Artes y Letras

‘En mis libros no hay ni una sola mentira sobre lo que ha sido Cuba’, dice Padura al recibir premio

El escritor cubano Leonardo Padura recibe el premio de honor del Festival Aragón Negro (FAN) de manos de la consejera de Educación, Cultura y Deporte, Mayte Pérez (i), durante la gala celebrada esta noche en el Teatro Principal de Zaragoza.
El escritor cubano Leonardo Padura recibe el premio de honor del Festival Aragón Negro (FAN) de manos de la consejera de Educación, Cultura y Deporte, Mayte Pérez (i), durante la gala celebrada esta noche en el Teatro Principal de Zaragoza. EFE

Leonardo Padura (La Habana, 1955) sumó otro premio más a su larga lista de reconocimientos al recibir el 25 de enero el premio de honor del Festival Aragón Negro, en España.

Para muchos un destacado cultivador de la novela negra en circunstancias muy especiales, con el bajo mundo de La Habana como fondo, Padura ha creado un personaje ya familiar para los lectores del género, Mario Conde. El detective resuelve los casos en medio de la corrupción y las necesidades de su Habana natal. A la vez disfruta con la inventiva de la culinaria cubana, y comparte momentos significativos con su reducido grupo de amigos de toda la vida.

Conde es el protagonista de Pasado perfecto, Vientos de Cuaresma, Máscaras, Paisaje de otoño y La neblina del ayer, entre otras.

Aragón Negro, como se conoce de manera abreviada, es un festival literario fundado por el escritor gaditano Juan Bolea en el 2014, que se celebra en diferentes ciudades de la comunidad autónoma de Aragón.

El autor de El hombre que amaba a los perros, reconocido en el 2015 con el premio Princesa de Asturias de las letras, recibió el presente premio en el Teatro Principal de Zaragoza. En esta ocasión presentó su nueva novela La transparencia del tiempo, iniciando así en Zaragoza la gira internacional de promoción.

En una conversación con Bolea, se describió como “un hombre de La Habana”, razón por la cual ha elegido esta ciudad como el principal escenario de sus novelas y ha renunciado a vivir en otros estados.

“Mis verdades no son absolutas, pero en mis libros no hay ni una sola mentira sobre lo que ha sido Cuba”, ha subrayado Padura, y ha reconocido estar orgulloso del trabajo de toda su vida.

El novelista ha adelantado a los cientos de asistentes al acto el argumento de su última novela, en la que vuelve a recurrir al detective Mario Conde, en este caso para localizar la figura de una virgen que se encuentra en paradero desconocido.

Este argumento le ha permitido hacer una “reflexión de la relación entre el hombre y la historia”, estableciendo “un objeto de deseo” a través del cual contar, de nuevo, una historia sobre la Cuba contemporánea.

También explicó cómo su experiencia de niño, con apenas cinco años, jugando al béisbol en su barrio de La Habana, le ha convertido en un novelista capaz de desarrollar todo el elenco de personajes que acompañan a Conde en sus novelas.

Esta información se complementó con un cable de EFE.

  Comentarios