Opinión

Trump, China y Cuba

Sabemos de las aberraciones políticas de Donald Trump cuando pretende llevar legalmente las armas a los 50 estados de la Unión con un permiso único para todos ellos, cuando declara que se debe negar la ciudadanía a los hijos de inmigrantes ilegales nacidos en EEUU o cuando asegura que es necesario deportar a todos los indocumentados y construir un muro en la frontera con México.

Aunque estas barbaridades tienen sus seguidores, Trump también mantiene otras posturas, tales como liberar de impuestos a las herencias, vender los servicios militares a otros países, combatir los tratados multilaterales, desatar una guerra comercial con China y avanzar en las relaciones con Cuba.

Trump afirma que no se debe castigar a los que alcanzaron el Sueño Americano, cobrando impuestos a sus herederos. No aclara si los herederos tienen que ser estrictamente familiares.

Propone vender los servicios militares de EEUU por intervenir en conflictos en otras regiones. Esto se puede interpretar como servicios mercenarios, que, por supuesto, nunca incluyen la pérdida de vidas humanas.

Se manifiesta en contra de tratados como el Acuerdo Trans-Pacífico, que involucra al 40% de la producción mundial en 12 países. Al parecer, no vislumbra que precisamente este acuerdo es el que garantiza la hegemonía del dólar frente al acoso chino. Actualmente en 70 países, más de 900 entidades financieras hacen operaciones exclusivamente en yuanes (renbimbi), en lugar de utilizar el dólar, que es lo acostumbrado.

Asegura que la inclusión de China en la Organización Mundial de Comercio (OMC) ha propiciado el cierre de 50,000 fábricas en EEUU, dejando a millones desempleados. Trump garantiza que la moneda china está artificialmente devaluada para así estimular a sus exportaciones. Sin embargo, desde el 2006, el yuan ha ganado un 19% con respecto al dólar.

Hace unos tres años muchos empezaron a vender esa moneda para comprar otras divisas, esto hizo caer al yuan. El gobierno chino reaccionó vendiendo masivamente el dólar para comprar yuanes y así fortalecerlo. Desde luego, al bajar las reservas chinas en dólares, y dado que la mayoría de las transacciones son en esa moneda (afortunadamente), el yuan puede volver a caer bruscamente. De allí, la importancia vital del Acuerdo Trans-Pacífico, al cual China no pertenece y donde los doce países signatarios comerciarán en dólares.

Entre las propuestas de Trump está avanzar en las relaciones con Cuba y en eso se diferenció con otros candidatos a las primarias republicanas.

Condena la Ley de Ajuste Cubano de 1966 y sin embargo no habla acerca de la necesaria plena libertad del pueblo cubano para levantar dicha ley en EEUU.

Hace referencia a que EEUU debe cuidarse de cualquier acuerdo con Cuba ya que esta pudiera introducir una demanda de $30 mil millones en las cortes americanas por el embargo comercial hacia la isla. No obstante, no toca el sensible tema de la restitución de propiedades confiscadas en Cuba, tanto a norteamericanos como a cubanos ahora ciudadanos de EEUU.

Como vemos, a pesar de todas sus posturas, Trump tiene sus seguidores.

¿Hasta qué punto su posición respecto a Cuba lo favorece nacionalmente en EEUU?

Las encuestas a favor de relaciones con Cuba superan el 54%, sin que esto signifique un reconocimiento u apoyo a la dictadura en la isla.

Tal vez, hasta un interés particular podría tener Trump en Cuba. Podría querer ser el primero en invadir la isla con sus casinos, después de hacerlo en EEUU si es elegido presidente, algo por demás improbable toda vez que en EEUU las elecciones presidenciales suelen definirse por un estrecho margen de dos a tres millones de votos. Si solo el 57% de los 16 millones de hispanos que están en contra de Trump efectivamente votan, ya Trump perdió frente a Hillary.

Economista y periodista.

Siga a Benjamín F. DeYurre en Twitter: @DeYURRE

  Comentarios