Trasfondo

El caso Weinstein, la trastienda del Hollywood más oscuro, para algunos una conspiración de silencio

Combo de fotografías de archivo que muestran, desde la izquierda, al productor de cine Harvey Weinstein, y las actrices Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie. Las actrices estadounidenses Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie se sumaron hoy a las acusaciones de acoso y abuso sexual contra el productor de cine Harvey Weinstein que han destapado recientemente varias publicaciones y que se habrían producido supuestamente a lo largo de dos décadas.
Combo de fotografías de archivo que muestran, desde la izquierda, al productor de cine Harvey Weinstein, y las actrices Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie. Las actrices estadounidenses Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie se sumaron hoy a las acusaciones de acoso y abuso sexual contra el productor de cine Harvey Weinstein que han destapado recientemente varias publicaciones y que se habrían producido supuestamente a lo largo de dos décadas. EFE

Durante décadas en la industria hollywoodense, el productor Harvey Weinstein llegó a acuerdos monetarios fuera de tribunales con ocho mujeres por denuncias de acoso sexual, según una investigación de The New York Times. La investigación también halló que muchas más mujeres habrían sido víctimas pese a no reportarlo.

Weinstein, reconocido por producir películas como Pulp Fiction o Scream cuando estaba a cargo de Miramax, al igual que Vicky Cristina Barcelona o El discurso del rey con la productora a su nombre, ha sido por mucho tiempo uno de los hombres más poderosos de Hollywood. Weinstein primero declaró al Times: “Aprecio que la manera en la que me he comportado con colegas en el pasado ha causado mucho dolor y me disculpo sinceramente”. Poco después fue despedido de la empresa por la junta de directores, que sopesa cambiarle el nombre a la productora, según reportes de la prensa especializada.

Además del Times, la revista The New Yorker publicó un reportaje en el que por lo menos tres mujeres –incluida la actriz y directora Asia Argento– acusan que fueron violadas por Weinstein. Su equipo legal ha negado estas acusaciones. The New Yorker también obtuvo una grabación policial en la que Weinstein parece admitir haber manoseado sin su aval a una mujer.

Muchas de las denuncias son muy similares.

Actrices y aspirantes a trabajar en sus películas ya sea detrás de la cámara o enfrente de ella eran citadas presuntamente para discutir un filme o incluso una campaña para promoverse para los Premios Oscar en un lugar privado o un cuarto de hotel, donde recuerdan que Weinstein se encontraba en toalla o con poca ropa; este les instaba a darles masajes, a verlo masturbarse o a tener sexo. Muchos de los casos datan de los años 1990 e involucran a mujeres que tenían unos veinte años y apenas comenzaban a abrirse camino en la industria.

Actrices y aspirantes a trabajar en sus películas eran citadas en un lugar privado o un cuarto de hotel, donde recuerdan que Weinstein se encontraba en toalla o con poca ropa; este les instaba a darles masajes, a verlo masturbarse o a tener sexo

Varias de las mujeres que hablaron con el Times sobre sus experiencias dijeron que nunca reportaron el comportamiento porque no hubo testigos y temían represalias por parte de Weinstein. Otras indicaron que estaban apenadas por lo sucedido y eso las había mantenido en silencio. Muchas sí confesaron lo sucedido a compañeros de trabajo, aunque los casos que fueron denunciados fueron los que terminaron en arreglos fuera de los tribunales; usualmente se pagaba un monto con un contrato que especificaba que el dinero “no debía confundirse con una admisión” y que era para “evitar la litigación y comprar la paz”.

A casi una semana de que la situación fuera reportada en The New York Times, alrededor de 20 mujeres han hecho públicas sus historias. Aquí recapitulamos algunas que involucran a las actrices más reconocidas.

Angelina Jolie

La actriz, embajadora humanitaria y directora no entró en detalles cuando habló de su experiencia, pero dijo que Weinstein se había acercado a ella de manera indeseada a finales de los 1990, cuando salió en la película Playing by Heart.

“Tuve una mala experiencia con Harvey Weinstein en mi juventud y como resultado elegí nunca volver a trabajar con él y a advertir a otras cuando lo hacían”, dijo Jolie en un correo a The New York Times. “Este comportamiento hacia las mujeres en cualquier campo y en cualquier país es inaceptable”.

Gwyneth Paltrow

A sus 22 años, justo después de haber sido elegida para protagonizar una adaptación de la novela de Jane Austen Emma, Paltrow dice que la invitaron a una habitación de hotel con Weinstein, donde él la instó a darle un masaje. Ella se rehusó.

Paltrow, ahora de 45 años, después protagonizó películas como Shakespeare in Love –producida por Weinstein bajo Miramax y por la cual ganó un Premio Oscar a mejor actriz principal– y a fundar su empresa de estilos, Goop. Pero en ese momento, apenas empezando su carrera, se sintió obligada a mantenerse callada. Le habría comentado la situación a su entonces novio, el actor Brad Pitt, quien confrontó a Weinstein, según confirmó por medio de un representante. Weinstein entonces le sugirió a Paltrow que no debía volver a decirle a absolutamente nadie lo que sucedió.

“Era una niña, ya había firmado el contrato, estaba petrificada”, dijo Paltrow.

