Opinión Sobre Venezuela

MANUEL CORAO: Clamor mundial por la paz de Venezuela

La presencia en tierra del Libertador Simón Bolívar de los premios Nobel de Paz, el centroamericano Oscar Arias, 1987; el europeo Lech Walesa, 1983; y Naomi Tutu, hija del galardonado arzobispo africano Desmond Tutu, 1984; para pregonar el sentir de los pueblos libres del mundo por la pacificación en Venezuela, acrecienta en los nacionales sus ansias de libertad y justicia para su sometida patria.

El Secretario Ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús Torrealba, indica que la renta en los últimos 12 años es superior a ochocientos mil millones de dólares.

El estado de calamidad social en el cual hoy se encuentran sus ciudadanos es una clara demostración del uso indebido y corrupto de la renta petrolera, la cual provee hoy por hoy casi el cien por ciento de sus ingresos.

Bien podríamos analizar las causas de tal perverso acontecimiento que llevó a la hambruna y la casi total ausencia de medicina y servicios, pero destacados profesionales de la economía han aportado conocimientos para esgrimirlas con acierto.

Además han dado un paso delante de la crisis vigente y sugieren casi al unísono gremial recomendaciones bien fundamentadas para salir del despeñadero económico que amenaza llevar los venezolanos a un foso de donde saldrán solo luego de varios quinquenios de incertidumbre.

Es así como en el 2015 cierra con una inflación de 180.9% a nivel nacional, conforme el instituto emisor, estadística nunca antes mostrada. Empresas financieras independientes informan que el ascenso en los precios supera el doscientos porcentual.

En cuanto al índice de precios, el poco creíble Banco Central de Venezuela reporta que Ciudad Guayana, 212%, y Barquisimeto, 224%, son los suburbios con mayor costo de vida. Le siguen de menor a superior definición; Maracaibo (157.4%), Caracas (159.7%) San Cristóbal (186.3%), Maracay (187.4%), Valencia (194.9%), Mérida (198.0%) Barcelona-Puerto La Cruz (202.9%), Maturín (207.8%).

En este territorio hispanoamericano las proposiciones formuladas por el gobierno nada nuevo traen, incluyendo el decreto económico tan cacareado desaprobado por la Asamblea Nacional.

Es paradójico observar que el tribunal supremo delinque al deliberar políticamente violación de procedimientos indicados en la ley para la designación de magistrados, y la asamblea de los representantes del poder originario corrige el entuerto en justicia ante la negativa de los jueces.

Los votantes han manifestado enérgicamente ser fieles al legajo constitucional y en pleno ejercicio de sus derechos han decidido cambiar la conducción del país, reanudando su andar por los caminos de la democracia al descartar los empedrados vericuetos del autoritarismo. Al elegir nuevos diputados el pasado diciembre, reclaman hoy sin desvío ni pausa la salida del explotador Maduro.

Quienes consideren que producto de un ardid inventado en palacio lograrían hacer olvidar a los desamparados vecinos de tal fin, terminarán rindiendo cuentas en resguardado carcelario. La solución es pacífica y legal, por ahora.

Naomi Tutu, en representación de su padre, el obispo Desmond Tutu, expresó su complacencia y urgió la libertad de los presos políticos, el respeto por los derechos humanos y ser demócratas íntegros.

Por su parte Lech Walesa, ex presidente polaco, ofreció su mediación para lograr que gobierno y oposición se sienten a buscar soluciones. Walesa considera que una sustitución en el modelo de gestión abonaría posibilidades ciertas de soluciones. Advirtió el dirigente social su temor por una guerra civil en Venezuela, lo cual no justifica ni desea.

En la intervención de Oscar Arias en la Asamblea Nacional expuso tópicos como inseguridad, asistencia hospitalaria, medicamentos, hechos de corrupción, administración indebida de ingresos, gobernabilidad, amor al pueblo por encima del poder, y libertad de presos políticos, entre otros.

No dudó Arias en plantear la salida del mandatario en tiempo perentorio al expresar que el pueblo se había manifestado ya en las urnas por un devenir diferente.

Escuchar a estos dignatarios es como oírse uno mismo o al vecino. La problemática de Venezuela es del conocimiento del mundo como también lo es su tragedia social y quienes las causaron.

Maduro Moros debe ausentarse del mando conferido. Pero si de imponerles las armas se trata para irrespetar al pueblo, es válido también pedir auxilio a los defensores de la democracia apertrechados con las armaduras de la razón. El pueblo harto del comunismo puede ser pasto de la violencia.

Director de Venenoticias.

  Comentarios