Últimas Noticias

Hallan una esmeralda enorme en una mina de Zambia

La esmeralda Inkalamu fue descubierta en la parte oriental de la mina a cielo abierto a las 10.15 a.m del 2 de octubre de 2018.
La esmeralda Inkalamu fue descubierta en la parte oriental de la mina a cielo abierto a las 10.15 a.m del 2 de octubre de 2018. Gemfields

Una enorme esmeralda de 5,655 quilates con un tono verde dorado y una gran claridad fue descubierta en una mina de Zambia y será cortada en trozos pequeños que serán subastados en Singapur en noviembre próximo.

La esmeralda Inkalamu (que significa león en idoma Bemba de Zambia) se descubrió a inicios de octubre en Kagem, la mina de esmeralda más grande del mundo, que pertenece en un 75 por ciento a la empresa Gemfields y 25 por ciento a la Corporación estatal de Desarrollo Industrial de Zambia.

“Esperamos que una gran cantidad de esmeraldas cortadas de gran calidad provengan del cristal Inkalamu. Estas piezas importantes son el valor de retorno para el comprador, y puede haber cientos de recortes que se convierten en gemas más pequeñas”, dijo Adrian Banks, director gerente de producto y ventas de Gemfields.

La gema se pondrá a la venta en la próxima subasta de Gemfields en Singapur en noviembre a aproximadamente 45 socios de subasta aprobados, elegidos por esa empresa por sus valores compartidos en prácticas responsables.

En contraste con la industria de los diamantes, el precio de las esmeraldas excepcionalmente grandes como Inkalamu es particularmente difícil de predecir, dijo la empresa en un comunicado publicado en su sitio en internet.

Inkalamu fue descubierta en la parte oriental de la mina a cielo abierto a las 10.15 a.m del 2 de octubre de 2018 por el geólogo Debapriya Rakshit y el veterano minero ichard Kapeta, quien tiene más de una década de experiencia en la extracción de esmeraldas de Zambia para el grupo Gemfields.

“Esta área de la mina ha demostrado ser particularmente fértil en los últimos meses con el equipo de Kagem recuperando varios cristales significativos allí, pero ninguno con el tamaño, color y claridad combinados de la Esmeralda León”, dijo la empresa.

El nombramiento de esmeraldas sin cortar es una tradición reservada para las gemas más raras y notables. Si bien no existen registros oficiales, tal vez dos docenas han merecido su propio nombre y la mayoría pesa menos de 1,000 quilates.

Gemfields nombró a una esmeralda por última vez en 2010 cuando anunció el descubrimiento de la “Insofu” (Elefante).

En esta ocasión, la compañía eligió Inkalamu en honor al trabajo realizado por dos socios de conservación de Gemfields, el Programa de Carnívoros de Zambia y el Proyecto de Carnívoro de Niassa en Mozambique.

Gemfields tiene tres años de patrocinio filantrópico con cada organización para ayudarlos a conservar la vida silvestre, promover el desarrollo comunitario y frenar el problema de la caza furtiva mediante el desarrollo de medios de vida alternativos.

La empresa dividirá el 10 por ciento de los ingresos de la subasta de Inkalamu en partes iguales entre esos dos programas.

Las esmeraldas encontradas en la mina Kagem de Gemfields se formaron hace más de 450 millones de años, cuando una rara combinación de minerales “in situ y magma emergente de las profundidades de la corteza de la Tierra se encontraron y apoyaron las condiciones adecuadas para el crecimiento del cristal esmeralda”.

Siga a Sonia Osorio en Twitter: @soniaosoriog
  Comentarios