La afluencia de turistas –que se reconocen por el blanco de la piel, las camisas tropicales, los sombreros y las cámaras fotográficas– se nota en los autobuses destinados a estos, y en que los hoteles no dan abasto y refieren a los que no alcanzan habitación a hostales privados.
La afluencia de turistas –que se reconocen por el blanco de la piel, las camisas tropicales, los sombreros y las cámaras fotográficas– se nota en los autobuses destinados a estos, y en que los hoteles no dan abasto y refieren a los que no alcanzan habitación a hostales privados. Fotos cortesía Uva de Aragón
La afluencia de turistas –que se reconocen por el blanco de la piel, las camisas tropicales, los sombreros y las cámaras fotográficas– se nota en los autobuses destinados a estos, y en que los hoteles no dan abasto y refieren a los que no alcanzan habitación a hostales privados. Fotos cortesía Uva de Aragón