Artes y Letras

Arte en espacios públicos: el PAMM muestra obras en parques y barrios

‘Primitivge Girls’, obra del artista venezolano Loriel Beltrán en una playa de Surfside. La obra forma parte del programa llamado ‘Inside Out’ del PAMM en donde se muestran obras de su colección en parques, la playa, a lo largo de un canal y en calles de tres vecindarios de Miami-Dade: el Pequeño Haití, Surfside y North Miami Beach.
‘Primitivge Girls’, obra del artista venezolano Loriel Beltrán en una playa de Surfside. La obra forma parte del programa llamado ‘Inside Out’ del PAMM en donde se muestran obras de su colección en parques, la playa, a lo largo de un canal y en calles de tres vecindarios de Miami-Dade: el Pequeño Haití, Surfside y North Miami Beach. emichot@miamiherald.com

Para quienes los museos son una experiencia abrumadora o sencillamente no quieren pasar bajo techo un día de verano, el Pérez Art Museo Miami tiene una solución. Y no tiene nada que ver con la tecnología.

Durante todo agosto, reproducciones de ciertas obras de arte propiedad del PAMM se muestran en parques, en la playa, a lo largo de un canal y en calles de tres vecindarios de Miami-Dade: el Pequeño Haití, Surfside y North Miami Beach.

La idea, dijo Anita Braham, gerente de programas para adultos y alianzas comunitarias del PAMM, es hacer del arte algo más accesible y asequible. “Lo incorporamos a la vida diaria colocando las obras en lugares donde la gente está”.

Eso hace que no solamente los peatones disfruten de obras de arte que quizás no hayan visto antes, sino que les da un sentido de pertenencia, dijo. Cuando van a un museo, pueden ver obras familiares, y eso puede ayudarlos a tener la sensación de que el PAMM, y otros museos de arte, son lugares que pertenecen a todos.

Naturalmente, las obras están en lugares públicos, y por lo tanto no cuesta dinero disfrutarlas.

“Tratamos de que las obras sean estéticamente agradables”, dijo Braham. “La idea es iniciar un diálogo o atraer la atención con los colores”. Entre los artistas que se exhiben hay maestros conocidos y gente del lugar que probablemente no muchos conocen.

En North Miami Beach, las alegre pinturas “Pink Wave”, de Ed Clark, y “Rose Sky”, del miamense Hernan Bas, están colocadas junto al Canal Snake a lo largo de la Calle 177 del NE. A unas pocas cuadras de distancia, el Ancient Spanish Monastery (que merece una visita) muestra “Word Going Around”, de Ed Ruscha, y “El Patio”, una pintura del colombiano Fernando Botero, más conocido por sus esculturas de figuras rellenas. En el vecindario también hay obras de los maestros contemporáneos Kiki Smith y Alice Aycock, y el miamense Glexis Novoa.

En el Little Haiti Soccer Park, junto a la Segunda Avenida del NE, los visitantes se encuentran con un rostro parecido a una máscara titulado “Big Black”, de Faith Ringgold, una presentación floral de Beatriz Milhazes y una versión dramáticamente diferente del follaje tropical del fallecido maestro James Rosenquist. Unas pocas cuadras hacia el sur, alrededor del Centro Cultural del Pequeño Haití, pueden disfrutar de la audaz pintura de un torso de José Bedia, pintor residente en Miami, así como “Gina”, la figura de una mujer en estilo silueta, de Mario Ybarra Jr., para entonces pasar junto a “After Heade-Moonlit Landscape”, de Edouard Duval-Carrié, todo ello camino a disfrutar de una cerveza en el Churchill’s Pub. En todo el vecindario se muestran unas 20 obras.

Los que van a la playa en Surfside podrán disfrutar de una presentación gráfica de palmeras del ya fallecido pintor cubanoamericano Emilio Sánchez, entre palmeras reales; una imagen etérea en blanco y negro de una nube en forma de vehículo que flota sobre el centro de Miami, obra de Vik Muniz, y el collage “Recall” del ya fallecido ícono artístico Robert Rauschenberg, entre las 15 obras que se muestran allí.

Pero no es necesario que usted sepa distinguir un Rauschenberg de Rosenquist para apreciar estas obras. Cada una tiene una explicación. Y para los visitantes que quieren hacer un recorrido de todas las obras, en Internet pueden descargar mapas de cada vecindario con sus correspondientes obras de arte.

Todas las obras presentadas pertenecen a la colección permanente del museo y los artistas (o su patrimonio) han dado permiso.

“Creo que es una gran iniciativa”, dijo Carrié, que tiene un estudio en el Pequeño Haití. “Conceptualmente, se piensa en los museos como algo inaccesible, como catedrales. En una ciudad como esta que se ha colocado a sí misma en las artes de manera prominente para atraer un turismo más sofisticado, siempre he dicho que hay que incluir a la enorme población de inmigrantes. Tienen que estar convencidos de que el PAMM y otros museos son también suyos.

“En lugares como el Pequeño Haití, espero que conozcan y aprecien el arte y vean lo importante que es para la ciudad. Espero que eso los lleve a los museos”.

Christina Pettersson, que tiene obras expuestas en Surfside, se hizo eco de esa postura. “El Programa Inside/Out es una forma maravillosa de llevar obras a arte a espacios públicos. Además, eso ha permitido que pueda tener mis obras junto a las de artistas increíbles como Kiki Smith, Wangechi Mutu y Hernan Bas, y me enorgullece ser parte de la familia PAMM”.

El Programa Inside/Out está financiado por la Fundación Knight y comenzó en Detroit, y desde entonces ha llegado a otras ciudades. En Miami, el programa está ahora en su segundo año. Gracias a los $150,000 anuales que dona la Fundación Knight, PAMM ha podido colocar obras en nueve vecindarios de Miami-Dade en períodos de tres meses, lo que les da prominencia sin la seriedad que tienen las instalaciones permanentes.

Y las actividades en vivo se suman a ese empuje. El 7 de julio, Surfside combinará su evento mensual First Friday Beach Event con una caminata para ver las obras de arte, cortesía del PAMM. La actividad es de 4 a 7 p.m. en la Calle 93 y Collins Avenue. Hay un segundo evento programado para el 4 de agosto, en el mismo lugar y a la misma hora.

  Comentarios