Artes y Letras

El "pelo malo" de las niñas afrolatinas se peina con educación

Paulina Champan, de 5 años, subcampeone de un concurso de cabello afro espera a caminar en la pasarela para mostrar su peinado durante en La Habana, Cuba, el sábado, 13 de junio de 2015.
Paulina Champan, de 5 años, subcampeone de un concurso de cabello afro espera a caminar en la pasarela para mostrar su peinado durante en La Habana, Cuba, el sábado, 13 de junio de 2015. AP

“Pelo Malo No Existe” es el primer libro infantil publicado en Nueva York que combate los estereotipos físicos que condenan a las niñas y adolescentes de culturas afrodescendientes.

Se trata de un relato bilingüe (español e inglés) que a través de sencillas palabras y coloridas situaciones busca enseñar a las niñas afrolatinas sobre la belleza de la diversidad cultural y el orgullo de su historia negra.

Dos tareas que para la autora del libro, Sulma Arzu-Brown, muchas veces resultan difíciles especialmente ahora que Estados Unidos vive una época de violencia racial y discriminación.

“Este libro puede ser infantil pero en realidad es una iniciación a una charla más amplia sobre diversidad”, dijo Bron en entrevista con Efe.

La conversación principal de este relato gira en torno a la popular concepción de que las niñas de cabello rizado, producto de sus raíces afro, tienen “pelo malo”.

Una expresión que se usa diariamente entre las mujeres de las comunidades dominicanas y puertorriqueñas y, que a su vez, alimenta el creciente negocio de peluquerías especializadas en alisar el cabello.

En barrios afrolatinos de Nueva York como Washington Heights y Harlem existen decenas de salones de este tipo que sábados y domingos se ven abarrotados de madres e hijas tratando de perder sus rizos.

“Esto responde a un legado histórico donde todo lo que era afrodescendiente no era humano, no era bueno y mucho menos bonito”, explica la doctora especializada en estudios caribeños, Alaí Reyes-Santos.

La concepción de maldad, por lo tanto, se traslada a todos los ámbitos sociales. La misma Brown confiesa que ella solía alisarse el cabello pero que un episodio junto a sus hijas le cambió la vida y, a su vez, inspiró el libro.

“Un día la niñera de mis hijas me dijo: ‘Sulma, tienes que alisarle el pelo a la niña porque tiene pelo malo'. Me sentí hasta una poco avergonzada y miré a mi hija y ella tenía la cara triste”, contó.

Brown trató de buscar un cuento que le ayude a explicar a su hija que el cabello rizado no tiene nada de negativo pero nunca lo encontró. Y así fue como nació “Pelo Malo No Existe”.

Aunque en un inicio el libro era solo una herramienta personal, el esposo de Brown la motivó a publicarlo a través de la plataforma de autoedición de Amazon.

“Pelo Malo No Existe” ya lleva más de 5.000 copias vendidas dentro y fuera del país.

Su autora asegura que su éxito está en lo claro que es el mensaje de diversidad y aceptación. Para ello Brown utilizó como personajes a diferentes niñas afrolatinas en situaciones comunes, como una abuela peinando a su nieta.

“No es una cuestión de estar en contra del alisado sino de aprender a reconocer que existe todo tipo de belleza y cultura”, añadió.

A decir de Reyes-Santos, en los últimos años existe una revalorización de la cultura afro sobre todo en los medios audiovisuales independientes. Pero admite que aún hay mucho camino por recorrer.

“En espacios institucionalizados aún hay un rechazo a todo lo que estéticamente no está correcto”.

Un debate surgió hace unos meses en República Dominicana luego de que una chica denunciara que la ministra de Educación del país le negó una beca por llevar un afro.

De ahí que “Pelo Malo No Existe” busca formar a niñas que respeten lo diverso. Tanto así que la hija mayor de Brown, Suleni, abandonó por completo la idea de alisarse el cabello.

Ahora ambas llevan una relación tan estrecha como un rizo en la que Brown disfruta ver a Suleni estilizar su afro diariamente.

  Comentarios