Trasfondo

Mensajes de texto al volante, azote de los adolescentes

Un joven de 16 años hace una prueba en circuito cerrado de los peligros de conducir y enviar mensajes por el teléfono celular en Detroit, Michigan.
Un joven de 16 años hace una prueba en circuito cerrado de los peligros de conducir y enviar mensajes por el teléfono celular en Detroit, Michigan. MCT

Cuando alguien está más pendiente del teléfono mientras conduce que de la carretera, todos estamos en peligro mortal. Enviar mensajes de texto al volante ya es la principal causa de muerte entre los adolescentes en Estados Unidos. Y cortar de raíz con este problema de distracción al volante es tan complicado como hacer ver a los jóvenes y, también a adultos, que esta práctica no es segura.

Más de 3,000 jóvenes dejan la vida en las carreteras cada año por esta causa, según estudios recientes del National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA). Al día mueren como consecuencia un total de 11 personas.

“No es fácil ni para adolescentes y jóvenes ni para adultos. En mi caso, solo hago texting y contesto correos cuando estoy parada en las luces, en los semáforos, y cuando estoy trancada en el tráfico”, confiesa D.C., madre de dos adolescentes y profesora de Miami, que pidió que no se pusiera su nombre completo por su profesión. “Algunas escuelas del sur de la Florida tienen programas de concienciación muy interesantes. Por eso, mis hijas me repiten siempre, todos los días de camino a la escuela, que no lo haga ni en los semáforos”.

Según datos facilitados por Florida Highway Patrol (FHP), en Miami-Dade se produjo un incremento del 15.73 por ciento de accidentes de conductores jóvenes de entre 15 a 19 años

En la Florida el año pasado, cerca de 42,000 accidentes se atribuyeron a la conducción distraída, causando más de 35,000 heridos y 210 muertes. Según los departamentos de Policía de Miami y de Miami-Dade, el porcentaje de accidentes entre los más jóvenes, hasta los 24 años, ha subido ligeramente.

Según datos facilitados por Florida Highway Patrol (FHP), en el condado de Miami-Dade se produjo un incremento del 15.73 por ciento de accidentes de conductores jóvenes de entre 15 a 19 años y un aumento del 125 por ciento en cuanto a muertes. En el 2014, Miami-Dade tuvo 5,149 accidentes relacionados con esta edad, mientras que en el 2013 el número fue de 4,457.

De cuatro accidentes mortales en el 2013 se ha pasado a nueve adolescentes fallecidos al volante en el 2014. El número de heridos jóvenes en las carreteras de Miami-Dade ha pasado de 1,934, en el 2013, a 2,061 en el 2014, según las mismas fuentes.

Programas efectivos en algunas escuelas públicas del sur de la Florida para combatir el problema del “texting” en los jóvenes adolescentes al volante o una nueva aplicación para teléfonos inteligentes que bloquea el celular cuando el automóvil está en movimiento, son algunas de las propuestas efectivas para reducir el número de muertes de adolescentes en las carreteras por distracciones al volante como enviar mensajes.

Programas para la conducción segura

Un programa efectivo con un enfoque original y novedoso en una escuela pública es el de “I Care”, que utiliza la poesía y la música rap, totalmente original, concursos, historias, fotos, gráficos, e incluso un divertido cómic para comunicar lecciones memorables sobre cómo conducir de forma segura.

La primera escuela en llevar a cabo este programa de seguridad vial dirigido por adolescentes fue South Plantation High School, en Broward. En el 2013 crearon el primer sitio web realizado por y para adolescentes con el fin de dejar claro a todos, incluso a los adultos, que los jóvenes sí se preocupan por las dramáticas consecuencias de enviar mensajes durante la conducción.

La escuela Monarch High School en Coconut Creek, también en el Condado de Broward, tomó el relevo en el 2014. “Acabamos de completar el trabajo de un nuevo libro creado por los alumnos adolescentes y destinado especialmente a padres y familiares”, cuenta Bob Knotts, fundador y presidente de la conocida organización sin ánimo de lucro de Florida, The Humanity Project.

El nuevo libro ICare: Just Help Them Drive / Me preocupa, solo déjalos manejar enseña a los padres a ser mejores modelos a seguir para sus hijos y jóvenes familiares al mostrarles cómo no enviar mensajes de texto y manejar al mismo tiempo.

“Este libro es una nueva incorporación para el programa de seguridad de los conductores adolescentes al que ya teníamos: ICare: Just Let Me Drive. Aquel programa original es ahora utilizado por algunos agentes de State Farm así como también por la Corte de los condados de Miami-Dade, Broward y Highlands”, asegura Knotts.

