Opinión

La reñida lucha por el Oscar al mejor filme internacional

Antonio Banderas y Julieta Serrano en una escena de la película “Dolor y Gloria”, del director español Pedro Almodóvar.
Antonio Banderas y Julieta Serrano en una escena de la película “Dolor y Gloria”, del director español Pedro Almodóvar. TNS

Desde el año pasado la Academia que concede los disputados premios Oscar rebautizó la categoría “mejor filme extranjero”, como “mejor filme internacional” porque, según ellos, el término foráneo había envejecido.

Organizaciones e instituciones, de toda índole, están siendo expurgadas hasta el delirio de conceptos y componentes supuestamente extemporáneos con los nuevos tiempos.

Para la entrega 92 de los Premios Oscars, el próximo año 2020, 94 países entregaron propuestas cinematográficas, 93 de las cuales fueron aceptadas. En diciembre se darán a conocer 10 nominaciones que en enero serán reducidas a 5.

Por primera vez, se presentan películas de Ghana, Nigeria y Uzbekistán.

De ese total, he visto cerca de una veintena. Será difícil para los contendientes menos conocidos, lidiar con monstruos sagrados del séptimo arte como Almodóvar con su mejor filme de los últimos años Dolor y gloria o la premiada y celebrada Parásito del director surcoreano Boon Joon-Ho.

Otro de los grandes en la lista es el clásico italiano Marco Bellocchio, de 79 años, quien ha revitalizado el género de la mafia con su filme El traidor, basado en hechos reales, sobre un connotado soplón del crimen organizado en Sicilia, Tommaso Buscetta, debido al cual muchos de sus congéneres terminaron en prisión durante los años 80.

Por cierto, el gánster estuvo en un plan de protección del FBI y fue vecino nuestro en Miami Beach, durante un tiempo.

Latinoamérica aparece bien representada con realizadores como el argentino Sebastián Borensztein, quien propone La odisea de los giles, sobre un acto de revancha de aquellos trabajadores que perdieron los ahorros de toda una vida durante la crisis bancaria conocida como “Corralito”, al principio del siglo XXI. Ricardo y Chino Darín, así como Luis Brandoni, entre otros actores, hacen de esta tragicomedia, una inolvidable experiencia.

Monos es la propuesta de Colombia, dirigida por Alejandro Landes, sobre el drama sin fin de las guerrillas, la violencia y los secuestros, pero contado desde una tropa de jóvenes sin rumbo ni gobierno, guiados por sus instintos, a la manera de la famosa novela y película homóloga El señor de las moscas.

El siempre esperado cine de Brasil llega a los Oscars con una cinta embriagadora, suerte de telenovela, pero mucho más sofisticada, La vida invisible de Eurídice Gusmâo, dirigida por Karim Ainouz, sobre dos hermanas que son cruelmente separadas por las convenciones patriarcales durante los años 50. La aparición de la gran actriz Fernanda Montenegro en los minutos finales de la película, le agrega un extra insospechado de excelencia.

Curiosamente, el instituto de cine castrista que durante años no se ha preocupado por enviar propuestas al Premio Oscar, desde que Fresa y Chocolate, de Tomás Gutiérrez Alea estuviera nominada en 1995 y perdiera ante el filme ruso Burnt by the Sun, sobre las purgas estalinistas, ahora consideró oportuno proponer un filme dirigido por los hermanos Barriuso, quienes residen en Canadá.

Se trata de El traductor, sobre un profesor de ruso de la Universidad de La Habana, quien es conminado a trabajar como intérprete de los niños y familiares, víctimas del desastre nuclear de Chernóbil, cuando arribaron a La Habana para ser atendidos.

El tema resulta muy oportuno, luego de la celebrada serie sobre el accidente, transmitida por HBO, a la vez que permite al régimen explicar su intervención en la tragedia.

Hay otras películas que pude disfrutar de esta diversa y amplia lista. Espero sean programadas por nuestros cines de arte locales, como son las siguientes:

The Painted Bird, de la República Checa, dirigida por Václav Marhoul; Araña, de Chile, realizada por Andrés Wood; La gomera, de Rumanía del reconocido Corneliu Porumboiu; Así habló el cambista, del uruguayo Federico Vieroj y Beanpole, que representa a Rusia, realizada por Kantemir Balagov.

Twitter: @alejandroriostv.

  Comentarios