Opinión Sobre Cuba

EDUARDO PADRÓN: Uno de los nuestros

Eduardo J. Padrón

Los padres, por supuesto, no estamos en este mundo para ver morir a un hijo. Se trata de una verdad hiriente, solo de traerla a colación. Los que nos dedicamos a la formación académica de las futuras generaciones, no debiéramos pasar por el trago amargo de ver a un estudiante de nuestras aulas preso en una mazmorra por oponerse a una ideología.

Desde el pasado mes de diciembre, día de Navidad para más señas, uno de los nuestros guarda prisión sin juicio, ni otros derechos procesales, por haber intentado un performance artístico de marcado perfil político en el emblemático Parque Central de La Habana.

Danilo Maldonado, de 32 años, grafitero conocido como El Sexto, tuvo la original idea de soltar en ese sitio dos puercos con los nombres de Fidel y Raúl –valga aclarar sin apellidos–, para que las personas allí transitando pudieran tratar de darles captura y luego celebrar la tradicional cena.

Danilo participó hace poco más de un año, junto a otros catorce coterráneos, en el programa Un solo pueblo, que el Miami Dade College patrocinó con la Fundación por los Derechos Humanos en Cuba. Estos muchachos, procedentes de la isla, fueron alumnos de nuestra institución durante todo un semestre, algo que no ocurría desde hacía más de medio siglo.

De entre todos ellos, esperanzados con una Cuba libre y democrática, recuerdo mucho a El Sexto, joven sencillo y sereno, no obstante su vocación y empeño de transformar la sociedad mediante el arte. Su mirada profunda hacía sentir ese arriesgado compromiso. Siempre muy agradecido por la experiencia que vivía en Miami donde no salía de su asombro ante tanta hospitalidad.

En la isla, la abuela de Danilo ha dicho valientemente a la prensa independiente que su nieto se encuentra en una situación deplorable en la prisión de Valle Grande: "Los días de visita, antes de salir a ver a sus familiares, desnudan a los reclusos y los someten a una revisión humillante, para que no puedan pasar ninguna nota o escrito que evidencie la situación".

A María Caridad, la abuela, le han advertido que no participe en eventos que se han realizado como apoyo a su nieto. Por supuesto que ha hecho caso omiso a las amenazas.

Entre nosotros, Danilo estudió sociología, computación, psicología, negocios e inglés. Le maravillaba saber que solo se necesitaban cinco estudiantes para crear una organización.

Hace poco fue merecedor del importante premio internacional Václav Havel a la Disidencia Creativa que concede la organización Human Rights Foundation, en la Ciudad de Nueva York, por su valentía e ingenio a la hora de desenmascarar las mentiras del totalitarismo, viviendo en la verdad.

Uno de los nuestros está injustamente encarcelado, unamos voces de todas las procedencias, para pedir que liberen a El Sexto.

Presidente del Miami Dade College.

  Comentarios