Opinión Sobre Cuba

GUILLERMO I. MARTÍNEZ: Las exigencias de Raúl Castro

El gobernante cubano Raúl Castro participa en la cumbre de la CELAC en Costa Rica, el jueves pasado. Castro divulgó una serie de exigencias para normalizar las relaciones con Estados Unidos.
El gobernante cubano Raúl Castro participa en la cumbre de la CELAC en Costa Rica, el jueves pasado. Castro divulgó una serie de exigencias para normalizar las relaciones con Estados Unidos. AP

Con el permiso de Willy Chirino, me parece que el gobernante cubano Raúl Castro le ha robado la letra de una de las mejores canciones del cantautor cubanoamericano para responderle a la propuesta del presidente Barack Obama para restablecer y tratar de normalizar las relaciones diplomáticas con Cuba.

Chirino escribió una canción con el estribillo: “Cada día te quiero más, te quiero más, te quiero más”.

Raúl, por su parte, le respondió a Obama esta semana con un discurso en el cual el estribillo bien pudiera haber sido: “Cada día te pido más, te pido más, te pido más”.

Y no debe sorprender la respuesta del hermano menor, hoy dueño y señor del gobierno cubano. No debe sorprender porque en realidad Cuba ya logró lo que quería –que Estados Unidos le diera la libertad a tres espías, que para Raúl son tres héroes– que habían sido declarados culpables de ser cómplices en el incidente en que aviones de combate de la aviación cubana derribaron dos avionetas de Hermanos al Rescate.

Debemos recordar que estos tres señores, a quien prefiero ni siquiera nombrar, fueron juzgados y declarados culpables del derribo de las dos avionetas, en el cual murieron cuatro cubanoamericanos. Ellos, los de Hermanos al Rescate, buscaban balsas en el Estrecho de la Florida con cubanos huyendo de la isla para poder indicar a los guardacostas americanos donde estaban para que pudieran ir a rescatarlos.

Para el mundo civilizado los tres espías eran unos asesinos, responsables de la muerte de estos cuatro cubanoamericanos. Para Cuba eran tres héroes.

Cuba logró que el presidente Obama canjeara a estos tres criminales por un espía americano en Cuba a quien pocos conocían. De paso el gobierno cubano prometió la liberación de 53 presos políticos y a Alan Gross, un americano encarcelado en la isla por haber llevado equipo electrónico a la comunidad hebrea en Cuba.

Estados Unidos ha puesto condiciones para normalizar las relaciones con Cuba. Por su parte, Cuba ha dicho una y otra vez que no está dispuesta a cambiar su forma de gobierno.

Y ahora Raúl ha agregado una nueva lista de demandas.

En un discurso durante la reunión de la Cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Raúl dijo que Estados Unidos debía levantar las sanciones (el embargo), devolver a Cuba la Base Naval de Guantánamo, y pagar una compensación por los daños y prejuicios ocasionados a Cuba por el bloqueo norteamericano a la isla. Ah, y por supuesto sacar del aire las transmisiones de Radio y Televisión Martí.

Creo que Raúl se quedó corto.

A su carta atrasada a los Reyes Magos debe agregarle que todos los cubanos en el exilio le pasen a Cuba todo el dinero ganado y las propiedades y negocios adquiridos desde que abandonaron la isla. Es lógico, como Cuba tiene la patria potestad de todas las personas nacidas en Cuba e inclusive el de las personas que han tenido la dicha de casarse con cubanos, o ser hijos o nietos de cubanos, todo lo que ellos también hayan obtenido durante su estadía fuera de la isla debe pertenecer al gobierno comunista de Cuba.

Después de todo, Cuba ha dado a todos sus ciudadanos una brillante capacidad para triunfar. Y esa capacidad también debe ser propiedad del estado cubano.

Ahora hagamos una pausa en esta larga y exagerada carta.

Hay que exagerar para entender mejor que todo lo que pretende el gobernante cubano son reclamos que no puede sustentar en negociaciones serias. Si Raúl Castro en verdad está dispuesto a negociar hay que ver primero lo que él está dispuesto a entregar. No es posible negociar con alguien que pide todo y rechaza dar nada.

Los cubanos en el exilio solo queremos libertad para nuestros hermanos en la isla, elecciones libres y pluripartidistas. Queremos libertad de expresión tanto en medios escritos como en la radio, la televisión y la internet. Y queremos un gobierno honesto sin comunismo. Recuerden que ya quedamos pocos de los que salimos de Cuba huyéndole al comunismo. No queremos mucho para nosotros. Pero sí para nuestros compatriotas en la isla.

Al gobierno norteamericano le recordamos el viejo refrán que dice: Ante el vicio de pedir, está la virtud de no dar.

Si Cuba en realidad está dispuesta a negociar seriamente, Estados Unidos y todos a los que nos interesa el bienestar de Cuba debemos prestarle atención. Pero si insisten en hablar boberías, entonces no vale la pena perder el tiempo.

El autor reside en el sur de la Florida.

Guimar123@gmail.com

  Comentarios