Últimas Noticias

Libro retrata a Raúl Castro como "víctima y bufón'' de Fidel

Fidel Castro y Raúl Castro en el Palacio de las Convenciones de La Habana, el 23 de diciembre del 2003.
Fidel Castro y Raúl Castro en el Palacio de las Convenciones de La Habana, el 23 de diciembre del 2003.

Convencido de que Raúl Castro no tiene el carisma suficiente para continuar la Revolución iniciada por su hermano Fidel en Cuba, el periodista español Vicente Botín define en un nuevo libro al actual presidente de la isla como una ‘‘víctima y un bufón'' de quien dirigió el país durante casi medio siglo.

Tras el éxito del libro "Los funerales de Castro'', un extenso reportaje que escribió en secreto mientras vivía en Cuba siendo corresponsal de Televisión Española en La Habana entre 2005 y 2008, Botín publica ahora "Raúl Castro: la pulga que cabalgó al tigre'' (Ariel), que se presenta el sábado en la Feria del Libro de Madrid.

En una entrevista con Efe, Botín desgrana la personalidad de Raúl Castro y le define como una "víctima y un verdugo'' de su hermano porque "no ha podido ser él mismo'', pero no como su "continuador''.

Raúl, dijo, "sigue aplicando la política de Fidel. Después de que prometiera ‘‘reformas estructurales y de concepto y algunos cambios'' todo ello quedó en "agua de borrajas''.

''Es una persona que ha ayudado a Fidel a mantenerse en el poder durante mucho tiempo, desbaratando complots de enemigos y de amigos para unificar la Revolución desde el triunfo en 1959'', explicó.

El periodista español apostilló: "Está esperando a que muera Fidel, si es que muere alguna vez, para intentar aplicar alguna política de reformas económicas, que dulcifique las terribles condiciones de vida de los cubanos''.

''No es un continuador, la Revolución no tiene continuadores, han acabado con la cantera'', matizó.

Vicente Botín también define a Raúl como un "bufón'' porque Fidel Castro "se ha burlado de él, lo ha utilizado''.

También le califica como un "hombre inteligente, mucho más de lo que parece, cariñoso, familiar, asequible, que ha mantenida unida a la tribu de los Castro y con una personalidad ambivalente''.

Vicente Botín no cree que el presidente venezolano, Hugo Chávez, vaya a ser el ‘‘continuador'' de Fidel ya que "no tiene ni coherencia, ni discurso, ni el país está como para convertirse en la segunda Cuba, a la vista del desastre que es la isla después de 51 años''.

Aunque afirma que a Raúl le gustaría acabar con la crisis económica que sufre su país, el periodista considera que no lo conseguirá.

''l es el salvador de la Revolución en los años 90, cuando el desplome de la Unión Soviética, pero a la vez la condenó a la corrupción, la destruyó'', dijo Botín,

Cuando muera Fidel, que en agosto cumple 84 años, Raúl no tiene el "carisma suficiente ni la fuerza para continuar adelante'' porque ha "traicionado las expectativas que creó en el pueblo'', opinó.

El ex corresponsal maneja la teoría de que, incluso antes de que muera Fidel, puede haber un "golpe de estado de un coronel joven al estilo'' de Wojciech Jaruzelski en Polonia y que, "imposibilitando disturbios, controle el país con mano de hierro y pueda dar paso a un sistema democrático''.

Después de que ayer el Gobierno de Castro trasladara a seis presos políticos a cárceles de sus provincias de residencia, en lo que ha sido el primer paso en el proceso de diálogo abierto con la Iglesia católica, Botín dijo que se trata de un paso importante.

Recordó que la Iglesia ha sido "muy cuestionada'' en Cuba por guardar un "prudente silencio'' y no enfrentarse con el régimen, por lo que ahora trata de recuperar ese espacio que había perdido.

''La Iglesia es importante y puede jugar un papel, Raúl está acogotado, nunca habría esperado que las reacciones mundiales iban a ser tan duras después de la muerte de Orlando Zapata'', añadió, en referencia al prisionero político que falleció tras una prolongada huelga de hambre.

Según datos de la oposición interna, en las cárceles cubanas existen unos 200 presos políticos.

Botín apuntó que el sistema está "contra las cuerdas y se está endureciendo'' y precisó que no ve indicios de cambios políticos.

Dice ser pesimista en cuanto al final del régimen y opina que el sistema "va a morir matando''. "Está matando lentamente a presos y a un país de inanición'', dijo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios