Trasfondo

Cáncer de seno entre mujeres jóvenes

Melissa Rojas con su hijo, Chris Vera, su esposo Juan Rojas y su otro hijo Pablo. A Melissa le diagnosticaron cáncer del seno cuando tenía 28 años. Seis meses después de terminar el tratamiento de radiación quedó embarazada. Pablo nació en junio del 2015.
Melissa Rojas con su hijo, Chris Vera, su esposo Juan Rojas y su otro hijo Pablo. A Melissa le diagnosticaron cáncer del seno cuando tenía 28 años. Seis meses después de terminar el tratamiento de radiación quedó embarazada. Pablo nació en junio del 2015. pfarrell@miamiherald.com

Melissa Rivero iba a cumplir un año de casada cuando se enteró que tenía cáncer de seno. Esta enfermera de 28 años no tenía historial familiar de la enfermedad.

Jasmine Harris tenía 26 años y era coordinadora en un hospital cuando sintió un bulto en un seno mientras se bañaba.

Joan Bauman, de 45 años, madre de cuatro hijos y aficionada correr ultramaratones, se asustó cuando un nódulo en un seno comenzó a dolerle.

Las tres eran consideradas “demasiado jóvenes” para tener cáncer de seno. De hecho, menos de un 5 por ciento de las mujeres menores de 40 años son diagnosticadas con cáncer de seno, según el Instituto Nacional del Cáncer (NCI)

Sin embargo, este año se diagnosticará cáncer de seno a más de 12,000 mujeres menores de 40 años, y a más de 26,000 menores de 45 años según el NCI.

La edad media de las mujeres estadounidenses con un diagnóstico de cáncer es 62 años, según la Fundación Susan G. Komen, que organiza la actividad Komen Miami/Fort Lauderdale More Than Pink Walk este sábado en el Bayfront Park, en el downtown de Miami.

El cáncer de seno entre mujeres jóvenes tiende a ser más agresivo, dicen los investigadores, porque muchas veces se descubre más tarde de lo normal, ya ha avanzado cuando se diagnostica y las compañías se seguro fijan edades mínimas para el mamograma, lo que puede afectar la detección a tiempo.

Además, debido a que la cifra de mujeres afectadas es relativamente pequeña, algunos médicos no siempre diagnostican debidamente el cáncer en mujeres jóvenes. De hecho, casi 80 por ciento de las mujeres jóvenes con cáncer de seno detectan ellas mismas las anormalidades en los senos, según un estudio del 2009 del Journal of Oncology sobre el cáncer de seno entre mujeres jóvenes. Así las cosas, las mujeres jóvenes deben presionar a sus médicos para que les ordenen un mamograma, un ultrasonido o una biopsia.

Harris, la mujer de 26 años, le habló al ginecólogo de sus preocupaciones, quien pensó que tenía un quiste relacionado con su ciclo menstrual y le dijo que regresara unos días después. Harris esperó y entonces le pidió un ultrasonido porque el nódulo seguía ahí.

El ultrasonido identificó una masa y había que hacerle una biopsia, que cuando se la realizaron en agosto del 2015 resultó positiva.

“El médico se sentó a conversar conmigo y no paraba de excusarse”, dijo Harris, refiriéndose a la reacción del radiólogo.

Harris entonces fue al Broward Health North en Deerfield Beach para tratarse el cáncer de seno. Después de dos ciclos de quimioterapia, el tumor desapareció. Entonces le hicieron una mastectomía doble y la sometieron a un mes de radioterapia.

Tres meses más tarde supo que estaba embarazada, una gran sorpresa. Nueve meses después, Harris dio a luz un varón saludable.

Sp_0024-9513.jpeg
Jasmine Harris con su hijo de 1 año, Stanley Jacques Jr. A Harris le diagnosticaron cáncer de seno cuando tenía 26 años. Qued;ó embarazada después de terminar el tratamiento de radiación y tuvo a su hijo en el 2016. Jacqueline Marie Photography Broward Health Center

“Hay que someterse a pruebas sin importar la edad”, dijo.

