Opinión

SABINA COVO: La extraña elección de Russell vs. Russell

El Distrito 2 de la ciudad de Miami es uno de los más importantes en este momento. Todos los distritos son importantes. Pero este en particular está dejando mucho dinero en la ciudad, y necesita mucha planeación, análisis y aprobación o desaprobación de cambios pertinentes a los que están ocurriendo. Hay unos 18 rascacielos nuevos en el distrito y se espera vengan más de cinco. Edificios gigantes, con condominios de precios de 750,000 dólares para arriba. ¡Imagínese usted cuanto hay en impuesto por propiedad! Y ni hablar la planeación necesaria (policías, bomberos, etc.). Para alojar toda esta gente.

También es un distrito clave, porque el comisionado que tome el escaño que deja Mark Sarnoff, quien está en su último término, tendrá que servir además de escudo para el distrito de cualquier batalla política electoral que venga durante la contienda a la alcaldía de Miami Dade, en la que el actual alcalde Carlos Giménez y Raquel Regalado, hija del alcalde de Miami, Tomás Regalado, son los protagonistas. El 2016 sin duda será un año caliente. Pero más caliente está ahora lo que ha pasado con la elección de ese distrito que tendrá que ir a una segunda vuelta el martes 16 de noviembre.

Teresa Sarnoff, la esposa de Marc Sarnoff, aspiró en una boleta de 9 contendores para mantener el reinado del Distrito 2 (el downtown, Morningside, Brickell) en la casa de los Sarnoff. Todas las encuestas la mostraban como la clara ganadora. Recaudó más fondos que casi todos los candidatos juntos. Llenó de publicidad las calles. Y perdió. El underdog, Ken Russell, un empresario de Coconut Grove, quedó en primer lugar con el doble de votos que Teresa. Pero no ganó más del 50 por ciento. Y se convocó a una segunda vuelta. Pero la película vino cuando Teresa, sorpresivamente, concedió la victoria a Russell y dijo que no iría a segunda vuelta. ¡No tan sencillo, Teresa! Los abogados de la ciudad de Miami saltaron de sus sillas.

En la usualmente caricaturesca condición de nuestra ciudad en algunos casos, no puede haber comisionado sin más del 50 por ciento de los votos, y como no es un reinado de belleza la que quedó en tercer lugar, Grace Solares, no puede remplazar a Teresa. El distrito 2 queda en un rollo difícil de entender. “Creo que ni los abogados saben qué hacer”, me ha dicho una fuente. Pero el caso es que hubo una decisión, hay segunda vuelta y no se contarán los votos de Teresa Sarnoff, dejando así a Ken Russell como el comisionado. Pero los registros públicos de cuantos voten por Teresa quedarán ahí. Y si Teresa le gana a Ken Russell en la segunda vuelta, aunque ya no quiera ser comisionada, ¿qué pasa? ¿Vendrá alguien a demandar por un comisionado “ilegítimo” por no obtener la cantidad de votos necesarios? ¿Y qué hará Teresa?

Si usted está tan confundido como yo con esta situación o con mi artículo, no olvide estar muy atento el martes a esta elección. (Si es que se lleva a cabo, ahí nada está escrito en piedra). Por lo pronto, si usted planeaba votar, salga a votar, que si la gente no sale por la confusión que ha habido con la sorpresiva reacción de Teresa Sarnoff, que quería tanto ser comisionada, pero que ya no lo quiere, será peor. ¿Estrategias políticas?

Siga a Sabina Covo en Twitter: @sabinacovo

  Comentarios