Opinión

MANNY DÍAZ: Una oportunidad de proteger nuestra Ciudad Mágica

Una vista nocturna de Miami desde la bahía. “Con casi 2,000 millas de costas y un promedio de seis pies de elevación, somos una de las ciudades más vulnerables al cambio climático”, dice Díaz. 
Renters in cities that people expect to be expensive, like New York City, San Francisco and Washington, D.C. arent the only ones struggling to pay the bills. More than a third of renters in Miami spend more than 50 percent of their income on housing. The Miami skyline, pictured in 2012. Illustrates CITIES-RENT (category f), by Jonnelle Marte (c) 2015, The Washington Post. Moved Wednesday, July 15, 2015. (MUST CREDIT: Bloomberg News photo by Mark Elias.)
Una vista nocturna de Miami desde la bahía. “Con casi 2,000 millas de costas y un promedio de seis pies de elevación, somos una de las ciudades más vulnerables al cambio climático”, dice Díaz. Renters in cities that people expect to be expensive, like New York City, San Francisco and Washington, D.C. arent the only ones struggling to pay the bills. More than a third of renters in Miami spend more than 50 percent of their income on housing. The Miami skyline, pictured in 2012. Illustrates CITIES-RENT (category f), by Jonnelle Marte (c) 2015, The Washington Post. Moved Wednesday, July 15, 2015. (MUST CREDIT: Bloomberg News photo by Mark Elias.) Bloomberg News

Las inundaciones por mareas han sido siempre un reto permanente en nuestra hermosa ciudad de Miami, pero el cambio climático ha elevado estas amenazas a proporciones catastróficas. Esta semana, un nuevo informe de la organización “Risky Business” estima que para el año 2030 el nivel del mar aumentará y este hecho dejara vulnerable alrededor de $69 billones en propiedades localizadas en las zonas costeras de la Florida. Se prevé que para el año 2050 $152 mil millones adicionales en propiedades podrían estar en riesgo de inundación, el equivalente a un aumento del 200% sobre nuestro riesgo actual.

Como alcalde de Miami, yo estuve siempre consiente de los peligros que las perturbaciones climáticas presentaban para nuestra ciudad. Con casi 2,000 millas de costas y un promedio de seis pies de elevación, somos una de las ciudades más vulnerables al cambio climático.

Si, podríamos construir barreras o muros de contención más altos y también canales más profundos, pero la verdadera respuesta a largo plazo para poder proteger nuestra “ciudad mágica” es poner límites a la contaminación de carbono que conduce a los cambios climáticos.

Es por eso, que aplaudo el lanzamiento del tan esperado plan de “Energía Limpia”. Por primera vez en la historia de nuestro país, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) ha fijado estándares nacionales en la cantidad de contaminación de carbono por las centrales eléctricas que queman combustibles fósiles. La contaminación de carbono es la causa principal del cambio climático en el país, y estos cambios amenazan a nuestra ciudad con el potencial de huracanes más poderosos, olas de calor, y la subida del nivel del mar, entre otros peligros que amenazan nuestra economía, nuestra salud, y nuestro futuro.

Aquellos que se oponen al plan dicen que va a costar demasiado modernizar nuestras fuentes de energía y proteger nuestras ciudades. La realidad es que adoptar nuevas fuentes de energía limpia y renovable como la energía solar, el viento, el gas natural y la energía geotérmica crearan nuevas oportunidades para la creación de nuevas inversiones y empleos en Miami y por todo el estado. La industria solar está preparada para despegar con éxito en el sur de la Florida, donde tenemos sol todo el año, y el plan “Miami 21” el cual yo ayude a poner en marcha, continuará estimulando un crecimiento sostenible e inteligente para la región.

Estas medidas además ayudaran a mejorar la salud de nuestras comunidades. El plan de “Energía Limpia” ayudará a reducir la contaminación de partículas y el ozono (también conocidos como “smog” o niebla tóxica), que se han identificado como agentes mortales de contaminación en el aire. A través del país, estos estándares ayudaran a prevenir 6.600 muertes prematuras, 2,800 admisiones a los hospitales, y 490,000 días faltados a la escuela y al trabajo en el primer año.

Para familias que ya viven contando con su sueldo día a día y que luchan con condiciones de salud existentes, o que son vulnerables a la contaminación porque trabajan afuera, es aún más importante. En una ciudad construida orgullosamente por inmigrantes donde muchos llegan a nuestras costas dejando atrás familiares que aún sufren mayormente los impactos del cambio climático, es realmente personal.

Por eso invito a alcaldes y a funcionarios locales que lideren y apoyen el plan de “Energía Limpia”. ¡La batalla contra el cambio climático depende de todos nosotros, y es hora de que actuemos!

Ex alcalde de la Ciudad de Miami

Líder de Voces Verde

www.VocesVerde.org

  Comentarios