Editorial

EN NUESTRA OPINIÓN: Venezuela: en defensa de las víctimas

La opositora venezolana María Corina Machado habla durante una conferencia de prensa en Caracas, el miércoles. La Contraloría general de su país la inhabilitó en las elecciones parlamentarias del próximo diciembre.
La opositora venezolana María Corina Machado habla durante una conferencia de prensa en Caracas, el miércoles. La Contraloría general de su país la inhabilitó en las elecciones parlamentarias del próximo diciembre. Bloomberg

Senadores de España y de varios países latinoamericanos inician este miércoles una visita a Venezuela. A los parlamentarios les preocupan las inhabilitaciones aplicadas por el régimen de Nicolás Maduro contra dirigentes opositores, entre ellos la ex diputada María Corina Machado y los ex alcaldes Daniel Ceballos y Enzo Scarano.

Los senadores extranjeros, cuya visita fue anunciada el martes por la agrupación opositora Mesa de la Unidad Democrática, se dirigirán también a las prisiones donde están encarcelados los dirigentes antichavistas Leopoldo López y Daniel Ceballos. Asimismo planean reunirse con Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas, que se encuentra en prisión domiciliaria por razones de salud.

Leopoldo López está preso desde febrero del año pasado, cuando encabezó protestas en la calle contra el gobierno, y Daniel Ceballos, ex alcalde de San Cristóbal, fue detenido en marzo del mismo año y se encuentra preso en un penal civil en el estado Guárico.

La inquietud por el trato a los opositores en Venezuela y por las violaciones a los derechos humanos trasciende desde hace tiempo las fronteras del país sudamericano. A principios de junio, el ex presidente del gobierno español Felipe González llegó a Caracas para ayudar como abogado en la defensa judicial de López y Ledezma. Pero los chavistas montaron una campaña en su contra, Nicolás Maduro lo acusó de “intervencionismo” y al final el sistema judicial negó su participación como abogado y González tuvo que marcharse. Ahora, parlamentarios de varios países llegan a Venezuela para abogar por las víctimas de la represión política. Los argumentos del régimen chavista para justificar su actitud frente a la oposición son cada vez más endebles.

La inhabilitación impide a los afectados ocupar cargos públicos por un año. ¡Qué casualidad! Inhabilitan a dirigentes populares mientras el país se prepara para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. ¿Por qué? Porque no quieren que la gente vote por políticos que representan un desafío a un gobierno cuyo índice de aprobación se ha despeñado por un barranco.

Con las inhabilitaciones esperan eliminar las posibilidades de que los opositores ocupen cargos públicos. Esperan reducir las voces que se atreven a oponerse en la palestra política. Ese es el panorama que los senadores extranjeros encontrarán este miércoles en su visita a un país maltratado por un régimen que sigue un rumbo equivocado.

  Comentarios