Opinión

SABINA COVO: Libertad o vida

Libertad y vida. Dos derechos fundamentales del ser humano. Los recientes hechos en Francia han puesto en duda que estas dos libertades vayan de la mano. Es doloroso ver como en un país haber manifestado en “chiste” o “sátira” el sentir de una revista de caricaturas, deje a personas sin vida. Francia está de luto, y con razón, porque no solo hubo muertos, también hay terror. Pero los del semanario Charlie Hebdo, donde terroristas islámicos entraron a balear a más de una decena, han dicho que no los silenciarán.

Han sido valientes. Y esa valentía se ha sentido en otros medios del mundo. La portada reciente de Charlie Hebdo, después de la masacre, en la que aparece el profeta Mahoma con un mensaje que dice “todos están perdonados”, muestra que ni siquiera el pavor a la muerte silencia la libertad de expresión. Pero para otros, es un acto de guerra. Al menos así lo ha dicho, por ejemplo, un religioso islamista extremista en Londres. Y muchos más piensan así.

Indiscutiblemente la libertad de expresión hay que conservarla a toda costa, pero a veces el temor viene debido a que existen personas (extremistas o degeneradas mentalmente), que si bien no son la mayoría, tienen una red fuerte que busca vengar cualquier manifestación de expresión libre que a ellos les moleste.

Además existe el peligro de los llamados copycats. Tan solo esta semana capturaron a un hombre que planificaba atentar contra el Capitolio de los Estados Unidos con un esquema muy similar al de la masacre de París. Su presunto cómplice resultó ser del FBI y hasta ahí le llegó el macabro plan.

Se ha desatado a nivel internacional el debate de libertad de expresión o vida. Un debate demasiado triste si tenemos en cuenta que ambos son derechos fundamentales del ser humano. La libertad de expresión es protegida por la Declaración Universal de 1948. Muchos países no ofrecen garantías de libertad de expresión a sus ciudadanos. Pero Francia, un país laico, o Estados Unidos, la llamada tierra de la libertad, son modelos a seguir, y ahora tienen a muchas personas limitadas por el miedo al terrorismo. Está claro que esto no debe ser una guerra entre Oriente y Occidente, pero también está claro que el chantaje para silenciar a quienes no respetan la libertad de expresión, ni siquiera dejando a las mujeres ser libres, es absurdo. Y doloroso.

Hasta el mismo Papa Francisco, que ha mostrado un poco más de progresismo durante su gestión, generó controversia esta semana porque dijo durante una conferencia de prensa en Sri Lanka que no se puede insultar la fe de otros.

Independientemente de lo que dijo el Papa, dicen por ahí que de política y de religión no se discute, pero parte de ser libres es poder criticar, y recibir críticas, sin atentar violentamente porque eso nos ofendió. Ahí está la tolerancia y la verdadera libertad.

Nuestro mundo está lleno de hambre, de maltrato, de represión, y si atentan contra los pocos países que han logrado después de una larga historia de guerra, ser libres, hay que defender a toda costa esas tierras contra esos atentados. Porque esos países son el modelo a seguir para que algún día, otras naciones que son reprimidas, sean libres.

www.sabinacovo.com

  Comentarios