Artes y Letras

Ricardo Trotti: ‘Anarquía de las formas’

Periodista de carrera y profesión, y pintor autodidacta por pasión, el argentino Ricardo Trotti inauguró su exposición Anarquía de las formas en Rubin Studio Gallery de Wynwood el pasado 7 de este mes. La muestra es una compilación de sus trabajos más recientes entre el 2014 y el 2015.

Acrílicos, acuarelas, pasteles y lápiz sobre papel en diferentes tamaños, las 25 piezas de Anarquía de las formas están inspiradas en el cubismo y la deconstrucción literaria, disciplinas donde las formas danzan en la anarquía. “Son parte de mis últimas cuatro series en que me obsesioné de nuevo regresando a la abstracción de las formas geométricas, sintiéndome más libre y expresivo”, comenta Trotti.

El artista expuso entre el 2000 y el 2006 siete exhibiciones personales en Miami y participó en varias colectivas en Nueva York, República Dominicana, Fort Lauderdale, Coral Gables y Miami Beach. Sin embargo, desde la última fecha no había vuelto a mostrar su obra públicamente. Sobre esta ausencia de nueve años Trotti explica: “Nunca dejé el arte, seguí creando, aprendiendo e incluso vendiendo entre mis contactos, principalmente a periodistas y medios. Muchas de mis obras están en salas de redacción. Lo de exhibir es más complejo, requiere otras habilidades, conocimiento y dedicación”.

Desgraciadamente para él, no puede dedicarle todo el tiempo que quisiera a la pintura. Trotti es Director ejecutivo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), autor del libro La dolorosa libertad de prensa, en busca de la ética perdida y de otras obras sobre el derecho a la libertad de expresión en Latinoamérica. Trabaja con la SIP desde 1993, donde también encabeza el proyecto Crímenes sin castigo contra periodistas y el Instituto de Prensa de la organización.

Su colega, el destacado periodista argentino Daniel Dessein –vinculado también al SIP– calificó a Trotti hace unos años como “uno de los más atentos custodios de la libertad de expresión en cada uno de nuestros países”. Gran parte de su trabajo como artista plástico está vinculado a su labor en la SIP.

“Soy periodista y no me puedo desdoblar. En mi arte jamás puedo evadir la compulsión de trabajar temas sobre libertad de prensa, misión de la SIP y la que me ata a ella. Mi serie artística más profunda y donde sentí que aporté más profesionalmente fue sobre la falta de justicia en crímenes contra periodistas”, dice el artista.

Ricardo Trotti no siempre ha estado aferrado al abstracto y la geometría. Cuenta con series figurativas que son como el sonido de la flauta de la famosa fábula de Hamelín. De ellas, la dedicada al jazz –género musical que Trotti confiesa no oye– es atemporal, divertida e ingeniosa, tal como lo es el propio jazz.

Trotti asegura que no tiene una estrategia definida a la hora de pintar, ni se encuentra preso de un estilo. “Eso me da libertad para expresarme de una u otra forma, jugar y aprender, aunque todo sea un proceso difícil y no comercial. Pero lo geométrico y la abstracción estuvieron siempre ahí, en forma compulsiva, por eso hablo de esa anarquía de formas: anarquía interior, ¿quizás?”, se cuestiona el artista.

Para trabajar su obra, Trotti prefiere el papel y la madera con pinturas al agua, pero “salto con facilidad a las resinas, pegamentos, arena y concreto”, expresa. Al indagar sobre las técnicas que le quedan por dominar, dice: “Tengo en texturas y esculturas muchos pendientes. Hacer más cerámica y soldar metales son asignaturas que aún me quedan”.

Reside en Miami desde 1993, donde “mi desafío sigue siendo combatir y representar la censura con arte y a través del arte”, explica. Y luego agrega sobre esta ciudad a la que llama hogar: “Tengo el privilegio de vivir en una ciudad que potencia la creatividad. En Miami la creatividad expresiva tiene fuerza, ritmo y mil colores”.

Natacha Herrera es periodista y fotógrafa, escribe para diferentes publicaciones, Noticias 23 de Univisión y medios digitales.

yorkville43@yahoo.com

‘Anarquía de las formas’, hasta el 7 de junio en la Rubin Studio Gallery. 149 NW 36 Street.

  Comentarios