Opinión

La importancia para los cubanos de recordar el ‘Grito de Yara’

La pequeña Alisa Aviles de 3 años sostiene una bandera cubana durante el desfile de las Escuelas Lincoln-Martí para conmemorar el 164 aniversario del natalicio del Apóstol de Cuba José Martí, el 27 de enero del 2017.
La pequeña Alisa Aviles de 3 años sostiene una bandera cubana durante el desfile de las Escuelas Lincoln-Martí para conmemorar el 164 aniversario del natalicio del Apóstol de Cuba José Martí, el 27 de enero del 2017. rkoltun@miamiherald.com

Los países siempre anhelan sentirse libres del dominio de otras naciones o imperios. Ese fue el caso de Cuba, después de siglos de dominio español. A toda nación, siempre le llega el momento que quiere y lucha por su libertad.

Aunque contando con las mejores intenciones, España quería mantener el control absoluto de Cuba, lo cual despertó las ansias de un gran número de cubanos por luchar a favor de la libertad de la isla donde ellos nacieron. Fue el incansable espíritu de ser libre, que finalmente prevaleció, conquistando la libertad e independencia de la isla caribeña, la cual quería obtener su soberanía como nación.

Cuba pudo comenzar su lucha por su independencia de España como resultado de los esfuerzos, liderazgo y valentía del Dr. Carlos Manuel de Céspedes, un extraordinario cubano criollo, quien el 10 de octubre de 1868 hizo un enérgico llamado a favor de la libertad para Cuba conocido como “El Grito de Yara”. Al inicio de su batalla por la libertad de su pueblo, él comenzó la lucha liberando a sus esclavos, que trabajaban en su finca “La Demajagua”, de esa manera sirviendo de modelo ejemplar a otros hacendados para que ellos también se sintieran motivados e hicieran lo mismo.

El “Grito de Yara” apeló e instó a todo cubano para que luchara por la independencia de Cuba. El conflicto bélico que duró 10 años terminó con el Pacto del Zanjón, el cual nunca terminó con el deseo del cubano de obtener su libertad y la soberanía de su patria. El cubano continuó luchando por su independencia hasta el 1895, cuando se declaró la Guerra de Independencia o mejor dicho la Guerra Hispano-Cubano Americana de 1898, la cual terminó haciendo a Cuba una nación libre e independiente, estableciendo a la República de Cuba, el 20 de mayo de 1902. Al inicio de su trayectoria, la cercanía con Estados Unidos la ayudó mucho en su desarrollo como una nación avanzada y bastante próspera.

Aunque la joven nación cubana fue primordialmente exitosa por los siguientes 57 años de su existencia, siendo hasta inclusive considerada una nación privilegiada, esto terminó abruptamente el 1ro. de enero de 1959 con la Revolución Cubana y la salida del poder del régimen de Batista.

Al perder su libertad, más de dos millones de sus hijos terminaron en tierras extranjeras buscando vivir en libertad y armonía pero siempre con el deseo de volver a la patria.

Es necesario el hacer todo lo posible para que nuestra historia sea conocida por futuras generaciones de cubanos, fuera y dentro de la isla y por también conocida por todos los que deseen la libertad. Las fechas del 10 de octubre y del 20 de mayo ofrecen valiosos ejemplos de un pueblo oprimido en busca de su libertad y su deseo de autodeterminar su futuro. Como ciudadanos del país más libre en el mundo, es nuestro deber el ayudar a todo pueblo que quiera ser libre.

También debemos de preservar aquellas instituciones que promueven la libertad y la defensa de nuestros derechos constitucionales para siempre permanecer libres como nación. Debemos ser constantes en la lucha por la libertad de los pueblos y hacer que futuras generaciones compartan el afán por la libertad de los mismos.

Perla Tabares Hantman es la presidenta de la Junta Escolar de Miami-Dade.

  Comentarios