Últimas Noticias

Para Castro Miami es una 'olla de grillos'

El ex mandatario Fidel Castro acusó el lunes al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, de reunirse con "la escoria cubana de Miami'' y de seguir con su "obsesión anticubana'' mientras el mundo "se estremecía bajo el impacto de la crisis financiera de Wall Street''.

En un nuevo artículo de "Reflexiones'', Castro señala que el pasado día 10 los ministros de Finanzas del Grupo de los 7 (G7) países más industrializados mantenían una reunión en la que Bush ‘‘no consideró necesaria su presencia'' porque continuaba "con su maniática obsesión anticubana al cabo de su tenebroso período de ocho años''.

"Asistía a un acto de recaudación de fondos para los candidatos republicanos de la Florida. Con la aprobación de sólo el 24 por ciento de los ciudadanos, era el jefe de Estado con menos apoyo en toda la historia de Estados Unidos'', dice Castro.

El artículo añade que en Florida Bush "ni siquiera pudo contar con el apoyo de la Fundación Cubano-Americana'', que "por razones puramente demagógicas'' solicitó levantar provisionalmente la prohibición de enviar ayuda a familiares en Cuba afectados por dos huracanes hace un mes.

"Miami es hoy una olla de grillos, y Bush se ha convertido en un fantasma'', afirma el ex gobernante de 82 años, que no aparece en público desde que sufrió una aguda crisis intestinal en julio de 2006.

Castro recuerda que el mandatario estadounidense entra en sus últimos 100 días de gobierno, ‘‘ensombrecido por una altísima impopularidad y una de las crisis económicas más importantes de las últimas décadas''.

"Con la economía mundial hecha pedazos, el presidente de Estados Unidos, llevado a ese cargo de forma tan irregular e irresponsable, ha puesto en apuros a todos los aliados de la OTAN y a Japón'', dice la "Reflexión'', titulada El Fantasma de la Casa Blanca y divulgada por medios oficiales.

El líder cubano agrega que las bolsas mundiales "respiraban felices con las colosales inyecciones de dinero que las volvieron a inflar artificialmente a costa del futuro''.

"Lo absurdo, sin embargo, no puede mantenerse. Bretton Woods agoniza. El mundo no volverá a ser el mismo'', concluye Castro.

  Comentarios