Opinión

Propaganda política no pagada

Algunos piensan que es toda una genial propaganda, no solo la del millonario casi candidato presidencial de Estados Unidos Donald Trump, sino la de los que lo rodean. El presidente de la Cámara de Representantes diciendo que no apoya al magnate de bienes raíces Donald Trump, ambos republicanos, luego asegurando que no está listo para apoyarlo, luego que de repente se reúnen, luego que se reúnen, luego que se reúnen diciendo que aunque difieren tienen los mismos valores de base. Y que está “animado” y que cree que el partido se podrá unificar. La reunión tuvo lugar esta semana en el Capitolio. Una docena de personas protestaron a las afueras en contra de las políticas de Donald Trump con respecto a la inmigración a Estados Unidos.

Como la lógica sugeriría, lo más inteligente es que el partido se una detrás de su candidato, y al parecer es Donald Trump. Pero entonces, ¿por qué se demoran tanto en anunciar los apoyos en vez de dedicar el tiempo a de verdad legislar, proponer, y cambiar el futuro de la gente? Algunos que han tenido la personalidad suficiente para decidirse rápidamente hasta han salido diciendo que no votarán por Donald Trump, ni por Hillary Clinton, o sea, no votarán. ¿No es ese el deber de todo ciudadano, más si está electo? Entiendo que este año la contienda es atípica, pero digo, cuánto conflicto. Será difícil para él como presidente liderar con los de su mismo partido en contra en caso de que el partido no se unifique. Recuerdo el primer término del presidente Barack Obama, en el que algunos demócratas no estuvieron de acuerdo con él en políticas que según ellos deberían haber sido más liberales (como el tan disputado Obamacare). O ley de salud accesible para todos. Claro, con sus claras diferencias… la oposición que enfrenta Trump es más bien por no ser lo suficientemente conservador para el partido, y además ser lo suficientemente discriminatorio, también para el ala más moderada del partido.

En esta contienda, el centro se ha quedado dormido en los laureles. La candidata que más de centro podría ser de los tres que quedan vivos durante este mes que falta de elección primaria, serían la ex secretaria de estado Hillary Clinton, y la gente asegura que tiene problemas de credibilidad. Otra vez le han tocado el tema de los correos electrónicos que usó presuntamente de manera inapropiada para trasmitir información clasificada, lo que no la hace una candidata fuerte. Donald Trump es de extremos, y el social demócrata Bernie Sanders, ni se diga, tirando hacia el otro extremo, claro está. Esta semana ha asegurado que su propósito es ganar, y hay que ver que en realidad ha ganado dos estados más consecutivamente en las pasadas semanas; ahora ya tiene 19 a su favor. La visión en el Partido Demócrata, aunque de otro estilo, es más clara que el agua.

Como están las cosas, hoy día toca preguntarnos: ¿será que en realidad los partidos están tan divididos, o será todo esto parte del egocentrismo de algunos gobernantes que, en vez de trabajar arduamente por el pueblo, se dedican a hacerse propaganda política no pagada?

Periodista y presentadora de televisión y radio.

Siga a Sabina Covo en Twitter: @ sabinacovo

  Comentarios