Trasfondo

Italia alienta un populismo de extrema derecha en Europa

El Primer Ministro de Hungría Viktor Orban (centro), Ministro italiano del Interior Matteo Salvini, (tercero desde la dcha) durante una visita a la frontera con Serbia.
El Primer Ministro de Hungría Viktor Orban (centro), Ministro italiano del Interior Matteo Salvini, (tercero desde la dcha) durante una visita a la frontera con Serbia. AP

De la mano del ministro del interior de Italia, numerosos partidos de derecha europeos se están uniendo bajo consignas contra la inmigración, el Islam y la burocracia de cara a las elecciones de este mes en la Unión Europea, decididos a cambiar totalmente el rostro de ese bloque.

El último objetivo de Matteo Salvini es el primer ministro húngaro Viktor Orban. Los dos establecieron una estrecha relación a partir de su visión compartida de una Europa con fronteras sólidas durante una visita de Salvini a Hungría que incluyó una revisión de los cercos con alambres filosos que Orban instaló en el 2015 en la frontera para frenar a las personas que pedían asilo.

Frans Timmerman, político holandés que es el número dos del brazo ejecutivo de la UE y aspira a la presidencia del bloque, dijo que el encuentro Salvini-Orban había sido “una escena de amor… basada en los valores de la familia, pero que postula discriminación”.

Salvini, nombrado ministro el año pasado cuando su partido Liga Norte formó una coalición de gobierno con el Movimiento 5 Estrellas (M5S), es admirado por Orban por haber cerrado los puertos italianos a las embarcaciones que rescataban migrantes en el mar.

La influencia de Salvini es obvia en el crecimiento de un bloque político euroescéptico en el Parlamento Europeo, llamado Europa de las Naciones y de la Libertad (ENL). El grupo incluye movimientos de extrema derecha como el Frente Nacional francés y el Foro por la Democracia de Holanda, y se ha ampliado para incorporar a agrupaciones como Alternativa para Alemania junto con partidos nórdicos más moderados.

Salvini se prepara para poner fin a la campaña para las elecciones parlamentarias de la UE (23 al 26 de mayo) junto con otros líderes populistas de derecha en la Plaza del Duomo de Milán el 18 de mayo. Durante su viaje a Hungría, Salvino pronosticó que las elecciones marcarán “el comienzo de una nueva historia para Europa y para la gente de Europa”.

El partido Fidesz de Orban era hasta ahora miembro de la alianza Partido del Pueblo Europeo, bloque más moderado que era la agrupación más grande del Parlamento Europeo. Hace poco fue suspendido por ese grupo ante el temor de que el gobierno de Orban socave la democracia en Hungría.

Orban negó que su partido fuese a incorporarse al ENL. Pero es obvio que hizo buenas migas con Salvini. En declaraciones al diario italiano La Stampa, Orban dijo que el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, pilar del grupo que suspendió a Fidesz, sigue siendo su “mejor amigo“ en Italia, pero que Salvini representa el futuro.

“El papel de Salvini es más importante”, manifestó.

Salvini propone tomar más decisiones políticas en la UE y hacer a un lado a los burócratas de Bruselas que según él fijan políticas sin tomar en cuenta lo que quiere la mayoría de los europeos.

“Hay una alianza muy fuerte que nunca había existido. No la definiría como de derecha, sino como una alternativa a los burócratas“, dijo Salvini en Budapest.

Las elecciones podrían hacer de la Liga de Salvini el partido con mayor representación en el Parlamento Europeo.

El ex asesor de Donald Trump en la Casa Blanca Steve Bannon, un admirador de Salvini, está abriendo una academia para formar líderes populistas en las afueras de Roma a pesar de una fuerte oposición local.

Salvini asistió al Congreso Anual de Familias que se hizo en Verona a fines de marzo. Se trata de una coalición ultraconservadora basada en Estados Unidos contraria al aborto y hostil a la comunidad LGBT, posturas que contrastan con los puntos de vista un tanto más liberales de Salvini. Cortejar esos sectores, no obstante, lo hacen más aceptable a los votantes italianos conservadores con ideas tradicionales.

Algunos analistas opinan que las elecciones del Parlamento Europeo, que generalmente no generan mayor interés, se perfilan como las más trascendentes en dos décadas.

“Ofrecen la oportunidad de exportar el modelo de Salvini al exterior. Está tratando de llevar a Europa lo que ofrece en Italia en relación con políticas basadas en la soberanía”, expresó Wolfango Piccoli, copresidente de la consultora Teneo.

Se pronostica que la Liga de Salvini podría sacar el 32.3 por ciento de los votos de Italia para el Parlamento Europeo, de acuerdo con la encuestadora SWG. Su aliado en el gobierno, el M5S, obtendría el 22.5 por ciento y el Partido Democrático de oposición el 21.5 por ciento.

  Comentarios