Rivero, la enfermera de 28 años, tuvo una experiencia similar con sus médicos.

Se sintió un bulto mientras se palpaba en diciembre del 2012 y fue a una clínica para que la revisaran. Allí le dijeron que era demasiado joven para tener cáncer, pero de todas formas se hizo un mamograma, que dio negativo.

Seis meses más tarde, después que la masa creció y empezó a dolerle, le hicieron una biopsia.

Le diagnosticaron un carcinoma invasivo del seno en etapa 3, que le había hecho metástafis a los nódulos linfáticos. Entonces fue al Miami Cancer Institute del Baptist Health South Florida para tratarse.

Después de un año de quimioterapia, la operaron para extirparle algunos nódulos infáticos y comenzó un mes de radiación.

En septiembre del 2014 —seis meses después de terminr el tratamiento de radiación— quedó embarazada..

Después de que nació su hijo, Rivero sinitió un endurecimiento del tejido cicatricial en el seno. El médico le dijo que era normal que la cicatriz se endureciera con el tiempo. Ella insistió en que le hicieran un ultrasonido, que identificó un tumor en el tejido cicatricial.

Rivero se sometió a una mastectomía doble en agosto del 2016 y después a ocho sesiones de quimioterapia. En mayo del 2018, una biopsia del nódulo linfático inflamado reveló que el cáncer estaba de vuelta. En los dos meses siguientes le extirparon 36 nódulos linfáticos.

“¿Para qué me voy chequear los senos cuando tengo veintitantos?, dijo Rivero, quien dice que las mujeres jóvenes deben palparse los senos y someterse a pruebas de detección.

“Una se asusta o se pone a luchar”, dijo. “Yo decidí luchar”.

Rachel Greengrass, rabina adjunta de Temple Beth Am en Pinecrest, aprendió la lección muy temprano.

Sintió una inflamación en un seno mientras daba el pecho a su hijo. Tenía 32 años.

Sp_Rabbi Rachel 1 (1).jpg
A la rabina Rachel Greengrass, del Temple Beth Am en Pinecrest, le diagnosticaron cáncer de seno cuando tenía 32 años. Miami Cancer Institute/Baptist Health South Florida

Fue a su médico, quien le sugirió que era un quiste debido a cambios hormonales durante el embarazo. La mujer insistió en que le hicieran una mamografía, lo que llevó a una biopsia. En marzo del 2013 le diagnosticaron cáncer de seno.

“Como rabina yo había conocido a muchas mujeres que se habían sometido a tratamiento contra el cáncer”, dijo. Después de seis sesiones de quimioterapia y una mastectomía bilateral, ya no tiene cáncer desde hace cinco años.

Bauman, la maratonista, también encontró médicos escépticos.

Bauman se encontró un bulto en un seno en el 2015. Después de someterse a una mamografía, su médico le dijo que no era nada. Un año después, otro mamograma arrojó negativo.

Dos años más tarde, en febrero del 2018, una biopsia reveló que tenía cáncer de seno en etapa 2.

Su médico no podía creerlo, que una persona que corre maratones y es relativamente joven —le diagnosticaron el cáncer cuando tenía 45 años— pudiera tener la enfermedad.

“La gente dice me dice que soy una sobreviviente, pero yo no estoy de acuerdo porque nunca me sentí en peligro”, dijo Bauman, quien se sometió a cuatro sesiones de quimioterapia y en abril le hicieron una mastectomía doble.

Sp_joanru_fitted.jpeg
Joan Bauman, de 45 años, entrena para un maratón en julio del 2018. Bauman se había sometido a tres sesiones de quimioterapia antes de esta fotografía. El día después de concluir el tratamiento en el Sylvester Comprehensive Cancer Center, corrió un maratón de 50 kilómetros. Cortesia de Joan Bauman

Se mantuvo corriendo durante la la quimioterapia. Y después de la última sesión, corrió 50 kilómetros al día siguiente.

“Lo hice por mí misma”, dijo la maestra de primaria de Palm City, cerca de Stuart. “Para mostrar que la quimio y el cáncer no pueden conmigo”.

