Opinión Sobre Cuba

Tres aniversarios en octubre: El Encanto, sus empleados y La Habana

Los ex empleados de la tienda El Encanto de La Habana celebran su reunión anual el 20 de octubre del 2013 en La Pequeña Habana. De izq. a der.: Mayda Sacerio, Jullie Arias Torrens, Julián Darío Miyares y Olga Miyares.
Los ex empleados de la tienda El Encanto de La Habana celebran su reunión anual el 20 de octubre del 2013 en La Pequeña Habana. De izq. a der.: Mayda Sacerio, Jullie Arias Torrens, Julián Darío Miyares y Olga Miyares. Archivo/El Nuevo Herald

Coinciden en este mes de octubre tres efemérides relacionadas con la herencia hispana.

Precisamente, una gran parte de la población del sur de la Florida pertenece a dicha herencia. Como es sabido Cuba fue el último territorio del hemisferio Occidental que obtuvo su independencia del colonialismo español cuyo final eslabón fue la Guerra Hispano-Cubana, sin que quedaran secuelas de odio hacia la Madre Patria y, por ende, hacia sus súbditos y posteriores inmigrantes, en la isla y que coadyuvaron con los cubanos en las diversas labores en beneficio personal y para el incipiente país.

Los hermanos José y Bernardo Solís García y su amigo Aquilino Entrialgo, procedentes de Asturias, fundaron una corporación bajo el rubro de Solís-Entrialgo y Compañía. S.A. para operar las tiendas por departamento nombradas El Encanto, las cuales adquirieron enseguida prestigio nacional e internacional, debido a su éxito empresarial y que en 1958, tenía seis sucursales y 11 agencias o franquicias en las más importantes ciudades de la isla así como oficinas de compras y propaganda en New York, París, Nápoles, Londres y otras ciudades europeas.

El infortunio de tan reconocida empresa llegó a su fin cuando en octubre de 1960, junto a otras entidades privadas cubanas, fue despojada a sus propietarios, lo que trajo consigo que varios empleados renunciáran a sus puestos y abandonaran Cuba y fueron a residir a España, Puerto Rico, Venezuela, México y varias ciudades de Estados Unidos. Otros empleados también se unieron a esta ya formada diáspora, manteniendo reuniones en distintos lugares para recíproco apoyo en momentos cruciales de sus vidas. Con el paso del tiempo se pudo contactar a un crecido número de tales antiguos empleados y se constituyó oficialmente la Asociación de Antiguos Empleados de El Encanto de Cuba, en 1980 lo que devino en la unión con un almuerzo de confraternidad y una “Misa de Recordación”, en el cuarto fin de semana del mes de octubre, que ha perdurado durante estos 40 años consecutivos.

Por consiguiente, este año se celebran tres efemérides, puesto que el 40 aniversario de la formación de la asociación de empleados en el exilio, será en un evento el domingo 27 de octubre, día que coincide con el descubrimiento de la Isla en 1492, y también el 500 aniversario de la fundación de la ciudad de San Cristóbal de La Habana.

Como parte de las celebraciones del 500 aniversario de La Habana, el Centro Cultural Cubano de New York invitó a la Asociación de Antiguos Empleados de El Encanto a un evento el 10 de abril de este año, en el Instituto Cervantes de esa ciudad, que pertenece a la Embajada Española, para exhibir un documental sobre El Encanto, en una conferencia demostrando la pujanza económica de la empresa privada cubana y como ejemplo el éxito comercial y cultural de esa empresa, orgullo de los cubanos.

No se puede pasar por alto que El Encanto, a través de su gerencia, quiso rendirle homenaje al ilustre escritor y periodista cubano José de Armas y Cárdenas, quien desde muy joven adoptó el seudónimo de “Justo de Lara” en sus escritos, nombre con el cual se instituyó en 1934 el premio a la excelencia periodística en Cuba, y que la Asociación de Empleados de El Encanto, trabaja arduamente para instituir en este gran país. Este periodista fue director del periódico The Sun y trabajó para el New York Herald. En 1912 fue nombrado a formar parte de la comisión para el tricentenario del natalicio de Williams Shakespare, único hispano con ese honor.

Consecuentemente la directiva de la asociación, además de los empleados, clientes, familiares y amigos, invita a la comunidad a unirse a ese fin de semana a los eventos en celebración de esos tres aniversarios. “recordar es vivir”.

Julián Darío Miyares es miembro de la Asociación de Antiguos Empleados de El Encanto de Cuba.

  Comentarios