Trasfondo

A la ‘Ballena azul’ se suma otro juego macabro online que induce a los adolescentes al suicidio

Algunos de los peligrosos retos del juego “Ballena azul” que se promueve en las redes sociales.
Algunos de los peligrosos retos del juego “Ballena azul” que se promueve en las redes sociales.

Cuando Maylen Villamizar encontró a su hija de 13 años sin vida en su casa en Cúcuta, Colombia, la invadió la desesperación de entender qué había llevado a su niña menor a suicidarse. Entonces recordó los últimos encuentros entre ellas y empezó a atar los cabos. Todo había comenzado con una pregunta: “Mamá, ¿existen las ballenas azules”.

Desde marzo, un juego online llamado ‘la Ballena Azul’ se ha popularizado entre adolescentes de todas partes del mundo y ha encendido las alarmas de varios países, en su mayoría hispanoamericanos, por haber dejado cientos de víctimas mortales. Solamente en los últimos cuatro meses, se han reportado muerte de jóvenes en Argentina, Brasil, Chile, España, Paraguay, Uruguay, Venezuela y Colombia, con el caso de Maylen Lisseth, la hija de Villamizar.

“Te toca jugar la Ballena Azul. ¿Te atreves?”. Así empiezan algunas publicaciones encontradas en las redes sociales sobre este juego que incita a una serie de 50 peligrosos retos diarios cuyo motivo no es la superación personal, sino que los adolescentes se hagan daño físico y terminen suicidándose. Los retos van desde hacerse cortes en diferentes partes del cuerpo, mantenerse en equilibrio con un pie al borde de un lugar alto durante 22 minutos y el último, “tomar tu vida”.

El creador de la ‘Ballena Azul’, Philipp Budeikin, un ex estudiante de psicología ruso de 21 años, ha explicado que el juego busca “limpiar a la sociedad de aquellos que le harían daño”. Budeikin, detenido desde noviembre pasado en Rusia, califica a estas personas de “residuos biodegradables”.

Los retos van desde hacerse cortes en diferentes partes del cuerpo, mantenerse en equilibrio con un pie al borde de un lugar alto durante 22 minutos y el último, “tomar tu vida”.

Y este no es el único juego de este estilo. Varios medios han reportado recientemente de otro juego llamado Abecedario del Diablo, que desafía a jóvenes a provocarse heridas. Además, autoridades rusas estiman que de 2013 a 2016, se crearon al menos ocho “grupos de la muerte”, grupos privados en las redes sociales con un administrador que da peligrosas tareas y que, según una investigación del periódico ruso Nóvaya Gazeta, provocó la muerte de más de un centenar de jóvenes entre noviembre de 2015 y abril de 2016.

Al momento, la policía de Miami-Dade no ha recibido reportes de casos relacionados con estos juegos en la región, pero es imposible predecir que el sur de la Florida vaya a permanecer inmune a esta moda que parece seguir expandiéndose, sobre todo por la fuerza de las redes sociales.

El psiquiatra pediátrico Fernando Pino explicó a el Nuevo Herald que los adolescentes recurren a este tipo de juego debido a que tienen sentimientos de “inseguridad y de aislamiento” que hacen que las redes sociales se conviertan en su sistema de apoyo.


“El efecto puede ser el mismo que el que se produce en los yihadistas”, resaltó Pino, quien es director de la Unidad de adolescentes del Larkin Community Hospital en Miami. En ambos casos, las redes sociales son utilizadas para lavarles el cerebro a los jóvenes con el mismo resultado: el suicidio.

Por su parte, Jill Ehrenreich-May, profesora de psicología de la Universidad de Miami, indicó que la moda de estos juegos puede deberse en que los adolescentes, en general, tienen problemas para conceptualizar las consecuencias a largo plazo de sus actos y por esto, se enfocan solamente a las gratificaciones inmediatas. “Los adolescentes siempre han sido de esta manera, sin importar las redes sociales”.

Ehrenreich-May destacó además que al mismo tiempo, los adolescentes han crecido habituados a un mundo virtual e irreal que les permite tener una especie de ser imaginario, como cuando le disparan a personas en videojuegos.

“Los adolescentes no tienen la capacidad de discernir entre el peligro del mundo digital y el real. A esas edades son muy manipulables”, resume por su parte Germán Peña, un especialista en redes sociales colombiano. Esto recuerda el caso ocurrido en el 2014 de dos niñas de 12 años de Wisconsin que apuñalaron 19 veces a una amiga de la misma edad para intentar impresionar a un personaje ficticio de Internet llamado “Slenderman”.

¿Cómo evitar que mi hijo sea una víctima?

Ante la popularidad del juego y la facilidad de jóvenes de ser incitados a estos retos, los padres pueden sentir una fundamentada preocupación de que sus hijos adolescentes puedan ser susceptibles a la Ballena Azul u otra de sus similares.

Por esto, el psiquiatra pediátrico Pino les recomienda que permanezcan vigilantes a los lugares online que sus hijos frecuentan. Esto puede conllevar ciertas dificultades debido a que muchos adolescentes utilizan métodos para no dejar evidencia de sus actividades en las redes sociales, ya sea teniendo un “finsta” (una cuenta falsa que solo puede ver con sus amigos más cercanos) o aplicaciones ocultas como Calculator% o Vaulty.

Los adolescentes no tienen la capacidad de discernir entre el peligro del mundo digital y el real. A esas edades son muy manipulables

Germán Peña, especialista en redes sociales

En el caso de Villamizar y su hija en Colombia, la niña de 13 no tenía un celular propio y usaba el de su madre de vez de en cuando. Sin embargo, al momento de su muerte tenía tres cuentas de Facebook de las que su madre no tenía conocimiento.

Por su parte, la psicóloga Ehrenreich-May tiene un principal y sencillo consejo: si ves algo que te preocupa, la respuesta a qué hacer es siempre que debes preguntar. “El truco con niños es cómo preguntar, no si debes o no preguntar”, remarcó.

La profesora de UM explicó que muchos jóvenes que terminan hiriéndose a sí mismo sienten que nadie les está prestando atención. “La mayoría de las personas se sienten luego aliviadas de compartir lo que les está pasando y de ver que alguien más está preocupado por ellos y ha notado que no están bien”.


Y, ¿qué recomienda un padre que acaba de perder a su hijo? Villamizar ha pedido a los padres que “se informen, que sepan responder ante las preguntas de sus hijos, que les enseñen a quererse, a entender que hay mucha gente buena” en una entrevista en Radio Caracol.

Apartando las razones que pueden motivar a adolescentes a iniciarse en estos peligrosos juegos, el suicidio es una preocupación en Estados Unidos, al ser la segunda causa de muerte entre personas de 10 a 34 años, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Siga a Johanna A. Álvarez en Twitter: @jalvarez8.

La reportera y editora de el Nuevo Herald Sarah Moreno contribuyó a este reportaje

Síntomas de que su hijo adolescente es susceptible a ser víctima de estos juegos:

Es normal que los adolescentes no compartan con sus padres hasta el más mínimo detalle de su vida y de sus sentimientos, pero el psiquiatra Fernando Pino recomienda a los padres que busquen ayuda profesional si notan estas señales en su hijo:

▪ Sufre de depresión.

▪ Tiene cambios de comportamiento, se pone más rebelde o irritable.

▪ Disminuye las calificaciones escolares.

▪ Se aísla de la familia y los amigos.

▪ Comienza a hablar de suicidio.

  Comentarios