La percepción de que las mujeres jóvenes no sufren de cáncer ha llegado a los seguros médicos. Las aseguradoras por lo general no cubren el costro de la mamografía a mujeres menores de 40 años a menos que se las considere de alto riesgo, es decir, que tengan un historial de cáncer de seno, un historial familiar de la enfermedad o una mutación genética.

Pero las mutaciones genéticas son raras.

“Sólo entre el 5 y 10 por ciento de los diagnósticos de cáncer de seno son por razones genéticas”, dijo la Dra. Joyce Slingerland, directora del Braman Family Breast Cancer Institute en el Sylvester Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Miami, donde Bauman fue tratada.

Ninguna de las mujeres tuvieron cáncer hereditario o mutaciones debido a los genes.

Slingerland dijo que aunque a las mujeres jóvenes no les diagnostican cáncer de seno con tanta frecuencia, sí ocurre.

A Tamara Rodríguez, jefa de Finanzas del Fatima Group, un conglomerado que se dedica a la reconstrucción de Haití, le diagnosticaron cáncer de seno a los 35 años. Dijo que en su familia no había historial de cáncer, no fumaba, comía saludable y no tenía ninguno de los factores de riesgo vinculados con el cáncer de seno.

Sp_Tamara_Cancer_Survivor_MJO_ (4)
Tamara B. Rodríguez (centro) a quien le diagnosticaron cáncer de seno en el 2014, es la autora de “Hair to the Queen!”, un libro ilustrado para niños que explica el cáncer de una forma sencilla y compasiva. Rodríguez fue fotografiada con sus dos hijas, Emma (izq), de 10 años, y Cora, de 8, en su casa de Davie. MATIAS J. OCNER mocner@miamiherald.com

Su oncóloga, la Dra. Lauren Carcus, del Miami Cancer Institute en el Baptist, dijo que por lo general atiende a pacientes de menos de 40 años porque ella misma es una persona relativamente joven.

A Rodríguez, quien posteriormente escribió el libro Hair to the Queen, para explicar el cáncer de seno a sus dos hijas, le dijeron que era demasiado joven para padecer la enfermedad.

“Ojalá hubiera sabido que las mujeres jóvenes sí pueden padecer de cáncer”, dijo Rodríguez. “Yo hubiera querido saber que incluso con un estilo de vida saludable podía enfermar de cáncer. Yo hubiera querido saber qué lo provocó y si había más herramientas para que las familias entendieran el cáncer de seno”.

Caminata para luchar contra el cáncer de seno: Caminata anual de 3 a cinco millas para crear conciencia y recaudar fondos para salvar vidas. Se aceptan donaciones.

Sábado 13, 9 a.m., Truman Waterfront Park Amphitheater, 21 E. Quay Rd., Key West. Email: Suzi Youngberg al suzi.youngberg@cancer.org.

Domingo 14, 8:30 a.m., FAU Campus, 777 Glades Rd., Boca Raton. Email: Lynn Curry al SouthPalmBeachFLStrides@cancer.org.

Sábado 27, 9 a.m., Marlins Park, 501 NW 16th Ave., Miami. Email: Brittany Perets al Brittany.perets@cancer.org.

Sábado 27, 8:30 a.m., Huizenga Plaza, 1 E. Las Olas Blvd., Fort Lauderdale. Email: Tali Amihud al BrowardFLStrides@cancer.org.

Sábado 27, 9 a.m., Meyer Amphitheater, 104 Datura St., West Palm Beach. Email: Jay Zeager al PalmBeachFLStrides@cancer.org.

Yoga, concientización del cáncer de seno: Unase a la maestra Eliana Balk en una clase diseñada para todos los niveles de yoga en celebración a las sobrevivientes de cáncer de seno. Esta clase, realizada por donaciones, está disponible para todos, pero especialmente para aquellas personas que están bajo tratamiento por cáncer o han sido sometidas a cirugía. La clase es a las 3 p.m. el 21 de octubre en The Yoga Nest, 12165 Sheridan St., Hollywood. RSVP en wellbyelleyoga@gmail.com o 754-610-1660 o theyoganestfl.com.

  Comentarios