Opinión

GUILLERMO DESCALZI: Miami se hunde

Dos personas caminan por una calle inundada en Fort Lauderdale, el 30 de septiembre. Varias ciudades del Sur de la Florida han puesto en marcha programas para combatir la subida del nivel del mar.
Dos personas caminan por una calle inundada en Fort Lauderdale, el 30 de septiembre. Varias ciudades del Sur de la Florida han puesto en marcha programas para combatir la subida del nivel del mar. Getty Images

Y seguimos construyendo al borde del mar.

¿Será fraude? En algún nivel, en algún momento, dentro de treinta o cuarenta años se dirá que la negación del cambio climático en la playa… fue un fraude. Los nuevos edificios costaneros van a quedar con el suelo bajo el nivel del mar antes de que se venzan los treinta años de la hipoteca normal, lo que lleva a preguntar por qué se sigue construyéndolos… y vendiéndolos.

Algunos dirán que quienes lo hacían sabían lo que se venía y lo negaban por lo que ganarían. Esa acusación se dará.

Es para alarmarse, abrir bien los ojos y darse cuenta de lo que ocurre: el nivel del mar en Miami Dade ha subido 1.27 pulgadas por año en los últimos cinco años, 6.35 pulgadas en total. Para fin de década habrá subido un pie según la NOAA, National Oceanic and Atmospheric Administration y el WIA, World Resources Institute.

El mar, si sigue así, subirá más de diez pies para fin de siglo en el sur floridano, 3 metros con 48 centímetros… y todo indica que será más y más rápido porque el hielo de la Antártida y Groenlandia, con 80% de toda el agua fresca del mundo, se está derritiendo a un ritmo 10 veces superior al anticipado. Estamos ante una incontenible alza del mar. ¿Qué tiene que ver con nosotros?

Miami Dade es el condado con más gente a menos de cuatro pies de la superficie del mar en la costa atlántica de Norteamérica, más de 2 millones 400 mil personas.

Henry Briceño, investigador de la FIU, dijo en una entrevista del Herald que “la ciudad dejará de ser la que conocemos. Cambiarán Miami y el Sur de la Florida, y la mayor parte de la población tendrá que mudarse”.

Hay poderosos intereses tras la ‘negación del cambio’. Estamos en un buen momento para el real estate, con residencias de un piso que se venden de 15 a 20 millones en Miami Beach. Hay, incluso, un nuevo edificio en construcción totalmente ‘prevendido’ en el que los pisos llegan a encima de los 30 millones. Peter Harlem, geólogo, duda que Miami “se salve de lo que viene”.

Detrás de cada político que niega el cambio está la derecha financiera motivada por don Dinero. Es tanto lo que se gana que parece no importarles lo que pase con los millones que tendrán que empacar y mudarse. El Katrina de Nueva Orleans será un juego de niños comparado a lo que pasará acá.

Miami Dade es una de las regiones del país que más va a perder con el cambio climático, y la playa será la más afectada. Para evitarlo se están colocando bombas a un costo de entre 300 y 500 millones de dólares, una medida paliativa temporal porque al mar no hay quien lo detenga.

Se estima un aumento del nivel del mar de aproximadamente 2 metros con 30 centímetros tan solo por expansión del volumen del agua por cada grado de aumento de temperatura.

La costa floridana es la región de Estados Unidos más vulnerable al aumento del nivel del mar, exceptuando Alaska… y seguimos construyendo y vendiendo en nuestras costas de sol y money.

Cuando suba el mar nos mojaremos todos por el dinero que algunos se desviven figurativamente en hacer… aunque para eso estén desviviendo a otros, literalmente, en 30 o 40 años más. ¿Pecarán?

¿Pecarán los que hacen y venden? ¿Pecarán los que alquilan y compran? ¿Pecarán el gobierno y los políticos? ¿Pecarán quienes no prevén y educan? Aquí hay pecado para todos.

  Comentarios