Trasfondo

Cómo resolver los problemas de Centroamérica, el foco de una cumbre en Miami

El ex pandillero Jess “Chuy” Lanza trabaja con su mamá en un negocio de hamburguesas en Tegucigalpa, Honduras. El es uno de los beneficados de un programa de ayuda para estudios de la USAID.
El ex pandillero Jess “Chuy” Lanza trabaja con su mamá en un negocio de hamburguesas en Tegucigalpa, Honduras. El es uno de los beneficados de un programa de ayuda para estudios de la USAID. pfarrell@miamiherald.com

Presidentes regionales, miembros del gabinete de EEUU, el vicepresidente Mike Pence e importantes funcionarios mexicanos se reunirán en Miami esta semana para discutir algunos de los problemas más graves que plagan a El Salvador, Guatemala y Honduras, el trío de países que integran el maltrecho Triángulo Norte de naciones centroamericanas.

El narcotráfico, la violencia de las pandillas y un sinnúmero de delitos ya han causado en la zona una destrucción indescriptible, con un saldo de 50,000 asesinatos en los últimos tres años y esa inseguridad –combinada con una corrupción cada vez mayor y la falta de oportunidades y de desarrollo economico– ha provocado que una enorme cantidad de los habitantes de esos países escapen en busca de salvación. Muchos de ellos han terminado en Estados Unidos.

La Conferencia sobre Prosperidad y Seguridad, que tendrá lugar el jueves y el viernes de esta semana, fue organizada de forma conjunta por EEUU y México, países enormemente afectados por el narcotráfico, el crimen organizado y las rutas de contrabando humano.

“Que sea México el otro patrocinador de la conferencia resulta algo crucial, ya que es un aliado importante, además de que comparte el interés en mejorar las condiciones en América Central”, dijo el lunes John S. Creamer, subasistente del secretario de Estado, cuyo portafolio incluye Cuba, México y Centroamérica. “Hace falta un liderazgo fuerte por parte de EEUU, México y otros países para enfrentar todos los retos que hay en la región”, agregó Creamer.

Aunque el presidente Donald Trump ha criticado duramente a México por su débil e inefectiva frontera y más de una vez ha amenazado con construir un muro a lo largo de la zona, la conferencia es un indicio de que el secretario del Departamento de Seguridad Territorial (DHS), John Kelly, considera a México como un aliado potencial en los esfuerzos para acabar con la inmigración ilegal y cree que la seguridad en la frontera realmente comienza a 1,500 millas al sur de EEUU a lo largo de la frontera de México con sus vecinos centroamericanos.

Durante un reciente viaje a Guatemala de Kelly, un funcionario del DHS dijo que Kelly declaró: “Nunca habrá prosperidad sin seguridad y no se puede tener seguridad sin prosperidad. La gente huye de América Central por la falta de oportunidades económicas y experimenta grandes niveles de violencia en sus comunidades”.

La conferencia espera echar a andar un programa llamado Alianza para la Prosperidad, que empezó en el 2014 durante el gobierno de Obama y cuyo objetivo es acabar con la emigración centroamericana mediante el desarrollo económico y las mejoras en la seguridad. Los programas, creados por los tres países del Triángulo Norte, son financiados con dinero local, instituciones multilaterales y $750 milliones que el gobierno estadounidense se comprometió a dar.

La mayoría de los analistas opinan que es difícil valorar el impacto de la Alianza, y señalaron que el dinero solo se comenzó a distribuir hace relativamente poco, mientras por su parte, los críticos cuestionan si se ha dado demasiado enfásis a las leyes y no se ha enfatizado lo suficiente los programas económicos y sociales.

La conferencia se celebra justo en momentos en que la administración Trump propone drásticos recortes de fondos para el año entrante en el Departamento de Estado y USAID . Algunos líderes de los programas de educación para jóvenes en Centroamérica dijeron estar preocupados sobre el futuro de los programas si el Congreso no devuelve parte del dinero al presupuesto.

Más del 80 por ciento de los primeros graduados del programa YouthBuild han encontrado empleo, iniciado un negocio pequeño o regresado a la escuela para continuar estudiando.

Funcionarios norteamericanos han dicho que la conferencia de alto nivel level no debe considerarse como una “conferencia de donantes”, a pesar de que el gobierno ha dejado bien claro que piensa que México debe tener más responsabilidad en cuanto a la seguridad y la emigración en la región.

Eric Olson, vicedirector del Programa Latinoamericano del Centro Woodrow Wilson, en Washington, D.C., dijo que tanto el gobierno de Obama como ahora el de Trump han tenido como meta “alentar el compromiso de México en Centroamérica y, por consiguiente, que sea menor la participación norteamericana”.

Históricamente, México no le ha dado prioridad a Centroamérica, dijo Olson. “Hay cierto grado de decepción entre los americanos en lo que respecta al papel que tendría México en todo”, apuntó Olson.

Dada la experiencia de Kelly como ex jefe del Comando Sur, la representante demócrata de Nueva York Yvette Clarke dijo que le parecía que EEUU podría tratar de enfatizar demasiado la seguridad en la frontera.

“He estado sumamente pendiente del comportamiento del secretario Kelly, ya que siendo un ex militar, lleva a cabo su trabajo de un modo más militarizado que civil, en vez de hacerlo de una forma más diplomática, enfocándose en los derechos humanos”, dijo Clarke.

“Más que nada, se trata de una militarización”, dijo por su parte un funcionario de DHS.

Doris Meissner, directiva del Instituto de Política Migratoria y quien trabajó como comisionada del Servicio de Inmigración y Naturalización bajo la presidencia de Bill Clinton, dijo que una ventaja es que Kelly trabajó en la Alianza para la Prosperidad durante el mandato de Obama, así como también que está a favor de un enfoque múltiple.

El vicepresidente Pence tendrá a su cargo el discurso de apertura del jueves y sostendrá una serie de reuniones bilaterales en la conferencia con el presidente Salvador Sánchez Cerén de El Salvador, el presidente hondureño Juan Orlando Hernández y con el de Guatemala, Jimmy Morales.

El secretario de Estado Rex Tillerson, el secretario de Comercio Wilbur Ross, el secretario del Tesoro Steven Mnuchin y el asistente del secretario de Estado para Leyes Internacionales sobre Narcóticos William Brownfield compartirán con sus colegas de México, el secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray, el ministro de Finanzas José Antonio Meade y el secretario del Interior Miguel Ángel Osorio Chong.

  Comentarios