Opinión Sobre Venezuela

Y critican la cuarta república, qué descaro

La Fiscal General de la República de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, luego de un tiempo de no fijar posición ante los hechos que acontecen en el país, se presentó ante la opinión pública.

El solo conocer de su posible comparecencia causó revuelo entre los parroquianos, pero solo se supo a través de un tuit.

Ellos ante los gravísimos hechos que acontecen en el país esperaban el anuncio sobre la apertura de investigaciones para el esclarecimiento sobre la imputación realizada por las autoridades norteamericanas al vicepresidente Tareck El Aissami y la adquisición y traslado de comidas desde el extranjero denominadas “bolsas CLAP”, entre muchos.

La razón es la aprobación del informe correspondiente a “La Comisión por la Justicia y la Verdad” fundada en 2013 sobre supuestas violaciones de los derechos humanos en Venezuela durante la denominada cuarta república (1958-1998).

Apunta la nota digital de la funcionaria en cuestión que se detectaron 10,071 personas a quienes se les violaron sus derechos por el terrorismo de estado, 283 desaparecidos y 173 víctimas sin identificar.

Cuatro años para evacuar tan inconsistente documento demuestra que intentan desviar la atención del pueblo sobre los graves problemas sociales que afectan al ciudadano común a diario.

Es tal la desesperación del gobernante colombo-venezolano al ver bajar su preferencia entre los venezolanos que apela a cualquier contenido. El hambre del pueblo supera cualquier tramoya, convirtiendo estas en torpe y vaga ilusión.

Ante la poca credibilidad de este y otros informes, la fiscal general debería confrontar las estimaciones anuales dadas por el Observatorio Venezolano de la Violencia, las cuales se cumplen por el transcurrir de ese año con poco margen de error estadístico y que en 2016 arroja la bochornosa cantidad aproximada de 29,000 muertos en manos del hampa.

Siguiendo el procedimiento comparativo, al desempeño actual de la materia terrorismo de estado, los comunistas han superado con creces la evaluación local al ser ubicada Venezuela de 25 muertes violentas en 1999 por cada cien mil habitantes a 90 por igual cantidad en el 2016.

El OVV en angustiantes clarinadas reporta el avance de la impunidad cuyo indicativo se muestra por encima del 95 porcentual de los hechos criminales.

Medios de comunicación reportan 259,446 muertos en manos del hampa en 17 años de mandato chavista, mientras el gobierno a la par anunció 22 planes de seguridad con sus respectivos abultados presupuestos.

En otras materias que requieren atención inmediata desde hace más de una década y que han sido vistas con desdén ciudadano sus soluciones reflejan los medios televisivos norteamericanos reportajes que demuestran como los venezolanos comen solo en algunas oportunidades dos veces al día.

Los niños mueren por desnutrición y los padres desesperados venden su descendencia al verse imposibilitados alimentarlos.

El hospital ícono en pediatría El J.M. de Los Ríos referido nacional ubicado en Caracas, según dictamen técnico de destacados profesionales de la Universidad Simón Bolívar, entre ellos solo identificó por necesidad de espacio, Zaida Sierra y Rodrigo Mijares indica que en los últimos treinta años años brindaban atención a 100,000 pacientes y hoy solo atienden a 3,800 ingresos. Las solo 160 camas de cuatrocientos veinte están aptas y en materia de cirugías es cada vez menor su práctica.

Si nos referimos al tema macroeconómico, el profesional y diputado José Guerra señala la inflación en 550% en el 2016. También pronostica para este año 679.3 porcentual y muestra para solo el mes de enero del 2017 una cifra récord de 18.7 de igual nomenclatura.

Venezuela requiere de ejecutantes en la calle que militen como soldados en la defensa de las libertades y la democracia. Debemos eliminar los panfletarios textos de extrañas enseñanzas educativos y retomar la palabra de Simón Bolívar: “Moral y luces son nuestras primeras necesidades” . Bienvenidos los seres de buena voluntad; es preferible ser tierra de Babel que reducto de asesinos pillos y seres del mal vivir.

Director de Venenoticias.

  Comentarios