Artes y Letras

La tecnología dejará a millones sin empleo. ¿En qué situación quedará Miami?

El periodista y escritor Andrés Oppenheimer presenta  el viernes 16 en la Feria del Libro de Miami su libro ‘¡Sálvese quien pueda!’
El periodista y escritor Andrés Oppenheimer presenta el viernes 16 en la Feria del Libro de Miami su libro ‘¡Sálvese quien pueda!’

Andrés Oppenheimer vivió muy de cerca la llegada de los robots cuando los camarógrafos, luminotécnicos y hasta el jefe de piso desaparecieron del estudio donde grababa su programa Oppenheimer presenta hace unos años. Solo quedó un técnico en la cabina, que opera las cámaras robóticas y le indica por un dispositivo de audio para dónde mirar.

Este es uno de los ejemplos que pone el columnista del Miami Herald y el Nuevo Herald para explicar la transformación que experimenta el ámbito laboral ante la llegada de la tecnología no solo para los periodistas, sino para los abogados, médicos, banqueros, meseros, choferes y otras ocupaciones. La cuestión no es que los robots y la inteligencia artificial se desarrollan cada vez más, y que como consecuencia muchas personas van a perder su empleo, sino lo rápido que esto está ocurriendo.

Ese sentido de urgencia, o llamado de alerta, es lo que da título al libro más reciente de Oppenheimer, ¡Sálvese quien pueda!, que ya es bestseller en Latinoamérica, y se presenta en la Feria del Libro de Miami este viernes 16.

El libro parte de un estudio de la Universidad de Oxford que en el 2013 pronosticó que el 47 por ciento de los empleos corren el riesgo de ser reemplazados por robots y computadoras con inteligencia artificial en Estados Unidos, durante los próximos 15 o 20 años.

“Lo que me preocupa es que casi todos nosotros –periodistas, abogados, médicos, banqueros, contadores, trabajadores de restaurantes, hoteleros, choferes, etc.– vamos a perder la totalidad o una buena parte de nuestro empleo por los robots, la inteligencia artificial”, dijo Oppenheimer en entrevista con el Nuevo Herald.

Si en Estados Unidos se perderán el 47 por ciento de los empleos, en países manufactureros como China y México, el porcentaje será mayor, indicó el periodista.

¡Sálvese quien pueda! puede leerse a varios niveles. En primer lugar, resulta una guía útil para saber las profesiones, o más bien los aspectos de esas profesiones que la tecnología está transformando, y a la vez para conocer aquellas ocupaciones que resistirán los embates del desempleo tecnológico o que incluso serán muy cotizadas.

Sálvese quien pueda.jpg

“El libro no es apocalíptico, pero es una advertencia para que todos estén preparados para lo que viene en su respectiva profesión. Por eso entrevisté a los gurúes de las principales profesiones, para que me dijeran qué le aconsejan hacer a la gente. Si uno se actualiza y se reinventa, no va a tener mucho problema. Pero si alguien sigue haciendo su trabajo creyendo que va a seguir así para siempre, se va a quedar afuera”, precisó Oppenheimer.

El libro puede disfrutarse también como el viaje que emprende su autor al encuentro de la tecnología, que sirve como un delicado contrapeso al susto al que nos lanza el título.

Investigar el tema le tomó a Oppenheimer cinco años, y lo llevó a Silicon Valley, Japón, Corea del Sur, Nueva York y a varios países europeos.

En Japón, por ejemplo, se alojó en un hotel que ya tiene a robots como conserjes. Los robots, con apariencia de dinosaurios porque el hotel se encuentra cerca del Tokyo Disney Resort, son corteses, no hay que pagarles un salario y no protestan ni toman vacaciones, aunque tienen la desventaja de que hay que repararlos de tanto en tanto.


El resultado es que un mínimo equipo de personas puede operar un hotel de más de 600 habitaciones, porque los robots están presentes cubriendo varios aspectos del servicio.

Sin embargo, como pudo constatar Oppenheimer, el robot dinosaurio que le dio la bienvenida tiene una limitación, no supo contestar una pregunta tan simple como “cuál es tu nombre” y solo pudo emitir como respuesta unos ruidos raros.

Otro robot mucho más desarrollado, el profesor Einstein, enseña matemáticas y física y es “superior a cualquier maestro porque tiene más paciencia”, señaló Oppenheimer.

Las habilidades del profesor Einstein sirven para ilustrar que los maestros ya no tendrán la labor tradicional de impartir conocimientos. Los maestros no podrán competir con el buscador de Google, señaló Oppenheimer, por lo que van a tener que convertirse en motivadores, gente que ayude a los niños a encontrar su pasión, que les imparta valores éticos y morales, todo eso que no puede hacer un robot.

La fascinación por la tecnología que deja como regusto el libro anticipa cómo se califica su autor.

“Soy un tecnooptimista a largo plazo, porque a la larga la tecnología siempre ha creado más trabajos de los que ha eliminado”, dijo, poniendo como ejemplo que cuando se empezaron a producir los autos a nivel industrial, los fabricantes de carretas quemaron los primeros automóviles, diciendo que los iban a dejar sin trabajo, y además a los que hacían herraduras, a los que limpiaban los caballos, etc.

Sin embargo, las fábricas automotrices y la construcción de carreteras crearon muchos más puestos de trabajo.

“Pero a corto plazo, estoy preocupado. Creo que la transición va a ser muy traumática”, apuntó.

El libro señala que surgirá una clase privilegiada, que se distinguirá por sus habilidades tecnológicas especiales, y que a su vez reclamará servicios como los que presta un profesor de zumba, por citar un ejemplo.

¿Cómo quedará Miami, una ciudad donde predominan los empleos relacionados con los servicios, ante los cambios que impondrá la tecnología en el empleo?

“Miami va a estar mejor posicionada que otras ciudades, porque vive de los servicios y no tanto de las manufacturas. Lo primero que van a reemplazar los robots son los trabajos mecánicos, rutinarios, de las manufacturas. Sin embargo, Miami no va a estar a salvo del tsunami laboral que viene. Como lo cuento en el capítulo sobre el futuro de los restaurantes y hoteles, esos servicios van a ser cada vez más automatizados”, concluyó.

Andrés Oppenheimer presenta ¡Sálvese quien pueda! el viernes 16 de noviembre, a las 8 p.m. en la Feria del Libro de Miami, en el Wolfson Campus del MDC, Edificio 2, piso 1, salón 2106, 300 NE Second Ave.

  Comentarios