Opinión Sobre Cuba

ELIÉCER ÁVILA: Guerra de pandillas en La Habana

La crisis económica, el deterioro de la calidad de la educación y la falta de incentivos a la juventud agravan la situación de las pandillas.
La crisis económica, el deterioro de la calidad de la educación y la falta de incentivos a la juventud agravan la situación de las pandillas.

Hace solo unos días, llegábamos mi esposa y yo en un almendrón al parquecito de La Ceiba que está justo antes del semáforo de Vía Blanca y Lacret, en La Habana. Ahí solemos bajarnos cuando regresamos a casa desde el Vedado en la línea de taxis colectivos que se dirigen a la Víbora.

Poco grata fue la sorpresa esta vez al encontrarnos casi en el medio de una guerra campal sobre la 1:00 de la madrugada. En la calle Bella Vista con la Vía Blanca de por medio, dos pandillas de niños en su mayoría (porque muchos no llegaban a ser ni adolescentes) se enfrentaban a piedras, palos, botellazos y algunos portaban machetes que medían lo mismo que su cuerpo.

Algunas parejas de enamorados que se encontraban en el parque, corrieron para evitar ser alcanzadas por la lluvia de objetos de todo tipo y en todas direcciones que estos pioneritos lanzaban unos contra otros con una frialdad espeluznante. En medio del bullicio, se escucha una voz del lado de Santos Suárez: “Lo partí, ¡c------!”. Un muchacho de los que “disparaba” desde el lado del Cerro al parecer intentó tomar por asalto al otro bando y cayó en medio de la vía con una pedrada en la cabeza justo delante de un camión enorme que accionó los frenos para no triturarlo y casi se vira de lado con un contenedor en su remolque. Varios carros ligeros también tuvieron que frenar bruscamente y accionaron sus bocinas, pero los contendientes parecían no escuchar absolutamente nada.

Continúa la disputa y ya hay una fila de autos esperando, pues temen pasar en medio de la artillería y cuando menos perder el parabrisas. Dos “rescatistas” desde el lado del Cerro se aventuran a recuperar al caído que intenta levantarse pero no puede. Sus compañeros los cubren arreciando el fuego desde una loma de escombros ubicada al lado del círculo infantil que les sirve de escudo y parque al mismo tiempo.

Líder del movimiento opositor Somos +

Siga leyendo esta columna en el diario online 14ymedio

  Comentarios