Últimas Noticias

21,000 casas y negocios sin energía eléctrica mientras Beryl se acerca a Puerto Rico

Las tormentas y la lluvia que trajo lo que fue el huracán Beryl causaron apagones y deslizamiento de tierra en la isla de Puerto Rico el lunes en la mañana.
Las tormentas y la lluvia que trajo lo que fue el huracán Beryl causaron apagones y deslizamiento de tierra en la isla de Puerto Rico el lunes en la mañana. National Hurricane Center

Las lluvias y tormentas eléctricas que formaron parte del huracán Beryl han caído sobre Puerto Rico causando deslizamientos de tierra y apagones en una isla que aun no se ha recuperado de la destrucción causada en septiembre del año pasado por el huracán María.

La tormenta tiene un 10 por ciento de probabilidades de volver a ser un ciclón en los próximos dos días de acuerdo con el aviso de las 2 p.m. del Centro Nacional de Huracanes. Esta probabilidad aumenta un 50 por ciento para el final de la semana cuando se espere que tome rumbo a las Bahamas entre miércoles y jueves. Mientras tanto, se espera que la tormenta se mueva rápido sobre La Española el lunes por la noche.

Para el mediodía ya Puerto Rico comenzaba a sentir los efectos de la tormenta. Casi unos 21,000 hogares y negocios se encontraban sin energía eléctrica -1,500 de los mismos no la habían recuperado desde el huracán Maria- y algunos ríos comenzaban a desbordarse, dijo el Lt. Gov. Luis Rivera Marín al Miami Herald. También han comenzado ha haber deslizamientos en diferentes áreas rurales.

Pero los agentes están sobre todo preocupados por las 60,000 casas que aún se encuentran con carpas azules luego de que el huracán destrozara sus techos. También hay varios puentes temporeros en lo que el gobierno construye una estructura permanente.

Puerto Rico declaró estado de emergencia el viernes y le pidió a aquellas personas que estaban en áreas inundables que buscaran refugio. El gobierno abrió 28 albergues antes de que llegara la tormenta con capacidad para 106,000 personas. Para el lunes por la tarde solo había 20 personas en los albergues, dijo Rivera Marín.

Aunque hay que mantenerse alerta, Rivera Martín dijo que daba gracias de que la tormenta se había debilitado según iba acercándose a Puerto Rico. “Doy gracias a Dios que esto no llegó como huracán a la isla, especialmente porque la ruta trazada era la misma que llevó el huracán Maria el año pasado”, explicó. “Hubiera sido devastador para nosotros”.

Había mucha ansiedad desde que anunciaron la tormenta. Una línea de ayuda establecida por el gobierno tuvo un aumento en llamadas y muchos residentes abarrotaron las tiendas para comprar provisiones de emergencia.

“Todavía estamos trabajando con los traumas de lo que pasamos, el catastrófico efecto que tuvieron dos huracanes que pasaron en un espacio de dos semanas, hay mucho sufrimiento aún y ciertamente síndromes de estrés post traumático”, dijo.

Beryl permitió a los funcionarios del gobierno practicar los nuevos protocolos de emergencia, que fueron revisado después del huracán María, dijo Rivera Martín. Un cambio significativo: Los negocios ahora tendrán participación en la planificación de estrategias de emergencia. La mayoría de la infraestructura de Puerto Rico está privatizada y los funcionarios del gobierno aprendieron con Maria que era importante incorporar al sector privado en el centro de operaciones de emergencia, concluyó Rivera Martín.

Beryl allowed government officials to practice their new emergency protocols, which were revised after Hurricane Maria, Rivera Marín said. One big change: Businesses will now have a seat at the table in the island’s emergency planning. Most of Puerto Rico’s infrastructure is privatized and government officials learned from Maria that it was important to incorporate the private sector in the emergency-operations center, Rivera Marín said.

  Comentarios