“Ahora estamos en un momento en el que necesitamos enviar un mensaje claro de que esto se acabó”, dijo. “Esta manera de tratar a las mujeres debe terminar ya”.

Rose McGowan

En 1997, la actriz conocida por la serie de televisión Charmed y por películas de Robert Rodríguez firmó un acuerdo con Weinstein para no ir ante un tribunal después de un suceso en un hotel con el productor durante el festival de cine Sundance. McGowan acababa de tener un papel en la película Scream. A cambio de su silencio, recibió 100,000 dólares, según se reveló en la investigación de la semana pasada.

Según la redacción del acuerdo, el pago “no debía ser interpretado como una admisión” de culpa por parte de Weinstein.

Después de las revelaciones, McGowan, ahora de 44 años, ha utilizado sus redes sociales para respaldar a las mujeres que comienzan a contar sus historias y a criticar a personalidades de Hollywood que se han mantenido calladas.

“Querida mayoría de Hollywood, esto está pasando”, escribió en Twitter el martes. “Esto no se puede barrer para esconderlo debajo de la alfombra”.

Ashley Judd

En 1997, la actriz de películas como Doble riesgo y Besos que matan estuvo sola en una habitación de hotel con Weinstein en Beverly Hills. Había estado rodando Besos que matan todo el día y dijo que, cuando fue a reunirse con Weinstein después de ser citada, él solo vestía una bata de baño.

Judd relata que él le preguntó si lo vería tomarse un baño y que hubo varias instancias de contacto no deseado como un masaje de hombros ante las negaciones constantes de ella.

“¿Cómo puedo salir tan rápido como sea posible de este cuarto sin enemistarme con Harvey Weinstein?”, recuerda Judd que se preguntó a sí misma en ese momento.

Rosanna Arquette

A principios de los años 1990, la actriz Rosanna Arquette, quien ya era conocida por protagonizar Desperately Seeking Susan, fue a un hotel presuntamente para recibir un guion a manos de Weinstein. Llegó y le sorprendió que le pidieran ir a la habitación del productor. Dijo que estaba en bata cuando lo vio.

Arquette, de 58 años, dijo que él agarró su mano y la intentó poner sobre su entrepierna. Cuando ella se resistió, él le habría dicho que estaba cometiendo un error al hacerlo. “Nunca voy a ser esa chica”, ella recuerda haberle dicho a su salida de la habitación.

Arquette dijo que se esforzó por evitarlo durante el resto de su carrera, que incluye una actuación en Pulp Fiction.

¿Y Harvey Weinstein?

De acuerdo con su portavoz Sallie Hofmeister: “Nunca ha habido actos de represalia contra ninguna mujer por rechazar sus insinuaciones. Él no estará disponible para hacer comentarios adicionales, pues se está tomando un tiempo para centrarse en su familia, en conseguir terapia y en reconstruir su vida”.

Varias figuras reconocidas de Hollywood han condenado al productor por las acusaciones, como Meryl Streep, Kate Winslet, Glenn Close y George Clooney.

El productor fue despedido por el directorio de su compañía, The Weinstein Company, y su mujer, la diseñadora de la firma Marchesa Georgina Chapman, anunció el martes su separación.

“Estoy profundamente devastado, perdí a mi esposa e hijas que es lo que más amo”, dijo Weinstein al sitio de chismes, Page Six.

Otras actrices cuentan su historia

La modelo y actriz Cara Delevingne reveló este miércoles cómo el magnate trató de besarla durante una reunión sobre un filme en el que aspiraba un papel en un cuarto de hotel.

La francesa Léa Seydoux escribió en The Guardian su historia, similar a las otras. “Estábamos hablando en el sofá cuando de repente saltó sobre mí e intentó besarme. Tuve que defenderme. Es grande y gordo, así que tuve que ser fuerte para resistirme. Salí de su habitación completamente asqueada”.

Seydoux contó cómo vio a Weinstein alardear de las mujeres con las que había tenido sexo en Hollywood sumado a innumerables comentarios misóginos. “Todo el mundo sabía” lo que “hacía y nadie hizo nada”.

La actriz francesa Florence Darel, conocida por haber trabajado en los años noventa con Éric Rohmer o Claude Berri, denunció que el productor estadounidense Harvey Weinstein también tuvo un comportamiento inadecuado con ella.

La intérprete, de 49 años, cuenta en la edición de hoy del diario “Le Parisien” que coincidió con Weinstein por primera vez en 1994, en el preestreno en Nueva York de su película “Fausto”, adquirida por su productora Miramax.

“No paró de llamarme para que me fuera con él después de la fiesta. Como dudaba de sus intenciones, le dije que era pareja del actor principal del filme, para que me dejara. La segunda vez, en París (…) hizo que llamaran a mis padres para decirles que quería verme”, dijo.

Su agente le recomendó que fuera y se vieron en una suite del hotel Ritz: “Me dijo que me encontraba muy atractiva y que quería tener relaciones conmigo. Le dije que estaba muy enamorada de mi novio. Me respondió que no le importaba y me propuso ser su amante varios días al año. De esa forma, podríamos trabajar juntos”.

Darel asegura que rechazó la oferta y criticó que los agentes manden a las actrices hacia esos “depredadores”.

Contiene información de una nota de Javier TOVAR, de AFP, y de EFE.

  Comentarios