Editorial

EN NUESTRA OPINIÓN: Sobre la venta de alcohol en Miami Beach hasta las 2 a.m.

Varias jóvenes esperan para entrar en el club Mangos, en Ocean Drive, el pasado junio. Muchos residentes de Miami Beach se quejan del ruido en los clubes a altas horas de la noche.
Varias jóvenes esperan para entrar en el club Mangos, en Ocean Drive, el pasado junio. Muchos residentes de Miami Beach se quejan del ruido en los clubes a altas horas de la noche. The Miami Herald

Dos puntos en la boleta de Miami Beach tienen el propósito de mejorar la calidad de vida de los residentes. El primero es un intento mal dirigido de controlar el alboroto y el crimen en South Beach. El segundo podría ser una victoria para los residentes de North Beach.

Venta de alcohol

Los votantes deben responder una pregunta controversial: ¿hasta qué hora debe permitirse a algunos bares de Ocean Drive que sirvan bebidas alcohólicas?

Se les pide que decidan el futuro del ambiente festivo de Ocean Drive a altas horas de la noche, al considerar si la ciudad debe requerir a ciertos bares que dejen de vender bebidas alcohólicas a las 2 a.m. en vez de a las 5 a.m., como es actualmente.

Si la medida se aprueba, todos los establecimientos en Ocean Drive entre las calles 5 y 15 serán afectados, excepto las partes de los bares que estén bajo techo, en locales completamente cerrados y situados dentro de los hoteles. Pero lo cierto es que el referendo apunta principalmente a poner fin a la fiesta en tres clubes nocturnos en la famosa calle: Mangos, el Clevelander y Wet Willie’s.

Los vecinos tienen que soportar el escándalo y la conducta delictiva de fiesteros y turistas violentos. El alcalde de Miami Beach, Philip Levine, está de parte de los vecinos. Ha escuchado las quejas y ha discutido en público con los dueños de los establecimientos.

La Junta Editorial está de acuerdo con el alcalde en que el problema lo debería manejar la Comisión Municipal, pero Levine dice que no ha podido lograr un consenso, en gran medida por las contribuciones que los dueños de los bares hacen a campañas de comisionados. Reducir las horas de venta de alcohol en aras de la seguridad pública “es lo correcto”, dijo Levine.

Los dueños de los comercios que serían afectados dicen que la medida perjudicaría a los negocios y a los empleados.

“Los tres locales en que nos concentramos son los tumores malignos, y queremos erradicar el cáncer”, dijo el alcalde. Son palabras fuertes.

Estamos de acuerdo en que hay que hacer algo para rescatar a los residentes, que son rehenes de los fiesteros. Pero la pregunta, que jurídicamente es débil y que tiene un alcance limitado a pocos establecimientos, no es la correcta. Las borracheras y el alboroto afectan la seguridad pública, pero la iniciativa no evitaría que los alborotadores vayan a la avenida Collins, o a un bar bajo techo, para seguir la fiesta.

Sobre la pregunta de dejar de vender bebidas alcohólicas en Ocean Drive a las 2 a.m., el Nuevo Herald recomienda NO.

North Beach

Después de años de debates sobre la mejor forma de convertir a North Beach en una fuerza económica más dinámica, este referendo une a los conservacionistas, los urbanizadores y a la mayoría de los residentes. Estos grupos merecen un elogio por trazar un plan integral y responsable que crearía un “centro de la ciudad” donde ahora hay edificios viejos que apenas se usan, terrenos vacíos, y unos pocos negocios, entre ellos bancos y restaurantes.

El referendo pregunta si el distrito de 10 manzanas a cada lado de la calle 71 se debe volver a zonificar para permitir edificios de uso mixto más grandes que atraigan más tráfico peatonal, residentes y visitantes.

Esta propuesta crearía distritos históricos que protegerán los edificios de apartamentos del estilo Miami Modern en la zona, lo cual es vital para conservar el carácter único de las áreas residenciales con edificios de baja altura. “Ha sido una lección sobre cómo podemos trabajar juntos”, dijo la conservacionista y ex comisionada Nancy Liebman.

A la pregunta de permitir edificios de uso mixto más grandes y crear un Centro de la Ciudad en North Beach, el Nuevo Herald recomienda votar .

  Comentarios