Últimas Noticias

Performance demanda libertad en la Bienal de La Habana

Fotografía de archivo de la artista Tania Bruguera junto a una de sus obras, en La Habana.
Fotografía de archivo de la artista Tania Bruguera junto a una de sus obras, en La Habana. AP

Una muestra de arte performativo en la Décima Bienal de La Habana, un prestigioso festival internacional de artes plásticas, se convirtió en un clamor de "Libertad'' mientras cubanos y personas de otras nacionalidades subían a un podio para protestar contra la falta de libertad de expresión en la isla.

El provocador performance de la noche del domingo, filmado y puesto el lunes en YouTube, fue orquestado por la conocida artista cubana Tania Bruguera, una visitante frecuente de Art Basel Miami Beach que vive en La Habana y ha pasado tiempo en Chicago.

Bruguera preparó un podio con un micrófono frente a una cortina roja en el Centro Wifredo Lam, un espacio oficial de exposición de arte y una de las sedes de la bienal. Dos actores vestidos con el uniforme militar del Ministerio del Interior, la agencia a cargo de espiar las actividades de los cubanos, flanqueaban el podio sosteniendo una paloma blanca.

Bruguera permitió que las personas de la audiencia, que asistían de pie, se acercaran al micrófono y dijeran lo que quisieran por sólo un minuto. Mientras las personas hablaban, los actores colocaban la paloma blanca en sus hombros.

"¡No esperemos más que nos den permiso a usar la internet'', urgió Yoani Sánchez, quien ha escrito un controvertido blog llamado "Generación Y'' que nara la vida cotidiana en Cuba que ha ganado premios pero ha sufrido constantes amenazas por parte del gobierno.

"Tengo la esperanza de que algún día la libertad de expresión en Cuba deje de ser una mentira'', dijo otra mujer, que se alejó rápidamente del escenario.

"Libertad! Libertad!'', gritó un hombre. "Llevamos demasiados años tratando de tapar el sol con un dedo'', dijo otro. "Pasemos 24 horas aquí defendiendo la apertura'', dijo un tercero.

A cada llamamiento a la libertad, el público respondió con aplausos y gritos de "¡Bravo!''

Al parecer, el performance se burlaba de un histórico discurso de victoria de Fidel Castro dado el 8 de enero de 1959, en el cual una paloma blanca se posó en el hombro de Castro, lo cual fue visto por muchos como una señal del reconocimiento divino.

En el performance de Bruguera, la paloma parecía volar a veces de los hombros de las personas, y los actores de uniforme la obligaban a regresar.

"Fue algo fuerte, fuerte'', dijo el artista cubano Glexis Novoa, quien reside en Miami, y que añadió que había recibido un correo electrónico de un amigo artista en Cuba que le dijo: "Hoy, parecía que estábamos en Miami y no en La Habana''.

Bruguera es la última persona que sube al podio.

Ella dice simplemente: "Gracias, pueblo cubano''.

Fue una escena cuyo surrealismo se acentuaba por la descripción dada en el website de la bienal, y que describe el evento como "un espacio de confrontación y reflexión de una importancia particular en la escena internacional de las bellas artes''.

En su décima edición, la bienal está celebrando sus 25 años; más de 200 artistas de unos 40 países están participando en la misma, que comenzó el viernes pasado y durará hasta el 30 de abril.

Todos los intentos por comunicarse con Bruguera en La Habana fueron inútiles. No se sabe si el performance tuvo repercusiones, o cuáles fueron, pero el video estaba recibiendo cientos de visitas en internet.

No está claro en el video cómo terminó el performance, pero la revista de internet con sede en Madrid Cuba Encuentro reportó que al final un técnico de sonido apagó el micrófono.

Sánchez, la bloguera, escribió sobre lo que vió con su ingenio característico en www.desdecuba.com/genera ciony.

"Como los micrófonos no abundan, es más, no me empataba con ninguno desde mis tiempos de pionerita recitadora de versos patrióticos, aproveché la ocasión. . .", escribió. "Frente a los lentes de la televisión nacional y protegidos por los invitados extranjeros a la X Bienal de La Habana, se sucedieron gritos de "libertad'', "democracia'' y hasta abiertos retos a las autoridades cubanas. Recuerdo un muchacho de veinte años que confesó que nunca se había sentido más libre''.

Novoa, quien viaja a menudo a Cuba, dijo que el performance de Bruguera es el tipo de arte que los cubanos llaman en estos días "ochentoso'', como de los años '80, cuando su generación de artistas rompió con la censura convencional y presentaron performances de este tipo.

Un grupo de artistas representaron un juego de béisbol arbitrario en el que un umpire que se parecía a Castro daba órdenes arbitrarias. Otro artista, Angel Delgado, defecó sobre un periódico Granma.

Pero Novoa advirtió que no dieran demasiado sentido al performance de Bruguera.

"Permitir esto cumple un propósito para el gobierno cubano'', dijo Novoa. "Así parecen menos represivos ante la comunidad internacional, pero lo importante es que en Cuba no hay democracia, que hay una dictadura, que la gente sigue en la cárcel. Eso no cambia nunca''.

fsantiago@MiamiHerald.com

  Comentarios