Últimas Noticias

Gobierno cubano retiene a Antúnez y a su esposa

Agentes de la policía y la seguridad del Estado de Cuba tenían todavía detenidos a los disidentes Jorge Luis García Pérez y su esposa el jueves, un día después de que allanaron su vivienda, los sacaron de la cama y pintaron por encima de los grafiti anticastristas escritos en la pared del frente.

García, conocido como Antúnez, y su esposa, Yris Pérez Aguilera, “fueron sacados de sus camas, sin la oportunidad de ponerse una camisa o ropa decente, y ni siquiera de peinarse ni nada”, dijo la hermana de Pérez, Donaida Pérez.

Los agentes rompieron la puerta, registraron la casa, y por alrededor de décima vez en los últimos años cubrieron con pintura los grafiti antigubernamentales que el matrimonio había escrito en la fachada de su casa en el pueblo de Placetas, al este de La Habana, agregó Donaida Pérez.

García y Pérez, quienes están entre los disidentes más abiertos de Cuba y encabezan el Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo, han sido detenidos por la policía docenas de veces, aunque por lo general solamente por breves períodos de unas pocas horas.

Berta Soler, líder del grupo disidente Damas de Blanco, dijo entretanto que ella y su esposo, el ex preso político Angel Moya, estuvieron detenidos 15 horas el miércoles en una estación de policía para mantenerlos alejados de una planeada reunión de disidentes.

Ella fue mantenida en una oficina, y obligada a estar sentada en sillas incómodas, mientras Moya estaba encerrado en una celda donde podía al menos descansar en una litera, agregó Soler. La policía los detuvo cuando salían de su casa en La Habana a las 7:00 a.m. y los soltó a eso de las 10:00 p.m.

Soler dijo que ellos fueron detenidos en camino a una reunión de las Damas de Blanco y otros disidentes en el juicio de Fernando Ortiz, el esposo de Yanelis Cutiño, una miembro del grupo de mujeres que acusó a Ortiz de abuso doméstico.

Al menos otras 30 Damas de Blanco y entre 15 y 20 disidentes del sexo masculino fueron detenidos por agentes de la policía y la Seguridad del Estado cuando se acercaban al juzgado, dijo Soler. En su lugar, varios partidarios del gobierno se presentaron en el juicio para acosar a Cutiño.

“Me dijeron mercenaria, contrarrevolucionaria, puta, descarada, todo lo que quisieron”, dijo Cutiño al website Diario de Cuba, radicado en España.

Ortiz fue sentenciado a pasar un año yendo sólo de la casa al trabajo. Cutiño ha alegado que agentes de la Seguridad del Estado habían dicho a Ortiz que él podía abusar de ella por ser activista en el grupo disidente de mujeres.

  Comentarios