Trasfondo

Seguro ha oído del bullying. El acoso entre mujeres también existe, el wollying, y va en aumento

‘Wollying’: las mujeres también acosan

El acoso entre mujeres, de todas las edades, se ha ido incrementando durante los últimos años, al punto que ya tiene un término propio: wollying, la combinación de las palabras en inglés de mujer (woman) y acoso (bullying).
Up Next
El acoso entre mujeres, de todas las edades, se ha ido incrementando durante los últimos años, al punto que ya tiene un término propio: wollying, la combinación de las palabras en inglés de mujer (woman) y acoso (bullying).

Cuando Rebecca Sedwick, de 12 años, decidió en el 2013 subirse a la plataforma de un planta de cemento abandonada en Lakeland, al centro de la Florida, y lanzarse al vacío, llevaba más de un año siendo acosada y recibiendo burlas online.

Investigaciones posteriores identificaron a un grupo de al menos 15 compañeras como las acosadoras de Sedwich, quien recibió un sinnúmero de mensajes llenos de odio, insultos y sugerencias a que acabara con su vida. Uno incluso le decía “bebe cloro y muere”.

El acoso entre mujeres, de todas las edades, se ha ido incrementando durante los últimos años, al punto que ya tiene un término propio: wollying, la combinación de las palabras en inglés de mujer (woman) y acoso (bullying).

Para la reconocida psicoterapeuta Sheila Morataya, el fenómeno del wollying ha crecido precipitadamente con el surgimiento y popularización de las redes sociales, debido a que da la aparente libertad de expresar cualquier pensamiento por no tener a las personas frente a frente.

Adicionalmente, estas plataformas permiten a sus usuarios actuar en el impulso del momento.

Morataya, conocida como la “coach del pueblo”, explicó que el acoso entre mujeres se basa en la envidia y una falta de autoestima. “Hay una falta de seguridad en una misma porque la autoestima se debe sentir en la entraña, es como la firma del alma, lo que te impulsa a saber que mereces lo que mereces”.

El acoso entre mujeres, de todas las edades, se ha ido incrementando durante los últimos años, al punto que ya tiene un término propio: wollying, la combinación de las palabras en inglés de mujer (woman) y acoso (bullying).

La asesora de vida indicó que cuando la mujer carece de autoestima y de valores, entonces puede convertirse en victimaria de otras féminas al llenarse de miedo porque esa otra persona representa lo que se quiere o anhela. “Hay mujeres que definitivamente por llegar a un lugar no les importa pasar encima”, dijo.

31 por ciento de los casos de maltrato abusivo repetitivo en el trabajo es realizado por mujeres.

Este fenómeno no solo se ve en las escuelas. De acuerdo con el más reciente estudio del Instituto de Acoso en el lugar de trabajo, 31 por ciento de los casos de maltrato abusivo repetitivo en el trabajo es realizado por mujeres. Y el objetivos de ellas son principalmente las mujeres (68 por ciento).

En cambio en el caso de los hombres –que son responsables del 69 por ciento de los abusos laborales– sus víctimas suelen ser personas de ambos sexos por igual: 57 por ciento hombres y 43 por ciento mujeres.

Durante una visita a Miami para promover su libro El espejo: ámate tal como eres, Morataya resaltó que la importancia que tienen los papás en la autoestima de sus hijas, que luego se convertirán en mujeres.

Un grupo de mujeres que querían lograr los mismos objetivos que yo, hicieron alianza para sacarme [del mercado]

Sheila Morataya, psicoterapeuta y víctima de abuso

“En nuestra cultura hispana, los hombres no han asumido completamente el rol (...) el papá ha estado muy ausente, ha maltratado mucho a las mujeres, o ha tenido mucho éxito y se han ausentado emocionalmente porque no tienen tiempo”, explicó.

La misma Morataya ha sido víctima del wollying. Contó que sufrió maltratos cuando era modelo profesional en El Salvador, pero nada se comparó a la pesadilla que vivió cuando hace cuatro años empezó a ejercer como psicoterapeuta y asesora de vida en Houston, Texas.


“Un grupo de mujeres que querían lograr los mismos objetivos que yo, hicieron alianza para sacarme [del mercado]”, relató la “coach del pueblo”, quien agregó que sufrió una campaña en las redes sociales de desprestigio. Le escribían que era una “abusadora de mujeres”, “estás gorda”, “aplícate a tus dietas y baja de peso”.

“Eso me golpeó mucho”, reconoció Morataya, quien fue acosada de niña y abusada sexualmente por un tío.

A raíz de este acoso, la salvadoreña decidió cerrar sus cuentas de redes sociales por un tiempo, pero asegura que ya lo ha superado tras un proceso psicoterapeútico. Esta es en parte las razones que la han motivado a adentrarse en el tema del wollying.

¿Eres víctima de acoso?

Para las mujeres que crean que son vulnerables a acoso, Morataya les aconseja que se exponga, se atrevan a hacer cosas diferentes y salir de su zona de confort. “Aprende a desarrollar la piel de lagarto porque el mundo es el mundo”.

También les recomienda que investigue profundamente los grupos a los que se afilia. “Siempre vas a tener un nicho en el que te vas a sentir mejor y estar en tu nicho te va a nutrir para salir de allí”.


Pedir ayuda a un psicoterapeuta es otra opción para que las ayude a conectar con su valor, su autoestima, “belleza única e irrepetible”.

¿Eres una victimaria?

En cambio, para las mujeres que se la pasan acosando a otras, Morataya les aconseja que “vuelvan a su infancia” para determinar si alguien les hizo daño o si hay algo que no está resuelto. “Es la niña herida la que se está vengando porque en la esencia femenina hay nobleza. Nosotras somos la que traemos la armonía a la sociedad”.

La “coach del pueblo” les manda el mensaje de que hay que “luchar por desatar esos nudos para sanar realmente y hacer mas alianza”.

El libro El espejo: ámate tal como eres que se puede conseguir por Amazon.

Siga a Johanna A. Alvarez en Twitter: @jalvarez8.

¿Cómo se manifiesta el wollying?

Presenciamos el wollying prácticamente todos los días con comentarios llenos de veneno y críticas destructivas, pero qué criticamos específicamente las mujeres.

▪ El aspecto físico. Si es muy gorda, muy flaca, alta, bajita, voluptuosa o no tiene curvas.

▪ Cómo se muestran al mundo. La ropa, el peinado o el tinte de cabello, los accesorios, maquillaje (sea por ponerse mucho o poco).

▪ Las elecciones de vida. Si está soltera o casada, si tiene (muchos) hijos o no tiene ninguno, cómo crían a esos hijos, la pareja que tienen, si trabajan o no.

▪ La conducta individual o personalidad. Si es muy habladora o callada, lo que comen o no comen, cómo se relacionan con el sexo opuesto.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios