Últimas Noticias

Ernesto Tapia, suerte y mucho más

AUNQUE ES UN EXPERIMENTADO Y POLIFACETICO ACTOR DE CINE, TELEVISION Y TEATRO, ATRIBUYE SU EXITO EN MIAMI A SABER APROVECHAR LAS OPORTUNIDADES

A Ernesto Tapia le ha bastado un año para imponerse en el panorama artístico de la ciudad. Su trabajo en Casados y algo más, el espacio humorístico de América TV-Canal 41, y en la comedia Ellas quieren y él no puede, que se presenta en el Teatro 8 de la Pequeña Habana, prueban que el actor cubano ha navegado con fortuna desde su arribo a Miami.

''No me puedo quejar. Creo que he logrado bastante en tan poco tiempo. He tenido suerte'', afirma.

Lo contrario sería mentir. Sin apenas conocer su nuevo barrio, se vio frente a Marta Velasco y Gretel Trujillo en Dos hermanas y un piano, el drama donde asumió el rol de un agente de la seguridad cubana.

``Mi amigo Raúl Durán me presentó al director Marcos Casanova para que doblara el personaje con él. Fue un gesto del que siempre estaré agradecido''.

Nada mejor para ''engrasar'' sus armas actorales. Había pasado un año en Cancún desempeñándose como productor de espectáculos y necesitaba volver al redil con un rol importante. Su presencia en las tablas llamó la atención del público y lo puso en el mapa de los actores disponibles para el próximo proyecto que apareciera. Fue así como Eloy Ganuza, de América TV, lo lamó al casting de Casados y algo más, donde noche a noche pone a prueba sus dotes de comediante.

``Allí lo mismo hago de un gallego, un gay o del ejecutivo del canal. El programa es como una escuela que me obliga a fabricar personajes''.

Tapia elude valorar los pobres libretos y las situaciones manidas de la entrega, algo muy criticado por buena parte del público.

``Es difícil hacer un programa humorístico que complazca a todo el mundo. Por razones obvias, Casados y algo más se dirige a una teleaudiencia compuesta mayoritariamente por cubanos; pero lo que sí puedo asegurar es que se hace con toda la seriedad y el profesionalismo requeridos''.

Los fines de semana, el actor continúa provocando risas con su labor en Ellas quieren y él no puede, la comedia de enredos donde se transforma en Carlos, el único personaje masculino de la trama.

``Es un trabajo diferente al de la televisión. Mientras allá me desdoblo en varios personajes, en esta obra tengo que sobrevivir en medio de la confusión armada por Margarita Coego, Marisol Correa y Raiza Palumbo, tres mujeres con un encanto del que no es muy fácil escapar''.

Quienes lo conocen de cerca, aseguran que le sobra oficio para salir del apuro. Su sentido de la disciplina le ha permitido lidiar con los roles más diversos desde 1989, año en que gana el Premio Coral al Mejor Actor Masculino en el Festival Internacional de Cine de La Habana, por su debut en la película Papeles secundarios, dirigida por Orlando Rojas.

''Es un actor muy trabajador, entregado y sin neurosis, algo que no abunda, y ayuda mucho a la hora de una filmación'', apunta Rojas, que lo ha seguido a través de su paso por el grupo teatral Buendía, dirigido por Flora Lauten, y los filmes cubanos Adorables mentiras, El encanto del regreso, Sueño tropical y Operación Fangio, el thriller franco- argentino sobre el secuestro en Cuba de Juan Manuel Fangio, el famoso quíntuple campeón de Fórmula Uno, donde compartió cartel con Darío Grandinetti.

Tapia se insertó en el mundo teatral colombiano a partir de 1992. En ese año impartió talleres de actuación y protagonizó varias telenovelas para Caracol TV, la cadena que lo lanzó como galán de Rudy Rodríguez en Flor de oro.

``Esa etapa me permitió aprender el lenguaje de las telenovelas y encontrarme a mí mismo. Fueron siete años muy fructíferos en el plano laboral y personal. En Colombia viven mis hijos Ernesto, de 11 años, y Daniela, de 18''.

Aquí en Miami, el actor tiene a las pequeñas Yolanda y Anabel, de cinco y tres años, frutos de su actual matrimonio con Imilcy. Entre sus sueños, confiesa que algún día le gustaría actuar en Nueva York, una ciudad que le fascina.

``Todo es cuestión de seguir trabajando, esperar y saber aprovechar las oportunidades que se presenten''.

  Comentarios