un Walmart de Texas era un racista influenciado por la retórica de Trump, 69% de los latinos dijeron que sí estaba influenciado.

Tenemos un presidente que para muchos incita al odio. Creo que eso es un problema de peso para una sociedad.

Escritora colombiana. Twitter: @sabinacovo.

  Comentarios