Un 13 por ciento de los conductores entre 18 y 20 años involucrados en un accidente automovilístico admite que enviaba mensajes de textos o hablaba por el móvil en el momento del choque

El libro ICare!, realizado en el 2012, y disponible en la página web de The Humanity Project, hace hincapié en la cooperación entre amigos. Se trata de comunicar de diferentes maneras cómo se sienten los estudiantes ante el texting. “El mensaje de estos vídeos y cómics siempre es positivo. En aquel entonces no utilizamos ninguna señal ni aspectos negativos para llegar a los adolescentes o para que estos se expresen correctamente”, insiste.

En el primer libro, los adolescentes del programa ICare! “animan a otros jóvenes a ayudar a sus mejores amigos a mantenerse con vida en las carreteras”, cuenta Knotts. “Pide a los estudiantes compartir este libro con sus tres mejores amigos, quienes deben comprometerse a conducir con más concentración y cooperación, no por miedo, sino por amistad. El mensaje es simple: No conducir con seguridad por sí mismo. Hazlo por tus mejores amigos, que quieren mantenerse en una sola pieza, porque se preocupan por usted”, aclara Knotts.

Después de tres años en funcionamiento, Knotts tiene la intención de ampliar el programa hasta el 2016 con “presentaciones en vivo para grupos de padres. El nuevo libro para padres se ha llevado a cabo gracias a State Farm, que donó $15,000 y a nuestro patrocinador, Joe DiMaggio Children’s Hospital”, cuenta Knotts.

Las investigaciones al respecto muestran que los padres tienen una gran influencia en los hábitos de conducción de sus hijos y que los adolescentes necesitan orientación para conducir mejor. “Los jóvenes funcionan muy bien cuando son alentados por sus compañeros y guiados por sus parientes”, confirma Knotts.

Un 13 por ciento de los conductores entre 18 y 20 años involucrados en un accidente automovilístico admite que enviaba mensajes de textos o hablaba por el dispositivo móvil en el momento del choque, según las estadísticas oficiales más recientes.

Aplicación móvil Drive Alert Now/ Conduce Alerta Ahora

Drive Alert Now es una eficaz aplicación para dispositivos móviles utilizada en EE.UU. Tan pronto como empieza a moverse el automóvil, comienza a funcionar, impidiendo los mensajes de texto, emails y la participacion en redes sociales o búsquedas en internet. Hasta que no para el vehículo no hay posibilidad alguna de leer los correos electrónicos o mensajes de texto.

“Los adolescentes no quieren ser controlados porque sí que envían mensajes de texto mientras conducen, pero por primera vez una aplicación electrónica cuenta con todos los dispositivos para que los padres no se pasen la noche preguntándose si sus hijos están conduciendo o no correctamente”, explica Todd Davis, CEO y dueño de Drive Alert Now, quien se ha unido a Cityworld AutoGroup, el distribuidor número uno en el área de Nueva York que ofrece esta tecnología para salvar vidas.

Con este dispositivo, las llamadas van automáticamente al buzón, que envía una autorrespuesta personalizada a todos los textos entrantes indicando que la persona se encuentra en un auto. El administrador de esta aplicación se asegura de que no utilicen el teléfono, naveguen por internet y que, además, tengan abrochado el cinturón de seguridad.

También, permite llamar al 911 y otras llamadas de emergencia. Además, envía alertas en tiempo real a los padres cuando los jóvenes ya no están montados en el auto.

“Ahora, por primera vez, los padres pueden tener pruebas tangibles de los hábitos de los adolescentes en la conducción. Si les da una alerta de que no están usando el cinturón de seguridad, por ejemplo, pueden tomar las medidas oportunas como dejarles sin el privilegio de tener el auto. Si desenganchan la unidad, los padres lo saben inmediatamente. Si están enviando un mensaje de texto y conduciendo, lo saben. Los adolescentes necesitan entender que todo tiene una consecuencia”, asegura Todd Davis.

Según las estadísticas oficiales más recientes, el 77 por ciento de los jóvenes están seguros de que pueden enviar textos por teléfono y conducir con seguridad. Hasta el momento pocas campañas de prevención han sido efectivas.

“Ninguna campaña funcionará debido a este pensamiento irracional”, piensa Davis. “Ahora, los padres pueden tener pruebas tangibles de los hábitos de conducción de los adolescentes. Es necesario que tomen medidas como no permitirles a los hijos conducir un auto si no usan el cinturón. Los adolescentes tienen que entender que todo tiene una consecuencia”, insiste Davis.

Muchos especialistas en educación vial consideran que sería conveniente una ley más dura con relación al envío de mensajes de texto mientras se maneja, como considerarlo delito principal (en inglés primary offence).

“Sí, se necesitan leyes más estrictas y lo sabemos porque el sistema de la Corte se ha puesto en contacto con nosotros. Para conseguir un DUI o una multa por “texting” mientras se maneja un auto, se debe instalar el dispositivo durante un periodo de tiempo”, concluye Davis.

Mas información: www.thehumanityproject.com/icare y www.drivealertnow.com

Twitter: @IsabelOlmos

  Comentarios