Opinión Sobre Venezuela

MANUEL CORAO: Mendigos sí, pobres no

El presidente Nicolás Maduro de Venezuela se dirigió a la nación conforme establece la Constitución para rendir cuenta de su gestión durante el 2014. Ello en medio de una severa crisis social que amenaza la gobernabilidad de sus coterráneos. Lejos de conciliar y aportar fórmulas de alivio, parece más una proclama; el nivel de pobreza en el cual está sumida la población será superado para pasar a la mendicidad con el beneplácito del comunismo al mando.

Todo viejo, nada nuevo. Seguirá la inflación galopante, la disminución adquisitiva de la moneda, el desabastecimiento, petróleo por debajo de cuarenta, nada de dólares y el hampa con los corruptos haciendo de las suyas.

Dictaminó que los procesos de cambio sobre monedas externas se mantendrán entre 6.50 para unos por dólar americano y para otros no se determinó, mientras intenta aumentar el precio de la gasolina. La devaluación por venir asusta.

Maduro torpe e incoherente ya no da para más; y mirando el infinito ruega: “Dios proveerá”.

Antecede esta cita el periplo realizado por el gobernante en diversas regiones del mundo incluyendo los estados miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

La gira no llenó las expectativas planteadas al negarse los aliados asiáticos y rusos otorgar nuevas líneas de financiamiento, sobre todo al comprobar que los anticipos efectuados en el pasado fueron utilizados en fines diferentes al proyecto inicial acordado. Nadie cree en Maduro Moros.

Un líder cuya intención es conducir a la pluralidad en libertad, a estas alturas corrige el rumbo dando manifestaciones claras de conciliación nacional.

También recurre a organismos multilaterales para buscar empréstitos supervisados a largo plazo con intereses blandos que le permitan mitigar las necesidades de insumos elementales motivando las inversiones con garantías jurídicas para todos.

Desvincularse de políticas chavistas de expropiaciones le permite acezar a incentivos de gran necesidad en la actualidad.

La presentación de cuentas deja claro que continuará por el mismo rumbo iniciado por Hugo Chávez; llevar a los venezolanos a comer solo de la mano del mandador a cambio de la sumisión que les permitirá obtener dádivas del sistema.

Los anuncios hechos son simplemente más de lo mismo. En la práctica, ejercicio autocrático del poder; eliminación de la clase media por ausencia de puestos de trabajo; nivelación de las estratos socioeconómicos por los niveles de menores ingresos D y E; sustitución del capital privado por el de estado dirigido por un sector corrupto; como por igual el reemplazo del estado de derecho a través de la represión policial y judicial por ausencia de jueces naturales.

Las estadísticas de los últimos años en comparación con decenios anteriores al fin de siglo nos muestran la verdadera intención del socialismo del siglo XXI. Con mayores recursos es incomparable la transformación en políticas públicas.

Desde1958 al 98 en materia de homicidios por cada 100 mil habitantes era de 9 el monto. A partir de 1999 al 2012, 275. La inseguridad en robos, asaltos, violaciones y heridos estuvo signada por el aumento de víctimas y ausencia de planificación preventiva. Es por ello que, afirmo, la acción del hampa es una meta del estado opresor para someter al ciudadano en sus hogares ante el temor.

La vivienda es un bien esencial por ser el asiento del núcleo familiar por largos periodos de vivencias comunes. En un lustro tomados para la muestra 1997 estos son los indicativos poblacionales.

Casa urbanización: 10%, Apartamento: 37%, Bloque: 30%, Casa/Barrio: 23%.

Para 2007 esta era la situación la cual muestra desmejoras: Casa urbanización: 10%, Apartamento: 20%, Bloque: 18%, Casa/Barrio: 52%.

En cuanto al promedio anual de consumo de carne de 1959 al 98 era 19.52 kg por habitante. Desde la revolución imperante ya dieciséis años del 99 a 2012, 14,45 kg por persona. Igual acontece con la leche: 1959-1998, 80.88 lt por habitante. De 1999 hasta el 12, 31.79 lt por residente.

Inmiscuidos burócratas que solo saben gastar lo que hay y no se esfuerzan por reponer lo que no habrá, son los invasores aliados con los asaltantes del Caribe a quienes les tomó por sorpresa la baja de los precios del petróleo. Conscientes de no ser recibidos en otras latitudes como consecuencia de los desmanes cometidos, regresan de la travesía para someter el vecindario utilizando su capacidad de fuego y complicidad con magistrados en los poderes.

Huyen hacia delante mientras intentan recuperar los seguidores que se alejaron. Los otrora militantes solo cuando los requieran la sociedad civil y las Fuerzas Armadas darán un paso al frente para salvar Venezuela.

Diosdado Cabello, carnal circunstancial de Maduro Moros, al sentirse acorralado por los requerimientos de respuestas por tan desacertada retórica, incidió un enunciado que refleja el ejercicio dictatorial: “En revolución no hay paquetes económicos”, condenó. No esta en su ánimo tomar medidas que aplaquen las calamidades de la plaza en las colas.

Director de Venenoticias.

  Comentarios