Editorial

Las Bahamas deben seguir el ejemplo de Miami tras el huracán Andrew

Grand Bahama: antes y después del huracán Dorian

Imágenes de satélite capturadas antes y después del paso del huracán Dorian muestran la devastación en la isla de Grand Bahama. La infraestructura de la isla han sido dañadas seriamente por el fuerte viento, la marejada ciclónica y las inundaciones.
Up Next
Imágenes de satélite capturadas antes y después del paso del huracán Dorian muestran la devastación en la isla de Grand Bahama. La infraestructura de la isla han sido dañadas seriamente por el fuerte viento, la marejada ciclónica y las inundaciones.

Una vez más, el sur de Florida se salvó de un golpe directo de una monstruosa tormenta, pero una de nuestras islas vecinas ha sido devastado por el huracán Dorian.

El sur de Florida está intensificando sus esfuerzos para reunir donaciones y suministros esenciales para enviarlos en una flotilla de barcos y aviones a las Bahamas, en donde Marsh Harbour y Freeport han sido duramente golpeados. Ayudar a los necesitados es justamente lo que debemos hacer en estos momentos.

Sabemos que para nuestra isla vecina, una antigua mancomunidad británica que logró la independencia en 1973 y depende del turismo como actividad principal, no habrá agencia de emergencia FEMA o un gobierno central con muchos recursos listos para entrar en acción y ayudar.

Así que incluso antes de que la tormenta se alejara de las islas, los residentes del sur de la Florida empezaron a recolectar bienes y se ofrecieron a llevarlos a sus amigos bahameños. Bahamas no es un lugar lejano para nosotros. Los bahameños tienen raíces profundas en el vecindario Coconut Grove de Miami. La cadena de la isla es un destino favorito de nuestras embarcaciones y para aquellas personas que quieren pasar unas vacaciones exóticas pero cerca del Caribe.

El futuro de las Bahamas depende de cómo logre recuperarse de la destrucción causada por el huracán, un golpe que no recibía desde desde 1929.

La Junta Editorial del Miami Herald/el Nuevo Herald tiene una sugerencia sobre cómo iniciar rápidamente el enorme esfuerzo de recuperación de Bahamas.

Queremos recordar a las Bahamas que ya existe un plan para poder salir adelante después de la destrucción de un huracán.

Nosotros estabamos en una situación similar a las Bahamas el 24 de agosto de 1992, cuando el huracán Andrew arrasó el sur del condado. Dejó una destrucción inimaginable, muy parecida a lo que estamos viendo hoy en las Bahamas.

Instamos a los funcionarios de las Bahamas a que revisen el plan “We Will Rebuild” (Vamos a Reconstruir) del Condado Miami-Dade, el guion que ayudó a organizar, centralizar y enfocar nuestra recuperación y crear una organización de líderes comunitarios, religiosos y del sector privado (como los cruceros, la industria naval y las aerolíneas). El grupo se formó 10 días después de Andrew.

Estamos seguros que este plan también puede ayudar a guiar la reconstrucción de las Bahamas.

Los bahameños deben contratar a un director de “We Will Rebuild” y hacerlo responsable ante una junta directiva, que se encargará de aprobar los gastos mayores. La integridad debe ser primordial. La responsabilidad fiscal es una necesidad. Los contribuyentes necesitan saber que el dinero debe ser gastado exclusivamente para ayudar a recuperar a las islas.

Nuestro director fue Alvah H. Chapman, el ex editor del Miami Herald y presidente de los periódicos Knight Ridder. Chapman murió en 2008, pero esta comunidad tiene una gran deuda con él por sus esfuerzos en liderar la recuperación tras el paso del huracán Andrew.

Estas son las razones por las que esta estrategia podría funcionar: crear una asociación que tenga líderes comunitarios que estén apoyados por el sector privado y el gobierno, además de tener un liderazgo creíble y que demuestre una gestión confiable y responsable, para implementar un plan de acción universalmente aceptado. La transparencia, la rendición de cuentas, la supervisión adecuada fueron esenciales para que la reconstrucción masiva fuera todo un éxito.

Al principio el gobierno de las Bahamas estará abrumado. Pero no hay necesidad de crear un plan desde cero, solo tiene que examinar el plan “We Will Rebuild” y tomar en cuenta lo que necesiten.

Este plan también ofrece tranquilidad a los residentes, ya que presenta un plan específico para lograr el orden y recuperarse del caos total generado por el huracán. Fue muy importante que todos los sectores de la comunidad estaban trabajando en conjunto con un mismo objetivo. Este plan nos ofreció una luz al final de un túnel muy oscuro.

Esto es lo que los bahameños necesitan en estos momento, además de suministros esenciales y refugio donde pasar la noche. Es importante que sepan que su isla se levantará y renacerá aún más fuerte que antes.

  Comentarios